Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Vengan a contar mentiras

Vengan a contar mentiras

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 30/01/2020 A A
Imprimir
Vengan a contar mentiras
Señores del Parlamento Europeo, la Comisión Europea de la Energía o el Sursuncorda –Europeo, eso sí– detengan su última mentira o, cuando menos, falacia, desanden la afrenta y paren el insulto ese de que nos dejan sin fondos europeos para la minería porque ya no tenemos las minas que ustedes mismos nos cerraron con la connivencia de quienes ahora se echan las manos a la cabeza.

¡Quietos ahí! Ni siquiera es verdad su mentira de que no tenemos minas. Ese candado, esa tubería, ese casco, esas perchas y ese cuarto de aseo encierra más historia de la minería de la que ustedes se hayan podido imaginar cuando vienen con sus trajes, les ponen un casco y unas botas y les cuentan unas historias que han escuchado como si entendieran algo, que no es el caso, para después regresar a sus despachos y decidir que la modernidad exige otras cosas... para algunos, pues Alemanía es otra cosa, incluso Marruecos, aunque está ahí al lado y si contamina ya nos los comeremos.

Ese candado ha abierto taquillas en las que muchos mineros colgaron la chaqueta de la luz y se pusieron el mono de la oscuridad; esos cascos los llevaron muchos obreros que se quedaron atrapados en el corazón de la tierra negra; esas tuberías ducharon a tantos trabajadores sin lograr borrar esa raya negra que dibuja el contorno de sus ojos y define su profesión; ese cuarto escuchó los resultados de las votaciones de muchas huelgas...

¿Quién les ha dicho que ya no existe la minería?
Volver arriba
Newsletter