Publicidad
UPL denuncia la falta de un pediatra en La Pola de Gordón

UPL denuncia la falta de un pediatra en La Pola de Gordón

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
E. Niño | 01/08/2019 A A
Imprimir
UPL denuncia la falta de un pediatra en La Pola de Gordón
Sanidad La formación pide una solución, y además van a presentar varias preguntas a la mesa de las Cortes autonómicas "exigiendo una explicación"
UPL en La Pola de Gordón, a través de su concejal en el Ayuntamiento Sara Herrero, ha emitido un comunicado en el que explica que durante las próximas tres semanas los niños de la montaña central tendrán que desplazarse a la capital para ser asistidos. «La pediatra que consulta habitualmente en el centro de salud de La Pola de Gordón estará ausente por sus vacaciones estivales y la Junta de Castilla y León no ha previsto su sustitución, por lo que los niños y niñas tendrán que desplazarse al centro de salud de Eras de Renueva a la espera de conseguir cita previa para poder ser atendidos».

Desde UPL de La Pola de Gordón exigen a la Junta «que envíe un sustituto para cubrir el puesto de pediatría, porque los ciudadanos del medio rural tenemos los mismos derechos que los que habitan las ciudades». Lamenta que «esa es la atención que ofrecen el Partido Popular y Ciudadanos hacia el medio rural». Así, argumenta que «además de terminar con nuestro medio de vida, unos por acción y otros por omisión, como fue la minería, que ha contribuido de forma estrepitosa a la despoblación de nuestro territorio, nos dejan desprovistos de los servicios más básicos y necesarios en estos momentos, como es la atención sanitaria a nuestros niños, que en esta época del año son más”. Finalmente señala que “desde nuestro municipio ya le hemos trasladado la situación a nuestro representante en las Cortes autonómicas, quien presentará varias preguntas a la Mesa de las Cortes exigiendo una explicación».

La ausencia de pediatra en el centro de salud de La Pola de Gordón no solo afecta al municipio de La Pola, también a otros municipios vecinos como es el caso de Villamanín o La Robla.
Volver arriba
Newsletter