Publicidad
Un día dedicado a la geología leonesa

Un día dedicado a la geología leonesa

ACTUALIDAD IR

Las Torcas de Barrientos componen un paisaje con muy interesantes implicaciones geológicas y de mucha belleza. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Las Torcas de Barrientos componen un paisaje con muy interesantes implicaciones geológicas y de mucha belleza. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 31/05/2022 A A
Imprimir
Un día dedicado a la geología leonesa
Universidad Un equipo de profesores y geólogos organiza con éxito en la provincia la jornada de Geología, que este año se ha desplazado a las Torcas de Barrientos
Geolodía es una actividad que se convoca anualmente en diferentes provincias del territorio nacional y se dedica a conocer in situ diferentes aspectos geológicos de un lugar especial elegido por los organizadores. En la provincia de León un equipo de profesores, geólogos y colaboradores lo organiza cada año siendo desde hace tiempo, cuando se ha podido llevar a cabo un éxito total de participantes que han quedado muy satisfechos con las actividades propuestas y realizadas

Una de las personas que lleva la Organización es Esperanza Fernández, geóloga (doctora en Geología por la Universidad de Oviedo) y profesora titular de la ULE.

– ¿Qué representa el Geolodía en el ámbito nacional?
– Bueno, tengo que admitir que la Geología no es una disciplina con buena prensa. Para muchas personas está relacionada con la extracción de recursos como rocas y minerales que, en muchos casos, dejan heridas profundas en nuestros paisajes. Para otras, es una palabra ligada a largas horas de aburrimiento en la enseñanza secundaria, intentando diferenciar 'piedras' o minerales que son poco atractivos para quien no sabe leer en ellos. Sin embargo, para quienes hemos estudiado Geología el significado es muy diferente. Es una forma de mirar el mundo que lo hace más rico y comprensible. Son conocimientos que te permiten apreciar más los paisajes naturales, pero también las rocas de los monumentos o comprender la historia de una región. Y es también una capacidad de viajar a otros mundos. Te pondré un ejemplo. Para la mayoría de las personas, la palabra carbón está ligada a un material negro, valioso como fuente de energía y cuya extracción está vinculada a una forma de vida. Pero a mi, esta palabra me traslada a un bosque muy húmedo y cálido, formado por árboles gigantescos y habitado por criaturas extrañas que merodean por zonas pantanosas. Un mundo que ya no existe pero que fue el nuestro alguna vez.

–¿Qué grupos o entidades organizan el Geolodía en nuestra provincia?
–Los primeros años, el Geolodía de León estaba organizado por la Asociación Mineralógica Aragonito Azul. Pero hace ya años, desde el 2011 comenzamos a organizarlo, si bien de forma intermitente, por la Universidad de León, Y algún año se han encargado profesores de la Universidad de Salamanca. En estos momentos somos profesores de la ULE, de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales y de la Escuela Superior y Técnica de Ingenieros de Minas quienes nos encargamos de la organización. En ocasiones con ayuda de profesionales de otras entidades como el Instituto Geológico y Minero de España, que tiene una oficina en León. En realidad, los organizadores del Geolodía en cada provincia no están designados. Cualquier grupo de personas vinculadas a la Geología puede presentar una propuesta ante la Sociedad Geológica de España. Si finalmente hay varias candidaturas, se elige una de ellas pero lo usual es que se intenten unificar o repartir en diferentes años.

– ¿Qué objetivos tratáis de conseguir?
– El objetivo es muy claro: transmitir, a todas las personas interesadas, la visión del planeta que tenemos quienes trabajamos en geología. Mostrar cómo leemos las rocas, qué nos cuentan en determinados lugares, qué tipo de observaciones nos permiten reconocer ciertos procesos, por qué una roca o una peña son especiales… De alguna forma, la idea es mostrar que la Geología no es la ciencia aburrida de la que hablaba antes y que, con un poco de observación y algo de sentido común, es posible entender mucho más del mundo natural (y a veces del cultural) que nos rodea. En resumen, el objetivo es acabar con el mito de que la Geología es una ciencia aburrida y muy alejada de nuestra vida, y mostrar por qué motivo no lo es. Y, de paso, disfrutar de un día de campo con gente que tiene ganas de aprender, claro.

– ¿Cómo se organizan los eventos de ese día en la provincia de León?
– La organización del Geolodía lleva un trabajo oculto bastante intenso. Hay que seleccionar un lugar, buscar información sobre el mismo, diseñar una ruta y escribir un pequeño folleto que luego se entrega impreso a las personas asistentes, pero que puede descargarse, en cualquier momento, de la web del Geolodía (geolodia.es). Además hay que lanzar la información y gestionar las inscripciones. Y, en función del lugar, buscar ayuda económica de administraciones y entidades locales, que nos suelen apoyar con autobuses (como la Diputación de León, que todos los años nos cede su autobús turístico; o este año el Ayuntamiento de La Bañeza) o bien ofreciéndonos un refrigerio (caso del Ayuntamiento de Valderrey y la Junta Vecinal de Barrientos este año).

