Publicidad
Un guion para "reabrir" el Emperador

Un guion para "reabrir" el Emperador

ACTUALIDAD IR

Imagen del interior del Teatro Emperador antes de que bajase indefinidamente el telón hace casi 16 años. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Imagen del interior del Teatro Emperador antes de que bajase indefinidamente el telón hace casi 16 años. | MAURICIO PEÑA
Alfonso Martínez | 24/05/2022 A A
Imprimir
Un guion para "reabrir" el Emperador
Municipal El estudio de viabilidad de la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España cifra la inversión en tres millones y ve necesario coordinar más la oferta cultural
Este miércoles puede ser un día clave para el Teatro Emperador. Será justo a mediodía cuando los leoneses estén llamados a concentrarse en su puerta principal para exigir la rehabilitación y reapertura de un recinto que fue epicentro de la actividad cultural de la ciudad entre el 22 de septiembre de 1951, cuando se inauguró con la fastuosa revista ‘Sueños de Viena’, hasta el 31 de octubre de 2006, cuando cerró sus puertas con la proyección de la película ‘Cinema Paradiso’.

Se trata de una iniciativa de la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España (AMIThE), cuyos responsables se reunirán previamente con el alcalde de León, José Antonio Diez, para conocer el estado de las conversaciones con el Ministerio de Cultura –propietario del Emperador desde el año 2008– en aras a definir un proyecto que ponga fin a su cierre.

El objetivo de la concentración pasa por exigir la puesta en valor del inmueble, ubicado en pleno centro de la capital leonesa y considerado como parte importante del patrimonio histórico de la arquitectura teatral española. «De esta forma, se podría recuperar la memoria colectiva de los ciudadanos de León y el Emperador se convertiría además en un gran centro escénico y cultural del siglo XXI», explica el arquitecto leonés Alejandro Conty Vidal, integrante de AMIThE.

Durante el acto, se procederá a la lectura de una declaración de apoyo de la asociación, que lleva dos décadas velando por la protección y recuperación de estos inmuebles como una parte fundamental de nuestro patrimonio cultural. Conty Vidal considera que la sociedad leonesa debe dar un «primer paso» para sacar de la «paralización casi total» el proyecto y defiende con firmeza que la recuperación del Teatro Emperador es totalmente «viable».

Es por eso que desde AMIThE han elaborado un informe técnico que le presentarán al alcalde de León y que pretende aportar propuestas para la rehabilitación y posterior gestión del Emperador con el fin de que pueda integrarse de manera sostenible en la red de espacios culturales de la capital.

En cuanto a las obras indispensables para poder reabrir el teatro, el informe establece que supondrían una inversión ligeramente superior a tres millones de euros. Las intervenciones se centrarían en primer lugar en la envolvente del edificio, principalmente en la cubierta de la sala. Mientras, en materia de accesibilidad, sería necesaria la supresión de barreras arquitectónicas, la adecuación de escaleras e instalación de ascensores y la adaptación de los aseos y de la propia sala con espacios específicos e itinerarios para personas con discapacidad).

El informe incluye también la sectorización y evacuación de las zonas de público, así como la adecuación y dotación de camerinos, aseos, vestuarios y salas técnicas o de instalaciones.

También serían necesarias diversas intervenciones en el foso de los músicos (adecuación de acceso), en el escenario (reparación estructural y reposición del plano de suelo) y en la denominada torre escénica.

A todo ello se une la necesaria actualización que habrá de acometerse en las instalaciones generales del edificio: detección y extinción de incendios, electricidad, iluminación, megafonía, ventilación, climatización y seguridad (control de accesos, detección y alarma), según el informe de la asociación.

El catálogo de inversiones incluye además la limpieza, reparación o renovación de revestimientos, acabados interiores y mobiliario, así como del equipamiento escénico existente (telas y mecanismos del escenario, como luces, sonido y proyección).

Las actuaciones incluidas en el informe de AMIThE concluyen con las referidas al exterior del edificio: urbanización del entorno, adecuación de accesos y marquesinas, iluminación y señalización y canalización de tendidos eléctricos y de telecomunicaciones existentes en la fachada).

Este miércoles a mediodía será la concentración para pedir la rehabilitación y reapertura del teatroAdemás, la propuesta de reforma prevé clausurar el segundo anfiteatro por motivos de seguridad y de visibilidad. Y también prevé adecuar el patio de butacas y el primer anfiteatro, incorporando nueve plazas para personas que deban desplazarse en ruedas en distintas zonas del aforo. Con esta reforma se pasa de 1.173 localidades a 788.

Más allá de la inversión en poner al día el teatro, el documento técnico defiende que el Emperador ayudaría a conformar un conjunto equilibrado de salas escénicas, ocupando un lugar privilegiado no solo por su ubicación en la ciudad, sino por su historia y sus características patrimoniales. Es por eso que consideran que el acondicionamiento físico del equipamiento debe acompañarse de la puesta en marcha de un modelo de gestión de públicos que integre todo el sistema escénico de la ciudad.

En este sentido, consideran que León cuenta con una programación cultural notable, especialmente en música, pero lamentan que no haya una planificación lógica que le dé estabilidad y que no estén cubiertas todas las ramas de una manera equilibrada. «Hay un cierto déficit de infraestructuras escénicas, especialmente para sostener una programación de medio y gran formato», concluyen los técnicos.

El informe aporta datos de un estudio llevado a cabo en 27 municipios similares a León y que cifra la oferta de espacios escénicos en una media de 11,85 localidades por cada 1.000 habitantes. Sin el Teatro Emperador, la capital leonesa se queda en 10,5 butacas por cada 1.000 habitantes y con su reapertura alcanzaría las 17,9. «Su puesta en funcionamiento situaría a la ciudad en una zona intermedia entre el aforo básico y el aforo óptimo, que sería de 23,7 localidades por cada 100.000 habitantes, con la posibilidad de progresar hasta esta ratio en función del desarrollo de la demanda», argumentan los técnicos de la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España.

El estudio de viabilidad considera que el sistema escénico de la ciudad debería contar con un espacio con especialización funcional para la música y la danza. Sería en este caso el Auditorio, ya que cuenta con un escenario amplio para ubicar a una orquesta sinfónica y acoger espectáculos de artes en movimiento con una buena visibilidad desde el patio de butacas.

El segundo eje de ese sistema sería un espacio especializado en las artes de la escena, que se basan en un texto y requieren una mayor proximidad de los espectadores. Es el caso del teatro, la ópera y la zarzuela. Es en este punto donde los técnicos consideran que el Teatro Emperador cumpliría estos requisitos para acoger espectáculos de formato mediano o grande.

En ese sistema escénico estarían también varios espacios de pequeño formato que ofrezcan programaciones estables especializadas destinadas a perfiles de espectadores que buscan espectáculos no comerciales (de autores e intérpretes no mediáticos, de contenido social o especializado, de lenguajes experimentales...). León cuenta con varios espacios de este tipo con programación escénica y musical estable como el Teatro del Albéitar, el de San Francisco, la Sala Eutherpe, el Auditorio Ángel Barja, Espacio Vías, el centro Cívico León Oeste o el salón de actos del Colegio Oficial de Arquitectos de León (Coal).

Es preciso destacar que el sistema se completaría finalmente con las infraestructura polivalentes de gran capacidad que pueden albergar ocasionalmente grandes eventos y que tenga un aforo superior al de los espacios citados hasta ahora. Sería el caso del Palacio de los Deportes, la Plaza de Toros, el Palacio de Congresos y Exposiciones

Con todos estos equipamientos sobre la mesa, AMIThE defiende a continuación la imperiosa necesidad de que haya un grado suficiente de coordinación lógica entre ellos. Y ello llevaría a establecer conjuntamente unas líneas de programación y de especialización artística de cada uno de los espacios, además de una estrategia coordinada de comunicación de los eventos.

Para conseguirlo, el informe técnico propone en primer lugar la creación de una Mesa de Coordinación de artes en vivo de la que formen parte todos los programadores y promotores que ofrecen eventos. A ella se uniría una plataforma conjunta de comunicación y gestión de públicos, que generaría economías de escala en la comunicación de la oferta y la venta de entradas.

Otra opción sería constituir una Fundación para la promoción de las Artes Escénicas y Musicales. En ella participarían los titulares públicos y privados de espacios escénicos con programación de interés público para gestionar conjuntamente toda la oferta. En todo caso, cada espacio escénico mantendría la figura de un programador o director artístico que definiría su propuesta de valor de forma coordinada, pero con capacidad de decisión autónoma.

Se propone que acapare las representaciones teatrales, acoja un centro formativo y tenga uso cinematográfico En todo caso, desde la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España, que ha contribuido en los últimos años a la recuperación de espacios como el Palacio de la Música y el Albéniz en Madrid, explican que –a la hora de abordar el modelo de gestión– que es necesario partir de la convicción del valor público de las artes escénicas más allá del que supone para el público asistente. Según algunos expertos, dicho valor público proviene de lo que suponen como legado económico, pero también simbólico a la hora de colaborar en la formación de identidades colectivas y en la cohesión social. Es por eso que desde la asociación consideran que las prácticas escénicas y musicales, no deben regularse exclusivamente por la lógica de mercado, porque sería dejar a las comunidades culturales abandonadas en manos de los principales operadores económicos.

«Hay que definir para la programación escénica y musical un modelo de financiación sostenible en un contexto económico de falta de recursos públicos basado en el equilibrio de tres fuentes de ingresos (de explotación, de mecenazgo y aportaciones del titular), estableciendo un recorrido progresivo a partir del modelo de financiación tradicional basada únicamente en los recursos públicos y evitando la pérdida de calidad y diversidad de los contenidos programados», agregan.

Como la exhibición escénica ocupa un espacio temporal reducido, fundamentalmente en horarios de tarde o noche y los fines de semana, el teatro permanece cerrado gran parte del tiempo. Es por eso que finalmente el informe propone un espacio abierto que funcione durante todo el día y que podría albergar un centro de estudios escénicos donde se podría dar formación a actores, músicos, técnicos, aunque sin olvidar a los niños y los jóvenes.

Además, se podría utilizar como espacio para exposiciones y se plantearía la recuperación como sala cinematográfica, que además de la exhibición convencional, podría albergar presentaciones de películas, conferencias, ciclos de cine alternativos o festivales.
Volver arriba
Newsletter