Publicidad
Una rural pija de León con sangre de Picasso

Una rural pija de León con sangre de Picasso

CULTURAS IR

Moñi currando al pincel en uno de los numerosos murales que ha realizado con Lolo; en este caso a la puerta de La Nueva Crónica de León. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Moñi currando al pincel en uno de los numerosos murales que ha realizado con Lolo; en este caso a la puerta de La Nueva Crónica de León. | SAÚL ARÉN
Fulgencio Fernández | 14/03/2021 A A
Imprimir
Una rural pija de León con sangre de Picasso
LNC Domingo María Luisa de Castro Picasso firma sus obras como Moñi. Nacida en Málaga, se siente leonesa cuya provincia conoce como pocos. Descendiente directa de Pablo Picasso, primo de su abuela, también es prima del presidente Mañueco, por parte de padre. Y se define como "pija rural y madre de familia numerosa"
Moñi, así firma, es un torrente de ideas andaluzas trasplantada a tierra leonesas. Y es un pozo sin fondo de anécdotas y de sorpresas.

- Soy descendiente directa de Picasso, el de verdad, Pablo Picasso, en realidad Pablo Ruiz Picasso.

- ¿Y qué más?
- Pues que también soy pariente de Mañueco, el presidente de la Junta, es tío mío.

- No cuadra mucho. Mañueco podría decir aquello que dijo Dalí: «Picasso es español; yo, también. Picasso es un genio; yo, también. Picasso es comunista; yo, tampoco».
- Ya te entiendo. Pero es que no se ‘tocan’. Yo tengo sangre de Picasso por línea materna, mi abuela era prima carnal suya; y soy familia de Mañueco por la rama de mi padre, que era militar y recorrió media España, como tantos de su profesión. De niña yo jugaba en la calle con Alfonso (Mañueco) y no íbamos juntos al colegio porque no eran mixtos.

Y es que en realidad Moñi se llama María Luisa de Castro Picasso, desde hace unas semanas, que se ha cambiado su segundo apellido. «He recuperado el apellido de mi abuela, Luisa Picasso, que además era mi madrina. Se me iba perdiendo el apellido ya que como Pablo Picasso era en realidad Pablo Ruiz Picasso y me llegaba por vía materna pues se iba perdiendo como en una especie de ocho apellidos malagueños y por eso solicité llevarlo de segundo... y me lo han concedido, la verdad es que me hace ilusión pues fue muy grande y, además, hay muy pocos apellidos Picasso en España, creo que unos 60, la gran mayoría en Málaga, claro, mi tierra».

- Tú tierra, pero te declaras muchas veces leonesa.
- Las dos cosas. Claro que me siento leonesa, ya llevo muchos años aquí, soy madre de tres hijos leoneses y conozco buena parte de la provincia, me atrevería a decir que mejor que la mayoría de los leoneses.

- ¿Para pedir la nacionalidad?
- Podría. Lo que ocurre es que desde hace años trabajo con Lolo, vuestro compañero, en la realización de talleres de muralismo por toda la provincia. Y ya son muchos los pueblos que hemos recorrido y hemos conocido pues la ventaja de trabajar con Lolo es que no sabe ir a un pueblo, hacer el trabajo —el mural en este caso— y marchar. Él tiene que hablar con todo el mundo, preguntar por todo y, al final, siempre acabas en una cena, en una bodega o en un filandón improvisado.
Y al día siguiente para otro pueblo, a otro mural, a otra charla vecinal...

- ¿Qué ha significado Lolo para tí?
- Mucho, casi todo en el plano artístico, siempre digo que es mi tutor. Llevo tiempo con él en los talleres de muralismo y también fue mi mentor en el otro camino que estoy tomando, el de las vidrieras, que he estudiado en la Escuela de Arte. Un día vi que había pocos alumnos y le dije, ‘me apetece ir’ pero no sé nada de qué va y se cierra el plazo mañana. Me llevó a la Casa de Cultura de Armunia, en diez minutos me explicó cuatro cosas y saqué la mejor nota de los aspirantes».

Y así se va abriendo camino en León esta malagueña, descendiente de Picasso, artista... pero alejada del cubismo. «Cuando me dicen que si no practico el cubismo... me pongo un cubo en la cabeza. En ese campo ya estuvo Picasso y punto», explica con esa mezcla de desparpajo andaluz e ironía cazurra, que practica con frecuencia.

- Lolo te presenta como una rural pija y no sé cuántas cosas más...
- Se lo digo yo, no lo inventa. Vivo en Carbajal y cuando digo que soy una mujer rural, ya que vivo en un pueblo, siempre hay alguien que musita ‘serás rural pija’, pues vale. Y entonces suelo añadir que soy de raza blanca, mujer, maestra vidriera, dibujante, madre de familia numerosa y mujer desgraciada... En fin, que lo del postureo no me va. Lo que hay, hay.
- Bueno, un poco ‘rara’, sin ofender, sí eres por esa biografía que te adorna y por leonesa.
- Es que ya vine así de nacimiento. Me gestaron en Vigo, nací en Málaga, me crié en Salamanca, soy de León... y familia de Picasso y Mañueco.

La verdad es que visto así.
Volver arriba
Newsletter