Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Un banco que espera una flor

Un banco que espera una flor

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 26/12/2018 A A
Imprimir
Un banco que espera una flor
Os voy a contar una historia de esas que llaman navideñas pero que se produce desde hace meses, en el campus de nuestra universidad, con un banco, unos árboles a su lado y una flor.

Y un recuerdo.

Cada mañana, a primera hora, cuando un trabajador llega a la facultad encuentra en un banco vacío una flor o un ramo a veces un trozo de espino albar, quizá una hoja bonita.

Y a la mañana siguiente había otra. Cuando llegaban algunos alumnos la quitaban para sentarse sin reparar en ella. A veces la llevaba el viento.

El trabajador decidió ir más allá en la historia. Madrugó más y cuando llegó al banco no había ni flor, ni ramo, ni hojas... vacío. Esperó y poco tiempo después apareció un anciano con una flor en la mano, se sentó, posó la flor y estuvo allí un buen rato. Se levantó, se fue y dejó la flor.

Y al día siguiente ocurrió lo mismo. Y cada mañana, a la misma hora, sin faltar ni un solo día.

Hasta que un día se atrevió a preguntarle. «No se moleste, si no me quiere decir nada no se preocupe, pero me tiene intrigado con su ritual de sentarse en el banco y dejar una flor».

Era muy fácil. El buen hombre hizo durante años ese paseo acompañado de su mujer, que había fallecido. Y él siguió con la costumbre del paseo y dejaba cada mañana una flor en el mismo banco en el que siempre se sentaban a descansar un rato y ver llegar a los primeros alumnos. Aunque los alumnos jamás reparaban en ellos. Primera lección perdida.
Volver arriba
Newsletter