Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Valdeiglesias

Valdeiglesias

RUTASLEONESAS.COM IR

Ampliar imagen
Vicente García | 21/04/2018 A A
Imprimir
Valdeiglesias
La ruta de la semana La cumbre más elevada del Bierzo Alto
Mientras que la cumbre más característica de todo el Bierzo ha sido el Catoute, con sus 2112 metros, el Valdeiglesias, en el Bierzo Alto y la cabeza de la Yegua en el Morredero, son las dos cumbres que se consideran las más elevadas de la comarca berciana, aunque las mediciones tanto las de los mapas como las de diversos autores oscilan en varios metros de altitud. Se puede decir, pues, que la cumbre más alta del Bierzo Alto es el Valdeiglesias , con 2134 metros y la de los Montes Aquilianos es la Cabeza de la Yegua. La medición del IGN da a éste último pico una mayor altitud 2141 m.

La ruta es muy interesante, sobre todo en primavera debido al colorido de los brezos, las escobas y las árgumas, que dan una vida especial al paisaje.

Desarrollo de la ruta

Comienza la ruta en la localidad de Salentinos, donde se aparca, bien al principio, bien a la salida tras cruzar el río en un puente a la derecha donde existe un panel informativo de la ruta del Catoute.

Se inicia el camino con una serie de cuestas pronunciadas para llegar más tarde a una zona abarrancada en la que parte de la pista se ha caído y continúa hasta una cancilla que se cruza continuando por una zona más suave paralela al arroyo de la Tejera o Salentinos. Tras algo más de tres kilómetros se cruza el arroyo para llegar a una cabaña de pastores bien acondicionada. Continuando valle arriba por el mismo arroyo de la Tejera. hasta que el camino tuerce en una pronunciada curva a la derecha en dirección al Catoute. En ese momento es necesario tomar una senda que sigue hacia la izquierda entre escobas y brezos, así como algún que otro abedul desperdigado. Se sube buscando siempre la senda hasta llegar a un alto donde existe una pequeña laguna al principio de la primavera, que más tarde se seca. Desde este momento se comienza a crestear por un sendero entre maleza, carqueixa, brezos y restos de piornos. Atrás se ven la Robeza y el Tambarón, a la derecha Salientes y al fondo el Nevadín, al fondo a la izquierda el Catoute, son los picos que acomapañarán al caminante a lo largo de la ascensión.

Poco a poco se va llegando al alto de los Orillos, un punto desde donde se ve perfectamente el farallón rocoso que compone la cumbre del Valdeiglesias. Es preciso cruzar una zona de piedras, bajar ligeramente para volver a hacer otra larga y empinada subida hacia el Oeste, que lleva a la antecima, desde donde, poco después se asciende a la cumbre, pasando un pequeño promontorio rocoso.

La cumbre tiene un buzón metálico, y desde ella se ven perfectamente las cumbres de Laciana: el Cornón, Muxivén y Nevadín, las de Babia y San Emiliano, como Peña Ubiña y el Montihuero, y siempre cercanos, el Tambarón, la Robeza, Fana Rubia y el Catoute.

Hacia el oeste se ve el Pico Lago y los altos de la Carranca, que se encuentra en la misma ruta de descenso. Se baja hasta la antecima y desde allí se toma la arista que va hacia la derecha, hacia el farallón rocoso que existe enfrente al Valdeiglesias, llegando a una cresta rocosa que se pasa buscando el sendero, a veces entre las rocas y otras entre los brezos, pasando a la collada para comenzar de nuevo a subir, se llega a una elevación desde donde se ve el vértice geodésico del Pico Lago, y si se desea se sube al otro más alto a la derecha.

Continuando la ruta hacia los altos de la Carranca se hace cumbre en el pico Lago y su vértice geodésico, se comienza a bajar por la cresta hacia una collada en la base de los Altos de la Carranca con una vista excelente a la localidad de Matalavilla, su embalse y al fondo las chimeneas de la Central Térmica de Anllares. Desde allí se continúa por la cresta o se baja hacia las praderas de la Fatirona siempre siguiendo algún sendero. Tanto por la cresta como desde las praderas se pasa al otro lado y se toma un camino que discurre al lado de una fuente, es el camino que desciende hacia la Merendiesa, bajando por una empinada pista recientemente desbrozada hacia la zona de la Griega llegando de nuevo en la caseta de pastores de la subida.

El camino que sigue después de este punto es el mismo que el del ascenso hasta la localidad de partida: Salentinos.
Volver arriba
Newsletter