Publicidad
Unionistas 2 - Cultural 2: Dos nuevos regalos ensucian la confirmación de los ‘cachorros’

Unionistas 2 - Cultural 2: Dos nuevos regalos ensucian la confirmación de los ‘cachorros’

DEPORTES IR

Jorge Alonso Macía | 05/09/2021 A A
Imprimir
Unionistas 2 - Cultural 2: Dos nuevos regalos ensucian la confirmación de los ‘cachorros’
Fútbol / Primera RFEF Sotres y Galas, con otros dos fallos groseros, dejan en solo un punto el destape de la cantera de la Cultural con los goles de Aarón y Rodri
Si algo viene marcando el ADN de la Cultural y Deportiva Leonesa los últimos tiempos eso es en el aspecto positivo la labor de cantera y en el negativo los errores que le han hecho autolesionarse mucho más de lo debido. Y todo eso, este domingo en Salamanca, alcanzó su punto álgido desluciendo con un pobre empate el día de la confirmación de la cantera leonesa.

Porque tras un pésimo inicio, en el que Galas, desacertado en el debut ante el Rayo Majadahonda, no acertaba a despejar un centro lateral y regalaba el balón a Pablo Espina para que ‘fusilara’ a Sotres y adelantara a Unionistas prácticamente en la primera jugada del partido, dos leoneses fueron al rescate del equipo de su ciudad y en el que se han formado como futbolistas. Uno, vistiendo el brazalete de capitán y tras haberse ganado fuera la oportunidad de lucir en casa, hizo el gol con el que cualquier canterano puede soñar para estrenarse con la camiseta de su equipo.

Porque Aarón, que ya había avisado varias veces en pretemporada de su gusto por pegarle al balón desde muy lejos, aprovechó una pérdida rival justo tras su gol para, sin controlar el balón y sobre la cal que divide los dos terrenos de juego, chutar con el alma tras ver al guardameta rival adelantado para marcar un tanto antológico.

El extremo de Trobajo del Camino, jugando como pareja de Obolskiy en ataque ante la ausencia de Ander Vitoria, fue el más activo de los culturalistas y el que demostraba tener un punto más que el resto. Sin embargo, apenas dispuso de un disparo más que se perdió alto para romper ese empate que también opositaba a derribar Unionistas en un partido muy abierto en el que el propio Obolskiy se veía obligado a sacar prácticamente sobre la línea un remate a la salida de un córner que parecía colarse. Los salmantinos, con un par de disparos lejanos de Cris Montes e Íñigo Muñoz inquietaban la portería de una Cultural que no tenía en Aarón a su único leonés.

Y es que la gran sorpresa en el equipo de Ramón González fue la apuesta por los cinco defensas con Rodri acompañando a Galas y Jon Ander. Con solo 18 años, el central que ya había debutado en Copa del Rey ante el Granada la pasada campaña, demostró estar llamado a grandes cosas con un gol que llevaba años trabajándose. Porque el tanto con el que el leonés ponía por delante a la Cultural llegaba de las botas de su paisano Aarón, que la ponía con música desde el córner para que el zaguero cabecease con el espíritu de años de trabajo en una cantera que tuvo que resucitar desde prácticamente cero a la llegada de Aspire a León. Un gol que marca sin duda un ciclo y que ni su propio autor se creía mientras celebraba en la valla con el centenar de aficionados culturalistas que celebraban con él el tanto.

Le daba la vuelta al partido la Cultural sin que se hubiera cumplido la media hora de partido en un guión soñado y que además sirvió para que se calmara un encuentro que había empezado excesivamente nervioso. Supo el equipo leonés controlar el juego a partir del gol aun siendo la posesión para Unionistas, que abusó en exceso de centros laterales que nunca encontraron rematador aunque sí generaron cierta tensión al pasearse en un par de ocasiones por delante de la portería de Sotres.

Así llegó el encuentro al descanso, dejando prácticamente en anécdota lo ocurrido en el primer minuto aunque con la sensación de que iba a tener que aguantar mucho la Cultural en la segunda parte tal y como le tocó hacer precisamente la campaña pasada en el mismo escenario. Lo hizo durante muchos minutos, concretamente 35, en los que a pesar de la fe de Unionistas supo plantear un partido trabado, carente de ritmo, serio en defensa e incluso generando peligro aunque sin acierto en el último tercio del campo al contraataque.

El cansancio evidente lo refrescó Ramón con Rovirola, Solís y un Jorge Moreno que debutó sorprendiendo por su posición en diferentes lugares del campo que ni mucho menos fueron el eje de la zaga que se le presumía. Así pudo aguantar el equipo leonés el centro del campo aun sabiendo que el más mínimo error podía condenarle. Y vaya si lo hizo.

Porque Dani Sotres volvió a hacer daño a su equipo por segundo partido consecutivo con un nuevo error grosero que si en el debut suponía un gol para el Rayo Majadahonda que enterraba el buen hacer de la Cultural, este domingo llevaba a los suyos a dejarse 2 puntos que ya acariciaba con la yema de los dedos. Fue a la salida de un córner cuando el guardameta, completamente solo en su salida para despejar de puños, no conectaba correctamente con el balón y se lo regalaba a Rayco, que aparecía completamente solo para marcar a placer el empate a 2. Los cerca de 3.000 aficionados de Unionistas lo celebraban como un triunfo sabiendo que el botín era un punto que ya no esperaban, lamentando todo el culturalismo el sino de su ADN.

Restaban aún 10 minutos y lo cierto es que pudo pasar de todo, porque tanto Unionistas como Cultural pudieron marcar. Los salmantinos no acertaban a rematar un centro desde la derecha que volvía a pasearse por delante de la portería leonesa, mientras que los culturalistas veían como Jon Ander no podía cabecear donde quería una falta lateral que le encontraba completamente solo en el área. La chispa de Ketu le dio un punto más a la Cultural en esos últimos minutos que deben servir para que Ramón González valore una vez más la actuación de varios de sus jugadores en este inicio liguero.

Y es que toca por fin firmar un partido redondo para que esta nueva Cultural se quite el traje de pupas de una vez por todas. Por el momento 5 puntos ya se han quedado por el camino. El domingo, el Bilbao Athletic debe ser por fin la víctima.
Volver arriba
Newsletter