Publicidad
"Un invierno como este nunca lo vi, y tengo vistos muchos"

"Un invierno como este nunca lo vi, y tengo vistos muchos"

ACTUALIDAD IR

Santos celebró sus 102 años como más le gusta, jugando la partida de tute e invitando a las visitas a su casa en Valverdín, que no fueron pocas. | PEIO GARCÍA / ICAL Ampliar imagen Santos celebró sus 102 años como más le gusta, jugando la partida de tute e invitando a las visitas a su casa en Valverdín, que no fueron pocas. | PEIO GARCÍA / ICAL
Fulgencio Fernández | 29/05/2022 A A
Imprimir
"Un invierno como este nunca lo vi, y tengo vistos muchos"
Historia de la semana Santos, el abuelo de los Argüellos, celebró sus 102 años haciendo lo que más le gusta, jugar la partida y hablando
Santos, que además del abuelo de los Argüellos es uno de esos personajes entrañables que todo el mundo quiere, celebró su 102 cumpleaños haciendo todo lo que más le gusta: Levantándose tarde, fumando un cigarrín, tomando un vino, jugando la partida e invitando a todos los que pasaron a verlo por su casa de Valverdín, que no fueron pocos. "Saca algo de comer a esta gente. Y la tarta. El vino está aquí o ¿quieren otra cosa?", le repite a Nieves, su sobrina, que sonríe, siempre sonríe con las cosas de Santos. Y después se las hace.

Si quieres te explica cada paso. Se levanta tarde porque bastante madrugó toda la vida y no tiene nada que hacer. Un vinín es saludable y más si lo tomas con algún amigo. El tute...
Lo que no ha perdido Santos es la capacidad de asombrarse por llegar al siglo de vida. En su 101 cumpleaños le causaba asombro "toda esta cosa del Covid, las mascarillas, yo nunca había imaginado una cosa así ¿Qué será esto y en qué parará?", se preguntaba entonces con preocupación el centenario aunque, matizaba: "Yo, lo mío ya lo tengo hecho, pero ¿qué vendrá?".

Y ahora, que parece camino de superarse "aquello de la pandemia", hay otro asunto que le llama la atención y te comenta como inicio de la conversación. "Vaya día de sol. Yo un invierno como éste que hemos pasado no lo había visto jamás... y mira que ya tengo vistos inviernos". Dice con sonrisa pícara la frase de que tiene vistos muchos inviernos, pues ya son nada menos que 102 y, pese a ello, le sorprende este que pasó. "¿Se puede llamar invierno a un año que no nieva? Yo pienso que no".

Tendrá razón. Siempre la tiene.
Volver arriba
Newsletter