Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Un templo para amantes de la carne y del buen producto

Un templo para amantes de la carne y del buen producto

CULTURAS IR

Marcos Louzao y Raquel Castañeda abrieron la Parrilla Louzao hace ocho años. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Marcos Louzao y Raquel Castañeda abrieron la Parrilla Louzao hace ocho años. | SAÚL ARÉN
Rosa Álvarez | 17/05/2019 A A
Imprimir
Un templo para amantes de la carne y del buen producto
Gastronomía La Parrilla Louzao (C/Juan Madrazo, 4) ofrece a sus clientes desde hace ocho años productos de temporada, de la más alta calidad y cocinados con mimo. La estrella de su cocina es la carne de vacuno mayor, que sirven a la brasa siguiendo la máxima de que "cuando el producto es bueno, no hace falta enmascararlo"
En el número cuatro de la calle Juan Madrazo de León abrió sus puertas hace ocho años la Parrilla Louzao, un negocio que ha ido creciendo y haciéndose un nombre entre los amantes de la carne y del buen producto. Espárragos blancos naturales, alcachofas, tomates de temporada de calidad escogida, anchoas, puerros de Sahagún a la brasa, jamón o cecina premium seleccionada son solo algunos de los productos que proponen a sus clientes y entre los que brilla la carne, los chuletones de vacuno mayor (de animales de más de ocho años) que sirven a la brasa siguiendo la máxima de que «cuando el producto es bueno, no hace falta enmascararlo». Todos sus productos lo son, por lo que pueden apostar sin problema por la sencillez, porque la calidad y el sabor están más que garantizados.

La Parrilla Louzao es un restaurante «pequeño, coqueto, mimado», con capacidad para unos 30 comensales y que abre de lunes a sábado –de 13 a 16 horas y de 20 a 23:30 horas– y cierra los domingos y los miércoles por la noche.

Marcos Louzao y Raquel Castañeda son quienes han tirado de este establecimiento con la ayuda de un equipo de profesionales al que están «muy agradecidos». Con su apoyo han conseguido, dicen, «el propósito de hacernos un nombre en el mundo de la carne. Trabajamos muy bien y estamos muy satisfechos con la política de nuestro negocio de cuidar al máximo el producto –como poca gente lo hace– y también el servicio». Quienes hayan pasado por allí podrán confirmarlo.
Volver arriba
Newsletter