Publicidad
"Un niño aquí da la vida; es el juguete"

"Un niño aquí da la vida; es el juguete"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Estefanía Niño | 25/09/2022 A A
Imprimir
"Un niño aquí da la vida; es el juguete"
Comarcas Villanueva de Omaña da la bienvenida a Manuel, el primer bebé en unas cuatro décadas
En unos tiempos en los que la despoblación y el envejecimiento del mundo rural marcan el día a día, el nacimiento de un niño es una noticia más que bien recibida. Éste es el caso de la localidad de Villanueva de Omaña, un pequeño pueblo del municipio de Murias de Paredes, dónde el nacimiento de Manuel ha sido toda una ‘revolución’. No es para menos, en este pueblo montañés no se registraba un nacimiento desde hace unas cuatro décadas. Manuel no llega con una pan bajo el brazo, como suele decirse, sino con muchas esperanzas para el renacer los pueblos.

Desde el Ayuntamiento de Murias se recibía con mucha ilusión a este nuevo vecino, el más joven, explicando en un comunicado de prensa que «por segunda vez, este mismo año, el Ayuntamiento de Murias de Paredes celebra la llegada de un bebé a uno de los 15 pueblos pertenecientes al mismo». Este jueves los orgullosos papás de Manuel, Lorena y Manolo, no dudaron en acudir a presentarlo oficialmente, y fueron recibidos por la alcaldesa, Mari Carmen Mallo, que tras felicitarlos, agradeció el gesto y la decisión que tomaron en su día de echar raíces en esta localidad omañesa. «Enhorabuena Lorena y Manolo por este regalo que hoy habéis querido compartir y bienvenido Manuel a esta casa que siempre será la tuya». La regidora, firme defensora del medio rural, señalaba que «esto sí es desarrollo rural. El desarrollo rural se produce siempre y cuando podamos apoyarlos».

Abrumados, pero felices

Lorena y Manolo son una pareja joven, sencilla, tímida, que ha visto cómo el nacimiento de su retoño se ha convertido en un todo un acontecimiento mediático. «Estamos contentos pero abrumados. Somos tímidos y salir de repente en la prensa, aunque sea por una noticia tan buena, nos da un poco de vergüenza», confesaba Lorena en declaraciones a La Nueva Crónica.

Un nuevo miembro para esta joven familia unida por un flechazo, y es que Lorena cambió su Madrid natal por Omaña Alta por amor. Así, explicaba que su pareja es de allí, pero que ella nació y se crió en Madrid. Los lazos paternos la unían al municipio de Murias, y la vida hizo el resto: «Vine, me enamoré, y aquí nos quedamos». Ahora, emprenden juntos un proyecto de familia, un nuevo capitulo en sus vidas.

La llegada del pequeño Manuel ha cambiado el día a día de Villanueva de Omaña abriendo una nueva esperanza, una nueva generación. Sangre joven, y nunca mejor dicho, para esta pequeña población de montaña que según los datos de Instituto Nacional de Estadística, cerró en año 2021 con 30 habitantes censados. Para los vecinos, esta llegada ha sido una bendición. «Están encantados, el niño es el juguete de todos. La verdad es que el embarazo todo el mundo se ha volcado, sales con el carrito y todos paran para verlo, dar la enhorabuena… Un niño aquí, con una población tan envejecida, da la vida», señalaba la joven madre.

El padrón crece


El nacimiento de Manuel no ha sido el único de este año en el municipio que, en el mes de mayo, recibía con ilusión otro mediático alumbramiento: el de Benjamín en la localidad de Vegapujín. Elisa y Ángel también presentaban a su pequeño en el Ayuntamiento de Murias de Paredes, y es que Benjamín ha sido el primer niño en el pueblo en los últimos 43 años.

Tras unas cuatro décadas sin registrarse nacimientos ni en Villanueva de Omaña, ni en Vegapujín, dos jóvenes parejas han roto la estadística trayendo de nuevo niños a sus pueblos. Murias de Paredes, que cerraba el año 2021 con 367 habitantes censados en sus 15 pueblos según los datos oficiales, ha visto como el padrón ha crecido este 2022 con las llegadas de Manuel y Benjamín. Ahora, resta criarlos con salud, y que sigan echando raíces en sus pueblos.
Volver arriba
Newsletter