Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Un siglo de vida bien merece una celebración... aunque sea virtual

Un siglo de vida bien merece una celebración... aunque sea virtual

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
C. Centeno | 25/03/2020 A A
Imprimir
Un siglo de vida bien merece una celebración... aunque sea virtual
Comarcas Victoriano Cuenca, de Gordaliza del Pino, cumplió cien años en medio de una situación "oscura" que ha obligado a aplazar su homenaje
En medio de una crisis sanitaria que parece haber arrebatado los abrazos y la cercanía a la que la sociedad está acostumbrada, Victoriano Cuenca cumplió el pasado lunes cien años rodeado del cariño ‘a distancia’ de los suyos en Gordaliza del Pino, la localidad en la que ha vivido toda la vida y donde reside también la mayoría de su familia.

No todos pueden celebrar la entrada de un abuelo en el selecto ‘club’ de centenarios de la provincia, y por eso habían organizado para el próximo domingo un acto de homenaje que, por culpa del coronavirus, tendrá que esperar. «Íbamos a reunirnos para hacerle una misa y también el Ayuntamiento le iba a entregar una placa», explica una de sus nietas, Elena Cuenca, aunque con la situación actual lo «importante» es cuidarle para poder celebrarlo más adelante.

Agricultor «de siempre», Victoriano perdió hace poco más de un año a su mujer, tuvo dos hijos –uno de los cuales ya falleció– y cuenta con cuatro nietos. Todos están en Gordaliza del Pino menos una de las nietas, que reside en El Hierro. Todavía vive solo en su domicilio, a donde van para ayudarle con las tareas de la casa o la comida. En estos días de confinamiento, el médico les ha recomendado que por precaución solo vaya una persona, por lo que es Elena la que le hace las labores y con la que comenta lo que está pasando. Eso sí, el día de su cumpleaños recibió incluso la visita ‘virtual’ de su otra nieta, que aunque tenía planeado venir a la celebración no ha podido. «Las nuevas tecnologías ayudan y él lo pilla muy bien», reconoce Elena. Aunque la celebración tenga que esperar, el calendario manda y el 23 de marzo es un día marcado para toda la familia.

A sus cien años recién cumplidos, «está bien», sobre todo «de cabeza», asegura su nieta. Acostumbrado a pasear a diario, estos días de cuarentena le están afectando anímicamente porque «le gusta mucho salir», aunque es consciente de la importancia de quedarse en casa porque está al tanto de las noticias y sigue la actualidad sobre el avance del coronavirus. Por eso, cuenta Elena, estos días está «un poco disgustado» y ya les ha advertido que «esto va a tardar mucho tiempo en terminar». «Dice que lo ve oscuro», comenta su nieta recordando que él vivió en primera persona la Guerra Civil española, donde no solo era cuestión de guardar una cuarentena. A pesar de ello, «sabe la gravedad del asunto» y estos días está preocupado por las consecuencias que pueda traer la pandemia. Por eso también ha entendido que la celebración de su centenario se tenga que posponer mientras se mantenga el estado de alarma.

A pesar de las malas noticias que llegan a través de la televisión sobre el avance del Covid-19 en España, Victoriano Cuenca tiene la «suerte» de tener en Gordaliza del Pino a la gran mayoría de su familia, que como hizo él se dedica a la agricultura y a la ganadería. Por lo que cuando todo vuelva a la normalidad, tiene un doble motivo para celebrar.
Volver arriba
Newsletter