Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Un emigrante de altos vuelos

CULTURASIR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 08/02/2016 A A
Imprimir
Un emigrante de altos vuelos
Sociedad Alejandro Otero del Amo es un ingeniero leonés que tuvo que emigrar al País Vasco. El próximo viernes parte hacia Suecia para trabajar en la Junta Espacial Nacional de Suecia en el desarrollo de un importante proyecto de investigación apadrinado por la Agencia Espacial Europea
Y sin embargo insiste en que vaya donde vaya, ahora a Suecia, «siempre necesitaré regresar a León, respirar el aire de mi Villalfeide, pasear por las Hoces de Vegacervera, subir hasta Cármenes... Eso es irrenunciable».

Lo dice Alejandro Otero del Amo, un joven ingeniero leonés, que estudio su carrera en la Escuela de Ingenieros Industriales de León y después... «pues tuve que emigrar, como tantos otros excelentes investigadores leoneses, en mi caso al País Vasco» .

Estudié en León, pero tuve que emigrar al País Vasco, aquí se cuida a los investigadores Le comento que hace unos días, en una subasta solidaria con proyectos de investigación en León, se habló del triste panorama de los investigadores en España «salvo en el País Vasco, donde no solo no se recortó sino que se aumentó la inversión», explicaba el catedrático e investigador leonés Antonio Vega.

- Es cierto, mi presencia en el País Vasco tiene mucho que ver con eso, aquí se nos cuida a los investigadores, lo que no quita que también tengamos dificultades, nosotros comenzamos nuestros experimentos en un garaje de Donosti.

El proyecto en el que ahora participa el leonés Otero del Amo es «un programa educativo de la Agencia Espacial Europea mediante el cual, para entendernos, te diré que lanzamos ‘un carro’ al espacio lleno de experimentos y uno de ellos es el nuestro, el de un grupo de estudiantes e investigadores del Máster de Ciencia y Tecnología Espacial, que se imparte en la E.T.S. de Ingeniería de Bilbao, entre los que estoy yo», explica el leonés, quien aclara que su proyecto es «un detector de rayos cósmicos que será elevado mediante un globo estratosférico hasta una altura máxima de 30 kilómetros. Durante el ascenso, nuestro detector deberá ser capaz de determinar el número y tipo de rayos cósmicos que lo atraviesan, mientras sobrevive a condiciones de temperatura extremas. El proyecto se llama ACORDE (Altitude COsmic Ray DEtector)».

- Para no liarnos, ¿es muy importante?
- Para no liar a los lectores, te diré que los resultados que obtengamos serán mucho más importantes de lo que incluso imaginamos nosotros.

Mi mundo es la aeronáutica y esto lo hago en ratos libres, por la mañana en Vitoria y a la tarde en Bilbao Buena prueba de ello es que se trata de un proyecto avalado por la Agencia Estatal Europea (ESA) —«que en nuestro campo ya significa mucho»—y se desarrollará en Suecia , para donde parten este mismo viernes cuatro de los participantes en el proyecto, entre ellos el ingeniero leonés, y antes, en diciembre de 2015, presentamos «el diseño conceptual» de nuestro experimento a un panel de expertos de la ESA, DLR (Agencia espacial alemana), SNSB (Agencia espacial sueca), ZARM y SSC. «De los 70 estudiantes de 14 equipos potenciales que competían fueron seleccionados solamente 6, de los cuales el único de España es nuestro ACORDE».

Yahora el siguiente paso es superar el examen del diseño preliminar (PDR) en la base de lanzamiento en Esrange (Suecia), a 200 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico. «Además del examen y apoyo que realizarán los técnicos de las diferentes agencias a nuestros experimentos, los asistentes recibiremos entrenamiento y formación, para llegar con éxito a las siguientes fases y lanzamiento de ACORDE en el próximo globo (Bexus) previsiblemente en 2016».

Estoy muy bien aquí y voy feliz a Suecia, pero seguiré necesitando el aire de Villalfeide Para entender el mundo de los investigadores se podría añadir que Alejandro Otero realmente trabaja en el campo de la aeronáutica pero se sumó a este máster ahora seleccionado y reconocido en sus ratos libres. «Supone un sacrificio importante, por las mañanas trabajo en Vitoria en lo mío, la aeronáutica, y por las tardes tengo que marchar para Bilbao a este proyecto ACORDE».

- ¿Cómo se aguanta tanto esfuerzo?
- Regresando a Villalfeide, al aire de la montaña del Torío.
Si él lo dice.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle