Publicidad
Una partida memorable que canta las 40

Una partida memorable que canta las 40

ACTUALIDAD IR

La Universidad de León cumple este miércoles 40 años. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen La Universidad de León cumple este miércoles 40 años. | SAÚL ARÉN
Víctor S. Vélez | 27/10/2019 A A
Imprimir
Una partida memorable que canta las 40
Universidad La Universidad cumple este miércoles cuatro décadas de convivencia con la sociedad leonesa. El alma máter de la ciudad ha ejercido como salvoconducto entre dos siglos
El próximo miércoles se cumplirán 40 años desde que apareciera publicado en el Boletín Oficial del Estado la creación de las universidades de Alicante, Politécnica de Las Palmas, Cádiz y León. Este paso fue el final de un largo camino para materializar una reiteradamente demandada Universidad de León (ULE).

La propia ULE reconoce en la sección dedicada a la historia de su centro académico que «hubo que contar en siglos la reivindicación». Y es que la de León es un prácticamente una recién nacida si la comparamos con otras cercanas como la de Salamanca (fundada en 1218), Valladolid (1241) o la de Oviedo (1608).

Precisamente esta vecina de Universidad de Oviedo fue la que engendró a lo que hoy se conoce como ULE. Antes de aquel 30 de octubre de 1979, quienes cursaban estudios universitarios en la ciudad de León lo hacían al abrigo de sus vecinos asturianos.

No obstante, para hablar de los antecedentes de la ULE habría que remontarse muchos siglos atrás. Desde la página creada por la Universidad de León para celebrar su cuadragésimo aniversario se destaca que ya desde el siglo X los leoneses "cultivaban las ciencias y las letras" en las escuelas catedralicias y las bibliotecas episcopales de la capital y de Astorga. Con el paso de los años se fueron sumando monasterios y conventos en los que también el saber tenía su casa, tanto en la ciudad de León, sirva de ejemplo la Basílica de San Isidoro, como en la provincia, como sería el caso de monasterios como el de San Miguel de Escalada.

Las 'abuelas' de la ULE


No obstante, a pesar de mantener abiertos estos centros para el saber, el histórico reino de León seguía sin contar con su ansiada universidad. Pese a todo, intentos para lanzarla no faltaron. Uno de ellos fue el llamado estudio o abadengo de Sahagún que llegó a gozar de una bula papal del año 1534 en la que se les autorizaba a impartir "Artes, Teología y Derecho Canónico".

El funcionamiento del centro educativo se asemejaba en gran medida al de las universidades de la época y llegó a funcionar hasta bien entrado el siglo XVII. Ilustres del conocimiento de aquellos siglos como Fray Luis de León estudiaron entre sus muros, los cuales se 'trasladaron' finalmente a la localidad navarra de Irache frustrando esta primigenia ULE.

Sahagún quizás llevara a cabo el mejor intento por traer una universidad a tierras leonesas, pero no el único. En la Iglesia de Santa Marina la Real, a mediados del siglo XVI, también se fundó una reputada escuela de jesuitas. La expulsión de la orden truncó la proyección de esta otra fallida universidad.

Más cercana a la actualidad y ya más conectada al centro creado en octubre de 1979, serían la Escuela Normal de Maestros y la Escuela Subalterna de Veterinaria. Aquellos espacios de conocimiento del siglo XIX pueden considerarse respectivamente los antecesores de la Facultad de Educación y de la Facultad de Veterinaria. Como destacan en la sección de historia de la Universidad, dentro de la web creada para conmemorar este cuadragésimo aniversario, algo similar ocurriría con los estudios de Comercio aunque ya en el siglo pasado.

Emancipación de Oviedo


Estas secciones y títulos se fueron multiplicando durante las décadas centrales del siglo XX, en disciplinas como Derecho, Biología o diversos estudios de Ingenierías, como Agrícolas o Industriales. Todo ello fue creando un caldo de cultivo que desembocó con el paso de los años y de continuas reivindicaciones en lo que hoy en día es la Universidad de León.

Un proceso para el cual tuvo que emanciparse de su universidad 'madre', la de Oviedo, de la cual dependían aquellas titulaciones. Según recuerdan exrectores de la ULE, como es el caso de Ángel Penas, en aquellos años hubo una transición "loable", en la que parte del profesorado y el personal de servicios de la Universidad de Oviedo tuvo la posibilidad de pasar a las nuevas estructuras del Campus de Vegazana.

Un Campus que se fue edificando a finales de los años setenta en la llamada Huerta del Obispo, adquirida por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León que cedió los terrenos en los que se levantarían las distintas facultades. El papel jugado por el director bancario de entonces, Emilio Hurtado, resultó clave en el devenir de la ULE y, por ello, la residencia de estudiantes y una de las principales travesías de Vegazana llevan su nombre.

Creciendo en titulaciones


La primera facultad que se construyó fue la de Filosofía y Letras, la cual compartían con sus compañeros de Derecho. A continuación llegarían Biología y Veterinaria. Poco a poco se irían construyendo nuevas facultades que irían colonizando la zona alta del Campus.

Paralelamente, se iría desarrollando un mapa de titulaciones que ha ido creciendo hasta alcanzar la oferta de más de 40 grados con los que se cuentan en la actualidad. En la última década, en especial desde la implantación de Bolonia, en la ULE se ha despertado un especial interés por la formación en sectores en auge en la provincia como las nuevas tecnologías o la biofarmacia.

No se puede acabar un resumen sobre la historia de la Universidad de León si recordar el nacimiento de su segundo campus, el cual se situó en Ponferrada. La ULE 'berciana' comenzó a impartir clases en el curso 1996/1997.

La Universidad llegó a León con los ecos de la democracia. Con la perspectiva que da el tiempo es innegable su aportación a la sociedad y la cultura de una provincia a la que llevó de la mano al siglo XXI.
Volver arriba
Newsletter