Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

¿Un cartel electoral?

A LA CONTRAIR

Ampliar imagen
| 22/05/2015 A A
Imprimir
¿Un cartel electoral?
¡Quieto, lector!, no te vayas todavía, no abandones cansado, no es lo que piensas. Y si lo razonas me darás la razón.

Ya sé que la primera sospecha fue que se trataba de otro cartel electoral, de alguna campaña de un candidato que coloca sus dedos en postura sospechosa para con el resto de los aspirantes, para sus rivales.

Están tan atorrantes en su conjura por hacernos llegar su mensaje que sospechamos de cualquier cosa. Pero si lo piensas te darás cuenta de que no puede ser un cartel electoral ¿No te parece demasiado arte?, ¿no ves que nada tiene que ver con cansina insistencia en mostrarnos las fotos de los candidatos con su nombre y un colorín de fondo, que han pagado una pasta gansa a algún ¿creativo?¿por elegirlo? Del genio que eligió los lemas casi mejor ni hablar, ¿qué cazatalentos los habrá encontrado?

No es publicidad electoral ni partidista y, sin embargo, todos se detienen cuando lo ven, observan al personaje y preguntan de qué se trata; en definitiva, cumple su función de anuncio, de reclamo, de toque de atención, de arte, de transgresión, de provocación, de propaganda...

– ¿Y si no es política qué es?

– Arte.

No podía ser otra cosa. Una exposición, un artista, un lugar...

Y, además, no te pide nada a cambio, por extraño que te parezca.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle