Publicidad
Una mirada a la montaña y el valle de Cofiñal

Una mirada a la montaña y el valle de Cofiñal

LNC CULTURAS IR

Contemplando Cofiñal y el Susarón. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Contemplando Cofiñal y el Susarón. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 02/12/2022 A A
Imprimir
Una mirada a la montaña y el valle de Cofiñal
La ruta de la semana Ruta por el monte de Tronisco hacia el pico de los Negros de Cofiñal, volviendo por su base al punto de partida
Cofiñal es una localidad situada en las estribaciones del macizo de Mampodre, en ocasiones anteriores en estas mismas páginas se han propuesto rutas relacionadas con este pequeño macizo enclavado íntegramente en la provincia leonesa. Tanto sus cumbres principales: la Peña de la Cruz, la Polinosa o el Cervunal han sido rutas realizadas, y cumbres cercanas, como el Pico Lago, Remelende, Abedular o Felispardi, o rutas más o menos largas: laguna Mampodre, ascensión a la ermita de Riosol, bosque de la Boyería, incluso el propio lago Tronisco que ahora coincide en un tramo del recorrido de esa ruta.

Es el de Mampodre un macizo excepcional enclavado en el bello valle de Valdeburón por un lado y la cuenca alta del Porma por otro y las rutas que existen son numerosas, y diferentes en los distintos momentos del año, de acuerdo con las estaciones. La ruta que hoy se propone es circular y tiene una serie de lugares en los que las vistas se dirigen no solamente a Mampodre, sino al entorno de la estación invernal de San Isidro y al Susarón.

La ruta coincide en su mayor parte con la de Tronisco que propone el ayuntamiento de Puebla de Lillo, aunque en ella no se asciende al pico los Negros de Cofiñal desde la collada de Fontesquesa (o Fontasquesa como dicen), que sí se sube en esta propuesta.

El punto más elevado de la ruta, el pico de los Negros de Cofiñal tiene colocadas unas antenas en su parte más llana, por lo que la estancia en el pico se hace entre rocas y es un poco incómoda. Sería interesante y poco trabajoso hacer una plataforma para poder disfrutar con comodidad las vistas desde ese punto, especialmente a Cofiñal, Puebla de Lillo y el Susarón.

Son muchas las rutas que se van haciendo en el área de influencia del municipio de Puebla de Lillo, donde en todas las estaciones del año se van a encontrar lugares magníficos a los que visitar y caminos encantadores que recorrer.

La ruta

Da comienzo la ruta en la localidad de Cofiñal desde donde se sale en dirección Norte, siguiendo la carretera que se dirige el Puerto de las Señales. A poco menos de un kilómetro desde el centro del pueblo sale un camino a mano derecha que asciende dando varias revueltas y pasando por diversas construcciones para internarse poco después en el bosque de Tronisco que se seguirá durante un buen tramo hasta que casi a dos kilómetros del inicio hay que tomar un desvío a la derecha que sube, aunque no con demasiado desnivel.
En un momento determinado se llega a otro cruce, pero es aconsejable continuar hasta las praderas desde donde se ve la Cerrellosa y los Prados de Tronisco, así como una excelente panorámica de las montañas situadas alrededor, como San Justo y la cuerda que sube hasta el Pico Lago o del Pinar y las cumbres que separan el valle de los picos del Mampodre. Tras la vista se vuelve por el mismo recorrido hasta el cruce donde se toma el camino del medio y comienza la ascensión más fuerte, aunque se va a hacer un fuerte giro a la izquierda para subir entre las hayas hacia el collado de Fontesquesa a 1.550 m. sobre el nivel del mar, que se encuentra al final de la cuesta.

Una vez en el collado se sigue hacia la derecha por el camino que se dirige a la cumbre de los Negros de Cofiñal, a 1.632 m., en el que se encuentran unas antenas y desde donde la vista es impresionante. Son 800 metros de subida mantenida, pero no excesiva y tras superar las antenas se mira tanto al valle en el Sur, donde se contempla una magnífica visión de Puebla de Lillo bajo el Susarón; como hacia el Este a los montes de Mampodre, el Pico Lago al Norte y los picos de San Isidro: Torres, Runción, Ausente y la peña de San Justo hacia el Oeste.

Tras la excelente vista del panorama se vuelve por el mismo camino a la collada Fontesquesa para continuar hacia la derecha ya en descenso fuerte, con un camino deteriorado por los elementos naturales y la fuerte pendiente. Tras poco más de un kilómetro de esa fuerte bajada se llega a un cruce de caminos, donde uno de ellos baja hacia la majada Fontesquesa en el vallejo cercano, que no se va a tomar, pero a partir de este cruce la pendiente se suaviza bordeando el monte que se acaba de subir.

Siguiendo el camino se baja algo para después subir a un collado, aunque antes se puede descender unos metros para contemplar el espino albar o espino maetero de Villardefrancos, árbol singular que cuenta con una altura de 9,5 metros y con más de 12 metros de diámetro de su copa, que se encuentra en las inmediaciones, un excelente y antiguo ejemplar de más de 200 años que se encuentra vallado y protegido por el Parque.

Si se va al espino se debe volver al collado y más tarde continúa el camino bordeando un vallejo con caídas al arroyo de la Fuentona que va hacia el Porma. Se cruza una segunda collada para bajar ya hacia Cofiñal en un largo descenso en el que se va contemplando la localidad y el Susarón al fondo.

En Cofiñal, al llegar a la iglesia, se toma la calle de la derecha y se baja en paralelo a la carretera, para salir a ella, andar unos metros en dirección al Puerto de las Señales y llegar al área recreativa punto de partida donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter