Publicidad
Una dupla que juega a la contra y el periódico siempre gana

Una dupla que juega a la contra y el periódico siempre gana

CULTURAS IR

Joaquín Revuelta | 19/03/2019 A A
Imprimir
Una dupla que juega a la contra y el periódico siempre gana
Comunicación El Museo de Gaudí Casa Botines acoge desde este martes y hasta el 28 de abril la exposición ‘Contracrónicas’, que reúne una selección de las contraportadas publicadas por Mauricio Peña y Fulgencio Fernández en La Nueva Crónica
Aunque ellos nunca lo reconocerían públicamente, Mauricio Peña y Fulgencio Fernández son dos de los pilares que a diario sostienen La Nueva Crónica, el primero a través de sus fotografías y el segundo mediante sus columnas de opinión, artículos, entrevistas y reportajes, a los que se suman los comentarios a las impagables instantáneas de Mauricio que llenan de contenido humano las contraportadas de este periódico.

Ambos son los verdaderos artífices de una exposición inaugurada este martes en Botines y que contó con la presencia del alcalde Antonio Silván, del delegado territorial de la Junta, Guillermo García, del subdelegado del Gobierno Faustino Sánchez, del presidente de la empresa editora de La Nueva Crónica, Manuel Lesmes, y de representantes de instituciones como la Cámara de la Propiedad Urbana, y de medios de comunicación, que han querido arropar a los dos periodistas en la inauguración de una muestra que ha servido de prólogo a la presentación de un libro-catálogo que ha editado Camparredonda y que tendrá su puesta de largo en fechas próximas a la Semana Santa, como se encargó de recordar David Rubio, director de La Nueva Crónica, al comienzo de su alocución.

El alcalde Antonio Silván reconoció que en ese espacio tan singular al que se rinde tributo en esta exposición poco tienen que hacer los políticos, porque los verdaderos protagonistas del mismo son las gentes anónimas que pueblan esta provincia y en gran medida también los animales, sabedor Mauricio que siempre dan mucho juego para la foto.

Fulgencio Fernández, como ya es costumbre en él, salpicó de anécdotas su intervención y confesó que su rol en este caso es el del vino que no debe estropear la buena gaseosa que destilan las imágenes de Mauricio, quien a su vez reconoció el privilegio de trabajar con un tipo tan singular como Fulgencio, que le ha permitido conocer a personajes tan genuinos como Evangelina, Escobar o el Tío Quico, tan necesarios como a menudo olvidados si no fuera por esta impagable dupla de periodistas que jugando a la contra el periódico siempre gana.
Volver arriba
Newsletter