Publicidad
Valencia de Don Juan deja en 1.000 € la sanción a un tanatorio ilegal que operó durante 11 años

Valencia de Don Juan deja en 1.000 € la sanción a un tanatorio ilegal que operó durante 11 años

ACTUALIDAD IR

Obras del futuro tanatorio de Valencia de Don Juan. Ampliar imagen Obras del futuro tanatorio de Valencia de Don Juan.
D.L. Mirantes | 05/03/2017 A A
Imprimir
Valencia de Don Juan deja en 1.000 € la sanción a un tanatorio ilegal que operó durante 11 años
Comarcas El Consistorio considera que se trata de una infracción de carácter leve, mientras que para Los Jardines sería grave o muy grave, con multa de entre 20.001 y 200.000 €
La sanción por «ejercer la actividad funeraria sin la preceptiva autorización municipal y ambiental» durante años en Valencia de Don Juan no supone más de 1.000 euros para el Ayuntamiento de la capital coyantina, que la considera una infracción leve. La cuantía es menor que la sanción fijada por el Consistorio para quienes, por ejemplo, «estén en posesión de animales de compañía sin identificación censal», acto incívico que está sancionado con hasta 1.500 euros.

La decisión de imponer al propietario del negocio una sanción de 1.000 euros consta en una propuesta de resolución del instructor del expediente designado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento el pasado año, en la que se recoge que el responsable de la infracción «ha estado realizando una actividad de servicios funerarios y así lo reconoce en todos sus escritos el propio interesado; y a pesar de ello, en nuestros archivos municipales no consta documentación de concesión de licencia de actividad de actividades funerarias ni esta ha sido aportada por [el interesado], a pesar de haber sido requerido para ello». Además, en la mencionada propuesta se alude a una denuncia por parte Los Jardines (Funerarias Leonesas SA) que asegura que el denunciado tampoco consta «en los registros preceptivos de la Junta de Castilla y León».

A pesar de ello, de no contar con licencia, la empresa ha mantenido la actividad hasta el punto de que en un escrito de contestación a una denuncia de Los Jardines, el interesado asegura que «el buen hacer del compareciente es reconocido por un gran número de habitantes de la zona, dando un satisfactorio, adecuado y completo servicio funerario las 24 horas del día» y que «es una empresa que opera desde hace más de veinte años de forma principal en la comarca de Valencia de Don Juan».

Sin cese de actividad

Los Jardines también critica que «la Junta de Gobierno se ha limitado a fijar una sanción, pero ha obviado pronunciarse sobre el cese de la actividad hasta que se cuente con la oportuna licencia o autorización municipal». En este sentido, las fuentes municipales consultadas, aunque en un primer momento aseguraban desconocer el expediente, han reconocido que todavía se están llevando a cabo «controles» y que la tramitación de la licencia no ha concluido. Pese a ello, según denuncia Los Jardines, la empresa sancionada sigue operando y en estos momentos se encuentra en plena construcción de las futuras instalaciones con las que contará el nuevo tanatorio para la villa coyantina, el tercer establecimiento de estas características que se abrirá en una localidad con una población de de 5.000 habitantes.

En cuanto a la sanción, el Ayuntamiento considera que se trata de una «infracción leve del art. 74.4 de la ley 1/2015 de 13 de noviembre de Prevención Ambiental de Castilla y León» y que, en consecuencia, se sancionará con lo establecido en dicha norma, «teniendo en cuenta que el periodo imputable y sancionable corre desde 2014 a 2016», en contra de lo que denuncian Los Jardines asegura en un escrito dirigido a la Junta de Gobierno Local que considera que «la infracción se viene cometiendo desde el año 2005». Los Jardines también recuerda que en la mencionada ley la situación sancionada «se tipifica como grave o muy grave» y sitúa la sanción entre los 20.001 y los 200.000 euros.

Por otra parte, tampoco pasa desapercibido el hecho de que a pesar de que el Ayuntamiento «carece de ordenanza para la prestación de los servicios funerarios», la falta de vigilancia municipal permitió «que las actuaciones fraudulentas» se prolongaran desde el 2005 hasta el 2009, cuando «se presentó denuncia criminal». Los informes del consistorio coyantino reconocen la ilicitud de la actividad de la sociedad funeraria investigada, pero recogen también que «atendiendo a las fechas la actuación estaría prescrita» y, por tanto, ha quedado impune. Los Jardines denuncian que «el Ayuntamiento, con independencia de que siga el criterio de la suficiencia de la comunicación del inicio de actividad, está obligado a comprobar que ésta se presta dando cumplimiento a la normativa y más cuando se trata de una actividad sometida al control de Policía Sanitaria».

Estrategia

Los hechos sancionados, como recogen los informes del Consistorio, forman parte de una «estrategia diseñada por el imputado» en la que estaban involucradas varias sociedades, incluida una cuya titularidad ostentaba su esposa. Gracias a estas relaciones jurídicas se establecían arrendamientos de salas entras las propias sociedades, incluso a terceras, «ingresando (esporádicamente) en la tesorería de aquella los importes correspondientes al alquiler de las salas, deponiendo, sin embargo, de la totalidad de las instalaciones del tanatorio y ocultando a la sociedad de la que era administrador mancomunado los ingresos obtenidos con su utilización». De estas circunstancias se desprende, como consta en el informe del instructor del expediente, que el imputado «cometió un delito societario en cuanto que utilizó el patrimonio de la sociedad en su propio beneficio y en perjuicio de la sociedad». A pesar de ello, no se tiene constancia de que haya sido sancionado de forma específica por estos hechos, más allá de los 1.000 euros con los que el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan considera resuelta la situación, en base a la normativa vigente. Las fuentes municipales consultadas aseguran que todo se debe a un «jaleo» y descartan mala fe por parte del sancionado.
Volver arriba
Newsletter