Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Un sello 'gafado' para la cereza del Bierzo

EL BIERZOIR

Cerezas dañas durante lasprimeras lluvias del mes de junio. | C.S. (ICAL) Ampliar imagen Cerezas dañas durante lasprimeras lluvias del mes de junio. | C.S. (ICAL)
A. Cardenal | 02/07/2018 A A
Imprimir
Un sello 'gafado' para la cereza del Bierzo
Agroalimentación El año pasado las heladas aplazaron la salida del producto bajo Marca de Garantía y este año las lluvias durante el mes de junio han afectado gravemente a la cosecha
El Bierzo es, junto al Valle del Jerte, uno de los paraísos de la cereza. El ‘microclima’ de la comarca permite que sea uno de los pocos rincones de la península ideales para su cultivo y tras décadas cuya plantación estaba orientada al autoconsumo, en los últimos años su presencia en el mercado ha crecido y la creación de una Marca de Garantía debía ser un empujón definitivo para su expansión, que tendrá que esperar.

Y es que si el año pasado las heladas ya aplazaron la salida de la cereza berciana bajo al amparo de un sello de calidad, esta campaña la metereología tampoco ha sido favorable y la cosecha, que a principio de campaña se cifraba en 3 millones de kilos, puede verse muy mermada.

Las lluvias a comienzos de junio ya supusieron un serio revés para los productores, y el director técnico de la Marca de Garantía, Pablo Linares, ya avisó que según los primeros cálculos, se podía haber perdido casi la mitad de la cosecha de variedades tempranas como la burlat.

La esperanza para salvar la campaña estaba en variedades tardías como la francesa, cuya recogida puede llegar a alargase hasta los primeros días de julio en buenas condiciones, requisito que tampoco se ha dado.

Las lluvias y tormentas de la última semana suponen el final de la campaña, ya que la cereza, entre finales de mayo y julio, es muy sensible a este tipo de precipitaciones.

Y es que este mes de junio ha sido particularmente lluvioso. Este sábado se registraron 21 litros por metro cuadrado en la capital berciana, la misma cantidad que durante todo el mes de junio del año pasado y una cifra superior a la media de precipitaciones durante el mismo período en los últimos años.

Así, a falta de datos oficiales por parte de la Marca de Garantía, la cosecha de la cereza vuelve a estar condicionada por las inclemencias metereológicas en momentos críticos y prolonga los problemas del sector agroalimentario durante los últimos años, que ha sufrido graves daños y ha visto menguadas las últimas cosechas.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle