Publicidad
Un profesor leonés implanta la lucha leonesa en Colombia

Un profesor leonés implanta la lucha leonesa en Colombia

DEPORTES IR

Yuliver Álvarez en el centro agarrándose con Julio Pérez, rector del colegio y también leonés, mientras los alumnos de lucha leonesa siguen sus explicaciones Ampliar imagen Yuliver Álvarez en el centro agarrándose con Julio Pérez, rector del colegio y también leonés, mientras los alumnos de lucha leonesa siguen sus explicaciones
Fulgencio Fernández | 23/03/2020 A A
Imprimir
Un profesor leonés implanta la lucha leonesa en Colombia
Lucha leonesa El ex luchador Yuliver Álvarez es profesor en un colegio de Bogotá con alumnos de diversas nacionalidades a los que enseña lucha
Durante varias temporadas la megafonía de los corros de lucha anunciaba, «al centro, Yuliver Álvarez, de Tejedo del Sil, para enfrentarse a...». Y la pregunta entre los veteranos aficionados se hacía inevitable: «¿De dónde?».

Yuliver tenía que explicarlo. No era tierra de tradición y extrañaba, fue este luchador de los que llegó por otros caminos, el de sus estudios relacionados con el deporte, conocer a luchadores y sumarse al proyecto del Club de Campohermoso, donde tuvo a maestros como El Elegante o El Divino. Y acabó de monitor y luchador, un tipo muy deportivo que supo ganarse a los aficionados y el respeto de los rivales.

Con el tiempo Yuliver se centró más en su otra vocación, la enseñanza, y ejerciéndola llegó a Colombia... pero sin abandonar la lucha leonesa. «Todo comenzó tras finalizar mis estudios, era un chico joven, aventurero y con mucha vocación por la enseñanza, que ante la falta de oportunidades laborales en nuestro país decidí aventurarme a probar suerte en el extranjero. Mi primer trabajo como docente fue en una escuela privada de Gdansk (Polonia). Aunque desde el principio tenía muy claro a que me quería dedicar, esa experiencia me ayudó a fijar mis metas y tratar de sacar la oposición». En ese camino conoció la existencia de centros de titularidad del Estado español en el exterior y de la existencia de listas de interinos para acceder a determinadas plazas, «decidí candidatearme a varios países y aquí estoy, en Bogotá».

«Al acabar los estudios y con gaanas de aventura primero fui a Polonia y ahora estoy en Bogotá»Cuenta Yuliver que la experiencia está siendo muy positiva en casi todos los sentidos. «La aventura es fantástica, una oportunidad para viajar y conocer otras culturas, toda una experiencia de vida. No hay grandes diferencias entre dar clase aquí y en España, ya que seguimos el curriculum español, al principio tienes que adaptarte al acento de aquí y al tipo de vocabulario que utilizan, te da la sensación de estar trabajando en una telenovela».

No le resultó difícil al ex luchador de Tejedo del Sil introducir la lucha leonesa entre las actividades del centro ya que, explica, «uno de los objetivos de los centros del exterior es promover la cultura española, y yo, como trabajando en el Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos me siento en el deber y satisfacción de contribuir a ello. Y ¿Qué mejor manera de hacerlo que dando a conocer este deporte? Aunque ya no compita, la lucha leonesa me ha dado tan buenos momentos que ya es parte de mí y me acompaña allá donde voy». Y en ello está. «De momento solo estoy enseñando a los chicos y trataré de organizar alguna exhibición antes de que acabe el curso escolar, pero tenemos en mente más objetivos de futuro».

No oculta Yuliver Álvarez que esta iniciativa es asimismo una forma de matar la nostalgia de León y, sobre todo, de los buenos momentos que le permitió vivir la lucha leonesa por los corros de la provincia. «Claro que muchas veces aparece la nostalgia. Sin duda, cada vez que tengo en la mano un cinto me vienen a la mente mil momentos y mil historias. Ya hace siete años que me fui de León, al principio lo echaba mucho en falta, ahora ya no tanto, pero sigo sin perder la afición por la lucha leonesa, por los corros, los entrenamientos, el club de Campohermoso, en su sentido más amplio, luchadores, entrenadores, directivos, los niños, sus familias, que nos apoyaban desde las gradas... Empecé compartiendo tatami con mis compañeros y poco a poco se transformó en familia, había muy buen ambiente y mucha complicidad entre nosotros. Aunque yo ya no estaba en León me dio mucha pena cuando se cerró».

El ex luchador mantiene el contacto con la lucha en conversaciones con los antiguos compañeros, por las redes sociales, en las ediciones digitales de los periódicos... «más que la lucha sigo a los luchadores, con especial cariño a los pequeños del club que ahora ya no tienen nada de pequeños, aunque hace tiempo que no me comunico con ellos me siguen dando alegrías con sus éxitos».

«Dependemos del ministerio español pero las condiciones de los interinos son penosas»


Ya ha explicado Yuliver Álvarez que la experiencia está siendo muy positiva para él en el aspecto humano; sin embargo, lamenta que como profesor estée sufriendo situaciones que no esperaba ya que dependen del Ministerio de Educación de España, no de Colombia. «Las condiciones de los interinos son lamentables. Nos obligan a firmar una declaración jurada afirmando que ya vivimos en Colombia para no tener que abonar ningún complemento de extranjería, gastos de desplazamiento, complemento de peligrosidad del país...».

«El director del Centro, con alumnos de muchos países, también es leonés y pensamos en nuestra lucha»Señala Yuliver que cobran menos que los interinos de cualquier comunidad autónoma de España y la cuarta parte que los no interinos; llega a hablar de situaciones irregulares. « Nos confirman la plaza con una semana de antelación y tenemos que entrar de forma irregular en el país (con visado de turista), teniendo que comprar otro vuelo para salir de Colombia antes de los tres meses, con todos los gastos por nuestra cuenta».

La situación llega al punto de que para los exámenes oficiales, como por ejemplo el de las oposiciones para obtener la plaza, «solo nos conceden el día del examen, teniendo en cuenta que el vuelo directo desde Bogotá-Madrid dura diez horas y además hay otras seis horas de diferencia horaria, casi es imposible llegar a tiempo para hacer el exámen, encontrar billetes, hacer los trámites... que todo corre por nuestra cuenta, claro». Increible.

«Hay leoneses que conocieron la lucha aquí y la practican»


Entre las curiosidades que ha encontrado Yuliver en su estancia en Bogotá y las clases de lucha leonesa que imparte destaca una realmente llamativa. «En el centro en el que trabajo hay alumnos de muchas nacionalidades, muchos de ellos son españoles y se ha dado la casualidad que hay alguno de León cuyo primer contacto con la lucha ha sido aquí, en Bogotá, y estoy seguro que cuando regresen a la tierra tomarán parte activa en este deporte, bien como luchadores o como espectadores.

Otra de las anécdotas que ha hecho más fácil que la lucha leonesa esté presente en la vida diaria del Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos es que el director del citado colegio también es leonés. «Cierto, el rector Julio Pérez, también buen leonés, de los que apoyan de forma incondicional el promover nuestra cultura, a principio de curso me reuní con él y tenemos en mente más proyectos, como traer a dar un curso de lucha y de historia de la lucha leonesa a José Antonio Robles, ‘El Elegante’ de Campohermoso. No fue posible el año pasado por su agenda, pero seguimos en ello».
Volver arriba
Newsletter