Publicidad
Un gran rompecabezas para tratar de ajustar el calendario

Un gran rompecabezas para tratar de ajustar el calendario

DEPORTES IR

El Abanca Ademar tiene ante sí un calendario más que saturado. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El Abanca Ademar tiene ante sí un calendario más que saturado. | MAURICIO PEÑA
Jorge Alonso | 23/09/2020 A A
Imprimir
Un gran rompecabezas para tratar de ajustar el calendario
Balonmano / Liga Asobal La Asobal coloca las dos jornadas aplazadas en el inicio de la competición y al Abanca Ademar ya solo le queda libre una fecha en caso de nuevo aplazamiento
Una de las grandes preocupaciones del balonmano nacional en esta temporada que ya ha comenzado es la dificultad para colocar partidos aplazados en caso de positivo por Covid como ya ha ocurrido en el caso de Logroño. Por el momento son dos las jornadas ya aplazadas para el total de los clubes que desde este martes ya tienen fecha para su disputa tras la reorganización del calendario por parte de Asobal.

De esta forma, la primera jornada se disputará el próximo 7 de octubre (6 si la televisión opta por su retransmisión) con un partido clave para el Abanca Ademar, que deberá visitar Irún para medirse al Bidasoa en el partido que tenía que haber abierto la liga. Además, teniendo en cuenta que la jornada 4 en la que los leoneses se midieron a Villa de Aranda se adelantó, queda aún por disputar una jornada 3 que será la última en jugarse la primera vuelta, el próximo 16 de diciembre siendo por tanto la última oportunidad de clasificarse para la Copa Asobal que se celebrará en Santander los días 19 y 20 de ese mismo mes. Además, la jornada 18, la primera de la segunda vuelta que se debía disputar en ese momento, pasará a ser la que abra la competición tras el Mundial de Egipto el 3 de febrero, solo 3 días después de la final.

Si el Ademar debe aplazar algún partido a partir del 13 de octubre, solo podrá recuperarlo desde marzoEl caso es que con estas reubicaciones, al equipo leonés ya solo le queda una fecha libre para disputar cualquier posible partido que pueda aplazarse, la del 13 de octubre, teniendo en cuenta que solo serviría para reubicar alguno de los cuatro próximos partidos (Cuenca, Granollers, Sinfín o el propio de Bidasoa).

Si se diera la circunstancia, para nada descartable, de tener que aplazar algún partido a partir de ese momento y teniendo en cuenta que el 20 de octubre el Abanca Ademar comienza su andadura en la Liga Europea, la próxima fecha libre para poder disputar un partido sería ya el 23 de marzo siempre y cuando haya quedado eliminado de la competición continental.

Y es que a partir de ese inicio de Liga Europea, el conjunto leonés jugará dos partidos por semana hasta ese 20 de diciembre en el que está prevista la Copa Asobal y con la excepción de una semana en noviembre en la que se concentrarán las selecciones nacionales.

Todo el mes de enero queda reservado para la disputa del Mundial y en el regreso de la competición ese 3 de febrero con la disputa de la primera jornada de la segunda vuelta, regresará la vorágine de partidos hasta mediados del mes de marzo también con la excepción de una semana para las selecciones en ese mismo mes.

Una auténtica vorágine de partidos sin margen para recolocar encuentros que supondrá un tremendo dolor de cabeza para hacerlo en caso de afectar a los equipos que disputan competición europea. Este es uno de los motivos por los que se solicitó en su día una competición reducida en dos grupos con menos jornadas que finalmente no salió adelante y que ahora supone todo un problema en caso de previsibles ‘imprevistos’ motivados por el Covid.
Volver arriba
Newsletter