Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Un bello libro de páginas verdes

Un bello libro de páginas verdes

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 11/10/2019 A A
Imprimir
Un bello libro de páginas verdes
Fue la solución al aislamiento. Fue el autobús que llevó a los habitantes de los pueblos a la capital de bancos y médicos, a los estudiantes a clase, a los jóvenes a las fiestas, a los maestros al hogar el viernes para regresar el lunes, a los obreros al tajo, a las vendedoras con sus gallinas al mercado, a los invitados a las bodas, a los indianos hasta el puerto de los sueños de ultramar...

Los viajeros apretados en el interior. Las maletas atadas en el techo y cuando el espacio se agota algún joven debía viajar subido al precipicio y pescante, como si fuera una diligencia.

Fue. Fue después vehículo hippie sobre el cabalgaron las modas y los nuevos modos, los movimientos que asombraron a las madres, sorprendieron a los padres, acabaron con las telas de las abarroterías del pueblo, le dieron nueva vida a las sandalias olvidadas y a las alpargatas de esparto que ya nadie quería.

Fue. Fue barco varado en las afueras del pueblo. Nido de amor de los adolescentes que abandonaron el baile de la fiesta, primer hotel de quienes abrieron sus puertas como si el paraíso tuviera entrada. Y alguien lo pintó de verde porque allí vivían muchas de las esperanzas de días de nuevas aventuras y noches de viejas conquistas y sueños.

Fue. Y sigue siendo un bello libro de páginas verdes.
Volver arriba
Newsletter