Publicidad
Una gran victoria

Una gran victoria

OPINIóN IR

11/12/2015 A A
Imprimir
Una gran victoria
Miles de bercianos se han movilizado en los últimos años demandando un aire más limpio para la Comarca y contra la ejecución del proyecto de co-incineración de residuos de la empresa cementera Cosmos. Finalmente, el Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que en 2013 anuló la orden de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para la valorización de residuos. La sentencia vuelve a dar la razón a los que apoyados en el principio de precaución ambiental de la UE creíamos que la ignición de residuos crearía un riesgo de emisión de sustancias cancerígenas como dioxinas y furanos. En definitiva, ha sido una Gran Victoria puesto que los procesos de co-incineración atentarían gravemente contra la salud pública, las economías agroalimentarias y el medio ambiente.

Pero una gran victoria no es suficiente para ganar la guerra contra la contaminación. El Bierzo sigue encabezando las listas de lugares con alta contaminación atmosférica y alta emisión de gases de efecto invernadero. En 2014, con la minería del carbón prácticamente paralizada, se emitieron en la Comarca 6 millones de toneladas de CO2 fundamentalmente vinculadas a la quema de carbón de importación. Cada vez tiene menos sentido seguir la vía del carbón como futuro económico. Es precisamente en estos momentos de crisis cuando deberíamos buscar nuevas perspectivas, salir de esta ‘economía del carbón’, insostenible con las personas y con su Tierra.

El berciano Andrés Cuevas, catedrático en energía solar de la Australian National University y premio Becquerel de la EU es claro: «El carbón hay que dejarlo en la tierra, porque el mundo no puede aceptar más dióxido de carbono en la atmósfera. La idea del ‘carbón limpio’ como se ha demostrado fue una pérdida de dinero, algo que se sabía desde el principio. Era algo obviamente descabellado, porque los costes de esta tecnología son exagerados. Volver al carbón es volver al pasado, darle la espalda al progreso que inevitablemente será solar».

Esta idea del carbón como pasado es cada vez más apoyada a nivel internacional. Por ejemplo, Reino Unido cerrará las centrales eléctricas de carbón antes de 2025. No olvidemos la magnitud de la decisión dado que el carbón proporciona un 28% de la electricidad británica (en España, es sólo del 16,5 %). Amber Rudd, ministra de Energía y Cambio Climático, anunció que reemplazará el carbón con alternativas que sean seguras, económicas y ayuden a reducir las emisiones. La Gran Victoria de Cosmos debería anticipar la Victoria Final: ¡El fin del carbón!
Volver arriba

Newsletter