Publicidad
Un mapa oficial para localizar las 111 fosas comunes de León

Un mapa oficial para localizar las 111 fosas comunes de León

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Cristina Centeno | 09/08/2022 A A
Imprimir
Un mapa oficial para localizar las 111 fosas comunes de León
Sociedad Un estudio recoge que casi la mitad de ellas, un total de 50, no han sido intervenidas o los sondeos para localizarlas fueron fallidos
La provincia de León cuenta con 111 fosas comunes documentadas y correspondientes a la Guerra Civil y a la represión franquista. Así lo refleja el mapa publicado recientemente por la Junta de Castilla y León tras una investigación encargada a la Universidad de Burgos y elaborada por los antropólogos Ignacio Fernández de Mata y Juan Montero Gutiérrez. Aunque «son muchas más», alerta el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva.

La publicación cumple con el Decreto de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León de 2018, que apunta la necesidad de recoger en un mapa autonómico los puntos en los que hay constancia de la existencia de fosas comunes, ya hayan sido intervenidas o no. El estudio agrupa por provincias los enterramientos y trata de detallar el número de víctimas o la metodología de las ejecuciones, entre otros. Los investigadores aseguran que será «de gran ayuda» para avanzar en un censo de víctimas de la represión.

En el caso de las 111 fosas que han logrado documentar en la provincia de León, cabe destacar que 50 de ellas todavía no han sido localizadas o los sondeos realizados no han conseguido encontrar ningún indicio, mientras que las 61 restantes ya han sido intervenidas y en ellas se han recuperado 227 cuerpos.

La publicación distingue tres intervenciones diferenciadas. La primera, los traslados al Valle de los Caídos que se realizaron durante la etapa franquista (entre 1959 y 1974) y que afectaron a ocho fosas en la provincia. En segundo lugar se encuentran las exhumaciones realizadas por particulares, de las que solo se contabiliza un enterramiento en León. Por último, se encuentran las exhumaciones científicas, que la provincia lidera a nivel autonómico y que han llegado ya a 52 fosas comunes, logrando recuperar 187 cuerpos. La mayoría de ellas se han ejecutado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que también es responsable de trabajos en otras provincias de la comunidad, especialmente en Burgos.

Los últimos trabajos en territorio leonés se realizaron el pasado mes de febrero en Villadangos, donde se encuentran los restos de 78 represaliados. Precisamente el estudio concluyó en enero, por lo que esta fosa aparece todavía como no intervenida.

En el análisis pormenorizado, la investigación detalla no solo la localidad en la que se encuentran, también el paraje. Además, un documento de Excel indica las coordenadas, la información catastral, a quién corresponde la propiedad del terreno en el que se encuentra la fosa o qué utilidad tiene (forestal, agrícola, funeraria o urbana).

Junto a la ubicación (en caso de conocerse) y los detalles del terreno en el que se localiza la fosa, también se detalla quien fue el bando represor, en la mayoría de los casos el sublevado, y qué práctica se utilizó. La práctica más extendida fueron las ejecuciones extrajudiciales a través del conocido ‘paseo’, aunque también se registran casos de ‘sacas’ o fusilamientos por sentencia. Además, en todas las exhumaciones de víctimas de la represión la causa que ha motivado la intervención ha sido la demanda familiar.

Algunos ejemplos

Las primeras exhumaciones de fosas de represaliados del Franquismo en la provincia de León fueron a principios de este siglo. En el año 2000 y gracias al trabajo de familiares de las víctimas se lograron recuperar los cuerpos de los ‘13 de Priaranza’. Fue precisamente a raíz de esa exhumación cuando nace la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, promotora y ejecutora a partir de entonces de la gran mayoría de excavaciones. El año siguiente se recuperaron cuatro cuerpos en Fresnedo y en 2002, siete en Piedrafita de Babia, cinco en Cabañas de la Dornilla y otro más en Onamio.

El trabajo no ha parado desde entonces, con intervenciones destacadas como la del Arroyo de Valdemuza de Izagre en 2008, donde se recuperaron diez cuerpos. Ese mismo año, fueron exhumados los restos de doce ‘paseados’ que fueron asesinados en la curva de Magaz de Abajo. Más de diez víctimas se recuperaron también en la localidad de Santa Lucía de Gordón en unos trabajos más recientes, que se llevaron a cabo en 2019.

Antes de todo ello, el mapa publicado por la Junta recuerda los trece cuerpos recuperados por el Greim de la Guardia Civil en el Pozo Grajero de Lario, un paraje cuyo nombre utiliza otra asociación de la provincia que apoya la recuperación de los restos de víctimas de la represión franquista.

Sin localizar

Pocos datos hay, sin embargo, de las fosas comunes que el mapa distribuye en la provincia pero que todavía no han sido intervenidas ni exhumadas. Son un total de 50, aunque en 18 de ellas sí que se han realizado sondeos previos que no han arrojado resultados. Entre ellas se encuentra la situada en el cementerio de Villadangos, intervenida este mismo año, pero también otras en las que ni siquiera se sabe cuántas víctimas hay, como las del puerto de Leitariegos, Palacios del Sil, Valverde de la Virgen, Carrocera o Astorga, entre otros lugares.

La gran mayoría de víctimas de la represión sin localizar se encontrarían, según el estudio, en los cementerio de León capital y Ponferrada, donde podría haber más de un millar de cuerpos.
Volver arriba
Newsletter