Publicidad
¿Un nuevo 23 F?

¿Un nuevo 23 F?

OPINIóN IR

24/02/2015 A A
Imprimir
¿Un nuevo 23 F?
En el momento de escribir estás líneas el calendario marca día 23 de febrero, una fecha inolvidable, por lo menos para quienes vivimos de alguna manera aquel día, o noche, tan singular del año 1981, en que numerosos guardiaciviles capitaneados por Tejero penetraron en el Congreso de los Diputados. Confieso que desde el primer momento tuve la intuición de que no iba a peligrar la democracia en España y que todo se resolvería sin problemas, como así fue. Todavía hoy sigue siendo un gran misterio su organización y, sobre todo, el papel del Rey, y no sólo a la hora de su discurso televisado, sino antes. Lo que puedo decir, sin que nadie pueda tacharme de anti demócrata, es que fue muy bueno para España, ayudando a consolidar la entonces todavía frágil democracia.

Mi tío Quico, una buena persona y con bastante sentido común, hizo pocos días antes unos comentarios proféticos. Al ver en la televisión la jaula de grillos en que se había convertido el Congreso de los Diputados, dijo que tenía que entrar un pelotón de la Guardia Civil y echarlos a todos fuera. Dicho y hecho. Los guardias entraron y de momento el panorama cambió, aunque solo fuera por miedo. Repito que no me considero anti demócrata y que aborrezco todas las dictaduras, pero, siendo sinceros y objetivos, aquel aviso, inaceptable en las formas, tuvo efectos positivos.

¿En qué se parece el panorama político de hoy al de 1981? Sin duda son otros tiempos y otro contexto diferente. Hoy no tendría sentido ninguno una acción semejante, pero también existe el peligro de un nuevo golpismo, no protagonizado por las fuerzas armadas, sino a través de las urnas, produciendo la entrada en el Congreso de fuerzas golpistas y populistas deseosas de acabar con lo conseguido en la modélica transición de 1978. De ninguna manera deseamos que triunfen, pero probablemente debamos agradecer su existencia, si consiguen que los otros vuelvan a la sensatez y a la cordura y dejen de pelearse y dividirse entre ellos olvidando los graves problemas que tiene España en este momento, antes de que triunfe el golpismo chavist
Volver arriba

Newsletter