Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Viernes, 22 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Un hostelero reconoce "sin ningún problema, que sí, me he forrado"

Un hostelero reconoce "sin ningún problema, que sí, me he forrado"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
G. Blanco | 10/07/2015 A A
Imprimir
Un hostelero reconoce "sin ningún problema, que sí, me he forrado"
La Nueva Contra Crónica El propietario de un bar de tapas en el Húmedo afirma que le parecen "bien" todas las iniciativas ciudadanas a pesar de que no sean en las inmediaciones de su local
"Yo lo reconozco sin ningún tipo de problema porque, además, es verdad: me he forrado". Con estas palabras el regente de un bar de tapas en el Barrio Húmedo de León reconoce desde un punto de vista de economía neoliberal haber hecho un buen negocio con su local.

Un mensaje inédito hasta la fecha y que todos los expertos y analistas, no sólo del Barrio Húmedo, sino también de la zona del Cid y hasta de San Mamés y la avenida Pendón de Baeza, apuntan como un nuevo discurso de la Hostelería en sus relaciones institucionales, comparable al cambio de rumbo de la Iglesia en el Concilio de Trento o las disculpas del rey Juan Carlos por sus viajes a Botsuana.

Además, el hostelero reconoce que no siente una violación de la competencia en las medidas ciudadanas o del ayuntamiento que llevan a los consumidores a otras zonas de la ciudad. "En mi pueblo la Comisión de Fiestas también montamos una tasca en la plaza y el del bar no se pone de ninguna manera", abunda en la cuestión.

Por motivos de seguridad, este magnate pide ocultar su identidad. Tiene miedo a las represalias, ya que hasta ahora "y no es por fardar" nadie ha reconocido que se hace dinero con los bares. "Ahora, también se trabaja", aclara.

No obstante, recuerda también los tiempos en los que los cortos costaban veinte duros o cuando los bares no parecían "tiendas de Adolfo Domínguez".

Un hostelero que se define como "valiente" y que espera que su discurso cunda imagen y empiecen a escucharse "voces más amables" que apuestan por "modernizar" la oferta pensando también "en los de toda la vida, no sólo en los turistas" porque al final, dice, "esto es un negocio para todos".
Volver arriba
Newsletter