Publicidad
Una condena, a los treinta años y un día

Una condena, a los treinta años y un día

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 08/07/2017 A A
Imprimir
Una condena, a los treinta años y un día
Historia El 7 de julio de 1987 fue el principio del fin de Riaño, comenzaron los derribos. Este sábado, 30 años y 1 día despues se proyecta por última vez el documental sobre aquellos hechos, ‘Mi valle’, en Cistierna y este domingo se puede adquirir con La Nueva Crónica
El valle de Riaño y el traumático cierre del pantano, en 1987, que anegó 9 pueblos era una historia por construir, un puzzle en el que se sumaban piezas: la famosa foto de Mauricio de Vicente levantando la vara contra la guardia civil, las espectaculares imágenes de Flores de la voladura de la torre de la iglesia ‘reparaecidas’ en 2013, la memoria de los tejadistas, los recuerdos de los vecinos, las fotos de las casas destrozadas, reportajes en prensa, recuperados programas de radio con las voces de los riañeses, impagables trozos de informativos de la tele como el de Isabel ‘La molinera’, la batalla de la pintora Carmen Sopeña para que la perdida de su ojo ante las pelotas de goma de los antidisturbios fuera reconocida e indemnizada, la foto del cuerpo de Moles ensangrentado que corría de mano en mano a escondidas, los artículos de Julio Llamazares, las fiestas del capilote, los gritos de insumisión de Fonso González, la pintada de Demolición en la barriga del muro, Ramiro Pinto cargando con su ejército contra la guardia civil con espadas de papel y escudos de cartón, los llantos de las mujeres de Riaño en la foto de la última misa entre los escombros, la escultura de Diego Segura ‘De vacas a peces por las estupideces’, las noticias de que seguían sin desarrollarse los riegos de Payuelos, las frases en ‘Cuéntame’ sobre el pantano pronunciadas siempre por el riañés Imanol Arias, los debates sobre lo que cobraron, la imagen del ministro ejecutor Cosculluela diciendo en su tele que allí no pasó nada y añadiendo una sonrisa tan forzada que te obliga a acudir a la terrible comparación de una hiena...

Todo era Riaño. Pero todo eran pequeños trozos.

Mario Santos desciende de Acebedo y había escuchado muchas veces las «historias del pantano» Un joven director de cine, Mario Santos, descendiente de Acebedo regresaba con frecuencia a esta comarca acompañado de una colega de profesión, Lores Espinosa. Tan jóvenes que no llegaron a conocer el viejo Riaño, que sabían de aquellos días de los derribos por «las historias que toda la vida escuchamos del pantano pero era como una conversación más». Un invierno comenzaron a grabar imágenes de aquel valle, que les parecía idílico y con las imágenes llegaban los comentarios, los recuerdos, la memoria de lo ahogado... «Y pensamos en hacer un corto, de hecho lo hicimos, pero algunos de los vecinos con los que hablamos ya nos enseñaron las tripas de aquel enorme pantano y ya no era todo tan paradisiaco». Uno de los entrevistados era Alfonso González y «nos hizo ver la propia comarca de otra manera, ya no era el lugar idílico que veíamos desde la carretera al pasar; supimos que el lugar idílico había sido pero ahora era un pantano cargado de secretos, de memoria y de injusticias».
Aquel corto tuvo una repercusión impropia, inusual más bien, de un trabajo de estas características, se habló de la magia de la palabra Riaño y en Lores Espinosa y Mario Santos creció la idea de realizar un documental. Acababa de nacer ‘Mi valle’.

Fueron muchas más entrevistas, recuperar viejas imágenes y fotografías, abrir el plano a otros afectados, dar voz a todo el mundo. Reconstruir el puzzle.

El Cine Mari de Cistierna acoge este sábado por la tarde la última proyección del documental y este domingo La Nueva Crónica ofrece a sus lectores el DVD ‘Mi valle’ al precio de 9,95 euros  Julio Llamazares, Imanol Arias, el ministro Cosculluela, Fonso y su hermano Toño, los espeleólogos que pintaron Demolición en el muro, los vecinos, muchos vecinos, alcaldes del sur como el de Gordoncillo, historiadores, tejadistas, el fotógrafo que contó aquella batalla en una sola foto (Mauricio Peña), periodistas, gentes que se emocionaron y no pudieron seguir hablando... pasaron ante las cámaras de Mario Santos y Lores Espinosa, que acababan de completar el puzzle, que habían hecho de la suma de las historias la Historia del pantano de Riaño.

Si en el corto se habló de la magia de la palabra Riaño no sé a qué expresión se podría acudir con ese documental que se tituló ‘Mi valle’. Cada proyección fue un éxito, en Madrid, en León se iba a estrenar en una sala un fin de semana y tuvieron que repetirlo en varias salas durante más de un mes, en Riaño se quedó pequeña la sala, en Cistierna también repitieron varias semanas y llenaron, ganó el premio del público del Festival de Cine de Medio Ambiente y Rural Biosegura, en Jaén;regresaron varias veces al Matadero de Madrid, al Festival de Palencia, optaron al Goya... «Si nos había sorprendido, muy gratamente, la acogida del corto (18 minutos), la del documental fue espectacular. No sabemos bien cómo explicarlo», dicen estos jóvenes directores.

Han pasado 30 años y un día de la condena a muerte de nueve pueblos del valle y ‘Mi valle’ ofrece esta tarde (a las 21.30 horas) la última posibilidad de verlo en un cine, será en el Cine Mari de Cistierna. Y un día después, el domingo 9, los lectores de La Crónica podrán adquirir el DVD de este documental con el periódico, al precio de 9,95 euros.

El puzzle completo: Mi valle.
Volver arriba
Newsletter