Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Un joven se enfrenta a cuatro años de cárcel por robar tres tangas de un tendedero

Un joven se enfrenta a cuatro años de cárcel por robar tres tangas de un tendedero

CYL IR

Ampliar imagen
ABC.es | 06/06/2019 A A
Imprimir
Un joven se enfrenta a cuatro años de cárcel por robar tres tangas de un tendedero
Sucesos Está acusado de delito continuado de robo con fuerza por saltar tres días a un balcón y hacerse en cada uno de ellos con una pieza de ropa íntima
Cuatro años de prisión es la condena a la que se enfrenta un varón de 27 años, Samuel B.R, que será juzgado en Valladolid la próxima semana acusado del robo de tres tangas en una vivienda de Peñafiel.

El peculiar juicio se celebrará el próximo martes 11 de junio en el Juzgado de lo Penal número 3 de la capital, donde, con carácter provisional, la acusación pública acude con un calificación en la que al inquilino del banquillo se le imputa un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en casa habitada y, por ello, podría ser condenado a una pena de cuatro años de prisión, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Además, la petición incluye la prohibición de aproximarse al domicilio de la víctima a una distancia de 200 metros durante un periodo de cinco años, junto con el abono de una indemnización para sufragar el valor de las tres bragas, que no han sido recuperadas.

Los hechos objetos de esta causa se remontan a la madrugada de los días 3, 7 y 10 de septiembre de 2018, fechas en las que el acusado, «con la intención de obtener un inmediato e ilícito beneficio patrimonial», se dirigió a una vivienda situada en Peñafiel y, tras saltar el muro perimetral de ladrillo y una verja de una altura de 1,75 metros que rodea la casa, accedió al interior de la misma.

Una vez en la parcela, subió las escaleras que dan acceso a la primera planta desde el patio-jardín, entró en el balcón donde se hallaba el tendero y se apoderó en cada uno de los tres días de un tanguita perteneciente a la hija de la propietaria.

No ha trascendido el motivo que llevó al acusado a buscar su botín en el tendedero de la casa, en lugar de apoderarse de otros efectos mucho más lucrativos, pero sí que la plena identificación de Samuel como autor del ilícito se produjo gracias a las cámaras de seguridad de la vivienda en las que se le ve hacerse con las prendas íntimas que pueden llevarle ahora a pasar cuatro años entre rejas.
Volver arriba
Newsletter