Publicidad
Una villa con encanto

Una villa con encanto

LNC VERANO IR

La punta Reburdia desde el faro. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La punta Reburdia desde el faro. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 17/07/2020 A A
Imprimir
Una villa con encanto
La ruta de la semana La localidad de Tapia de Casariego es un entorno espectacular para hacer un paseo entre acantilados, faros y playas en Asturias
En estas fechas en las que el calor aprieta y los leoneses van de vacaciones, nada mejor que las playas asturianas o gallegas para hacer una ruta que finalice con un buen baño.

La zona de Tapia de Casariego es la más occidental de la costa asturiana, ya casi lindando con la provincia de Lugo en la comunidad gallega. Algunos tramos de la senda costera que se presenta forman parte del proyecto de senda cicloturista y peatonal E-9 que recorre el litoral asturiano de Este a Oeste.

Esta ruta es eminentemente urbana, ya que la localidad dispone de paisajes muy diferenciados, y lugares extraordinarios para visitar. Además es un excelente enclave para la práctica del surf, siendo reconocido internacionalmente por los surfistas.

El Ayuntamiento de Tapia de Casariego propone una serie de rutas por la localidad y alrededores, lo que aquí se ha hecho es tomar un poco de cada una e ir andando por las zonas con mejores vistas e interés.

La ruta

Comienza el recorrido en la localidad de Tapia de Casariego cerca de la gasolinera y de la iglesia. Se toma la calle en dirección Norte, en la segunda bifurcación se va hacia la derecha, callejeando siempre en dirección al mar, para llegar a la ermita de San Sebastián, construida por los balleneros vascos. Desde allí, por un estrecho sendero se sale al mar para contemplar una vista excelente del faro, que se encuentra muy cerca. Es necesario volver por el mismo camino a la ermita y bajar en dirección Oeste hasta el nivel del mar, cruzando el estrecho paso que lleva a la zona del faro.
Desde allí se sube hacia la derecha bordeando el faro por una estrecha senda que en algunos casos franqueada a la derecha por un abrupto acantilado. Al norte se puede ver que no hay otra tierra firme que la que se pisa a no ser varios islotes hacia el Oeste. La punta del faro es el mayor entrante en el mar llamado cabo Cebes y el camino sigue bordeando el terreno hasta llegar a la zona que mira al Oeste donde hay un pequeño parque y se ve la Punta Reburdia hacia la que se va a seguir el camino. Esta punta es un saliente hacia el mar construido artificialmente y de frente hay otro saliente que hace de abrigo al puerto.

Llegando a este punta, donde hay otro faro más pequeño, se baja por el lado del mar para volver a la unión de la villa con la zona del faro. Se continúa al lado del mar, cruzando un puente, para llegar al puerto, donde hay un paseo y zona de bares, que se bordea para subir más tarde por un excelente camino donde Tapia está a la izquierda y el mar a la derecha. En la subida, hay un momento en el que se puede descender al muro de abrigo y pasear por él. Al llegar al alto hay un chalet y a continuación una zona de descanso rodeada de muros bajos y algo más abajo hay un monolito con una vista excelente al mar. Continuando el paseo marítimo se puede contemplar la piscina de agua salada y a continuación se va a dar vista a la zona más al oeste donde ya se pueden encontrar las playas y lugares para practicar el surf, que es uno de los alicientes de estos lugares. Se pasa por las playas de la Ribeiría, las Furadas, los Campos, Maleguas y la de Aguileiro y se puede bajar por cualquiera de las escaleras a la arena, sobre todo en marea baja. Por la playa se puede seguir hacia el fondo, una zona que puede ser invadida por el mar y en su límite han construido un área deportiva con campos de fútbol. Bordeando la playa para cruzar por un puente de madera se sube por la carretera que es a la vez parte del GR E9 o Camino del Norte. En lugar de ir hacia la urbanización, se va hacia la izquierda, pasando ante la portada del camping, para a continuación tomar una senda que lo bordea entre maizales, llegando casi al acantilado, continuando hasta llegar a otro camino que baja a la playa de la Paloma. Se llega al arroyo, donde se encuentran restos de un antiguo castro celta. Continuando por la ruta GR E9 se llega a un desvío que va a la derecha hasta la punta Castelo, con una vista excelente al bravío mar del entorno.

Volviendo sobre los caminos de venida se sigue hacia el arroyo que baja a la playa de la Paloma y desde allí, ya por el camino del GR se vuelve hacia el camping, la urbanización, los campos de deportes del fondo de la playa y tomando la calle que sube se alcanza la carretera con el paseo marítimo que se interna en la parte alta de las playas, donde se pueden contemplar las obras del Murallón construido para proteger las casas del mar y de la arena, ya que antes cada casa tenía su muro de protección «As tapias», de donde viene el nombre de la localidad. Desde el paseo marítimo se va hacia el centro de la localidad, volviendo al punto de salida donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter