Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Un comienzo incierto para la temporada de pesca en León

Un comienzo incierto para la temporada de pesca en León

ESPECIALES IR

Un joven pescador con una preciosa captura en un río de León. | R.P.N. Ampliar imagen Un joven pescador con una preciosa captura en un río de León. | R.P.N.
Rodrigo Prado Núñez | 26/04/2019 A A
Imprimir
Un comienzo incierto para la temporada de pesca en León
Pesca Los caudales a la baja salvo la última semana han complicado la pesca entre los aficionados confiando en mejores días
La temporada 2019 ha comenzado con pocas capturas y solamente han obtenido buenos resultados algunos afortunados pescando en aguas acotadas. En cuatro días completamos un mes de veda abierta y la tónica general ha sido la escasez de capturas. Los ríos muy bajos en un principio, por casi todos los valles, hicieron que los primeros días resultaran regulares en cuanto a capturas, si bien en alguno de los cotos se consiguieron algunas truchas de buen tamaño, pero el titular para las dos primeras semanas bien puede ser; Caudales bajos, aguas heladoras y pocas capturas.

Un buen resumen del inicio de la temporada sería el de caudales bajos, aguas heladoras y pocas capturasTranscurridos los primeros días de la apertura de la veda podemos manifestar que, en términos generales, nuestros ríos con caudales a la baja, a excepción de esta última semana, y con aguas heladoras no están siendo generosos y salvo excepciones se está pescando mal y en algunos muy mal. La poca actividad de las truchas, a pesar de que se han visto buenas eclosiones de insectos, dificulta mucho su pesca. Las apariciones de efémeras y pardones se pueden observar en las horas del mediodía, sobre todo en los ríos del Bierzo y del sur de la provincia, pero no se ven cebadas en superficie y es por esto que se está pescando, menos mal, con mosca ahogada, ninfas y cucharillas, también a cebo en las aguas que esta permitido. La mosca seca sigue a la espera, si bien es cierto que los comienzos de temporada no suelen ser buenos para esta modalidad en los ríos de nuestra provincia.

Esta pasada Semana Santa los ríos se llenaron de pescadores de aquí y de allá, pero pocos cumplieron sus expectativas y algunos cosecharon su primer ‘bolo’ de la temporada. El cambio del tiempo, con lluvias, nieve y deshielo, enturbiaron las aguas de casi todos los ríos y aumentaron el desaliento entre los aficionados. Pero como en esto de la pesca siempre hay excepciones es de destacar que, dentro los ríos más importantes de nuestra provincia, el Órbigo es el que mejor comportamiento está teniendo, también el Valcarcel y Boeza en el Bierzo están a la altura de sus posibilidades.

La esperanza nunca se pierde, esperamos que más pronto que tarde las aguas vuelvan a su cauce, la actividad en el río quebrante esa pasividad y empiece la diversión. El pescador seguirá buscando ese ser tan preciado con sus señuelos dentro de la legalidad y a buen seguro que la recompensa llegará. El peor día de pesca supera con creces al mejor día de trabajo.
Volver arriba
Newsletter