Publicidad
Un viaje al pasado del campo leonés desde Almanza

Un viaje al pasado del campo leonés desde Almanza

ACTUALIDAD IR

Algunos utensilios que se pueden visitar en la torre de Almanza. | L.N.C. Ampliar imagen Algunos utensilios que se pueden visitar en la torre de Almanza. | L.N.C.
V.S.V. | 19/05/2021 A A
Imprimir
Un viaje al pasado del campo leonés desde Almanza
Comarcas La torre acoge durante los próximos dos meses una exposición que repasa las formas de vida de la comarca a través de más de 500 aperos de labranza
Trillos, arados, cribas, carrancas y un largo etcétera de objetos en peligro de extinción, o incluso desaparecidos, se exponen desde el sábado en la singular torre del reloj de Almanza. Aprovechando la festividad de San Isidro Labrador, este municipio del este de la provincia inauguró el pasado fin de semana la muestra ‘El legado de nuestro pasado’, la cual podrá visitarse hasta el próximo 18 de julio y en la que se reúnen más de 500 piezas relacionadas con las tareas del campo y otros oficios tradicionales que sirvieron de medio de vida para los habitantes de la comarca.

Los fondos pertenecen a la colección particular de Mariano Cascallana, un vecino de La Aldea del Puente (Valdepolo) que a lo largo de sus 63 años de vida se ha dedicado a recopilar objetos de interés etnográfico. "Esto lo llevo recopilando desde que soy niño. Primero, con la familia y con los amigos y, como siempre me he dedicado a la construcción, lo seguí haciendo con clientes. He comprado materiales, pero otros muchos los he encontrado en basureros a finales del verano", relata este trabajador de la construcción ya retirado.

Las piezas pertenecen a la colección particular de Mariano Cascallana, vecino de La Aldea del Puente Cada planta de la torre cuenta con una temática y se puede conocer un poco más de cómo era el día a día de los vecinos de Tierra de Campos hace tan solo unas décadas. De este modo, el bajo alberga herramientas de carpintería y de talla para pasar en la primera planta a dar testimonio del pastoreo y la ganadería y en la segunda del trabajo de la tierra, con arados y carretas. La tercera planta está dedicada a la siembra, la siega y la recolección, mientras que la última altura, la que alberga el reloj de la torre, sirve de desván para almacenar reservas y objetos, tal y como sería en una casa de la época.

Junto a las dedicadas a la labranza, Mariano Cascallana destaca la planta dedicada al pastoreo, con un chozo, zurrones, capas y otros muchos objetos, algunos de los cuales fueron propiedad de su padre, Daniel. "Mi padre fue pastor y está colección es en su honor", expone el etnógrafo.

Buscando una casa permanente


Es la primera vez que Mariano Cascallana realiza una exposición de este tipo, después de pasar semanas colocando sus fondos en las paredes empedradas de la torre de Almanza y espera esta muestra temporal ayude a encontrar una casa permanente a estas piezas. "Me gustaría que algún día formaran un museo y esperemos que esto anime a alguna entidad. Sabíamos que en Almanza se hacían exposiciones y mi hijo llamó al Ayuntamiento que se prestó a colaborar desde el principio. Habíamos hecho intentos en otros pueblos, pero no se había podido. Ahora al llevar la colección a Almanza parece que va cuajando porque, en estos primeros días, ya me han llamado de otro municipio para hacer una muestra de herrería", indica Mariano Cascallana.

Con 'El legado de nuestro pasado', la torre de Almanza se afianza como uno de los centros culturales de la comarca, después de albergar durante los últimos años exposiciones temporales de pintura o artesanía, así como otras temáticas como la de belenes del mundo en Navidad. Para el 18 de julio, coincidiendo con las fiestas patronales de Santa Marina, el Ayuntamiento ya prepara una nueva muestra. Los fondos que desde niño ha ido recopilando Mariano Cascallana pueden visitarse gratuitamente todos los sábados y domingos en horario de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas. Durante los días laborables también se pueden realizar visitas con una cita previa acordada en las oficinas municipales. "La colección está hecha por amor a nuestra cultura y esto no se puede dejar morir", apunta el etnógrafo de La Aldea del Puente animado a los leoneses a que visiten esta exposición.
Volver arriba
Newsletter