– A lo largo de los años ha habido varios emplazamientos ¿Cómo se seleccionan?
– En realidad no hay una forma única de selección aunque los lugares siempre tienen que tener algunos requisitos: que sean accesibles para familias con niños, que se tenga conocimiento geológico del lugar, que las rutas con muchas personas no supongan una actividad perjudicial para el medio ambiente … Aparte de esto, la selección obedece a distintos criterios. Por ejemplo, en el año 2018 se celebró el 100 aniversario de la creación de los primeros parques nacionales españoles, así que decidimos visitar los Picos de Europa. En el año 2019, la organización nacional apenas consiguió ayuda económica, así que organizamos una ruta por La Candamia, un lugar que no requería del alquiler de autobuses. En el año 2020, la Junta Vecinal de Barrientos y el Ayuntamiento de Valderrey nos solicitaron hacerlo en las Torcas, un sitio que nosotros habíamos incluido en el inventario de Lugares de Interés Geológico de la provincia. Como no se pudo hacer salida por estar confinados, se ralizó este año. Y en el año 2021, cuando aún existían restricciones para salir al campo, lo celebramos en la preciosa cueva de Llamazares, un lugar también de interés provincial en el que llevamos trabajando unos pocos años y del que hicimos un vídeo.

– Tras varios años sin actividad en 2022 vuelve el geolodía ¿Qué ha representado para la organización y cómo lo han recibido los leoneses?
– En realidad, en los dos años marcados por la pandemia, el Geolodía en León ha seguido celebrándose. El primer año, con un vídeo realizado desde nuestras casas en pleno confinamiento y con algunas imágenes de dron que nuestro compañero Javier Fernández Lozano tenía previamente grabadas. Ahora veo este vídeo, y me parece increíble que nos pusiéramos a hacerlo en aquellos momentos de desesperación, cuando todos aprendimos a hablar a través de pantallas. Y en el año 2021 hicimos también un vídeo sobre la cueva de Llamazares. Ambos se pueden ver en YouTube y en la web del Geolodía (geolodia.es). Lo que sí que ha ocurrido este año es que hemos vuelto al 'campo' es decir, al lugar en el que la Geología tiene un sentido más real, más intenso. Como siempre digo a mis alumnos 'la geología se aprende en el campo'. Ha sido un año extraño porque la ruta ya estaba preparada dos años antes, aunque todo el equipo organizador acudió a prepararla de nuevo una semana antes del Geolodía. La acogida por parte de los leoneses ha sido espectacular, y lo cierto es que no nos lo esperábamos. Además, apenas hicimos publicidad y en algún momento temimos no tener público porque en esas fechas la provincia ofrecía actividades alternativas muy interesantes. Finalmente, se apuntaron unas 350 personas y tuvimos que dejar fuera de la actividad a unas 100, ya que no teníamos suficientes monitores ni tiempo para hacer muchos grupos.

– ¿Qué peculiaridades tienen las Torcas o Cárcavas de Barrientos para haber sido seleccionadas entre todos los elementos geológicos existentes en nuestra provincia?
– Como ya he comentado, un lugar no tiene que tener una gran importancia científica para ser elegido. Para empezar, al ser cárcavas, las Torcas de Barrientos muestran la roca desnuda y, por este motivo, actúan como una especie de ventana al pasado, un lugar que los geólogos podemos 'leer' para conocer la historia geológica no solo de Barrientos sino de gran parte de la comarca. En segundo lugar, las Torcas nos enseñan que la geología no es algo del pasado, sino que nuestro planeta es dinámico y aquí se ve el dinamismo con la formación de las propias cárcavas y la influencia de las actividades humanas en su formación y desarrollo. Pero, sobre todo, en el entorno de Barrientos (y de otras localidades próximas) la geología ha jugado un papel muy importante en la historia de este territorio. Son las peculiaridades geológicas las que convirtieron a esta zona en un lugar ocupado por sucesivos grupos humanos. De algunos de ellos, como los que construyeron castros o vivieron en aldeas medievales, nos han quedado diversas evidencias. Es también un lugar en el posiblemente se explotó oro durante la época romana y, más recientemente, los materiales que forman las Torcas han sido utilizados para fabricar ladrillos y tejas. Es decir, que estas Torcas son un claro ejemplo de cómo la geología de un lugar determina, en gran medida, la historia y las oportunidades de desarrollo socioeconómico del mismo.

–¿Cómo ha resultado la experiencia de ese día (participación, interés, interacciones…) y qué conclusiones habéis sacado para próximas ediciones?
– Yo diría que ha sido una experiencia muy gratificante por varios motivos: la gran acogida que ha tenido, la actitud positiva y muy respetuosa de las personas asistentes, el interés que hemos percibido, las preguntas y los agradecimientos continuos, y el buen ambiente general que hubo, a pesar de que fue un día de bastante calor y en algunos momentos las sombras escaseaban. Fue también muy agradable encontrarnos con viejos conocidos: personas que repiten cada año la experiencia Geolodía, y antiguos alumnos de la universidad. Pero, si tengo que destacar algo de este año, es la estrecha relación que ha habido con la gente de Valderrey en general y de Barrientos en particular. Varios de ellos, como Noelia o Mari Luz, se implicaron plenamente en la preparación de la actividad y nos ayudaron de muchas formas para que la salida fuera un éxito. Y, desde luego, muchas personas de la zona disfrutaron de la ruta. Esta estrecha interacción con la población local ha enriquecido de forma extraordinaria la experiencia y, si nos es posible, intentaremos fomentarla en las próximas ediciones del Geolodía.
Volver arriba
Newsletter