Publicidad
Un 'baby boom' a la inversa o cómo el confinamiento desplomó la natalidad

Un 'baby boom' a la inversa o cómo el confinamiento desplomó la natalidad

ACTUALIDAD IR

Amina, primer bebé del pasado año en León, en brazos de su madre. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Amina, primer bebé del pasado año en León, en brazos de su madre. | MAURICIO PEÑA
V.S.V. | 24/04/2021 A A
Imprimir
Un 'baby boom' a la inversa o cómo el confinamiento desplomó la natalidad
Sociedad Los nacimientos de diciembre y enero cayeron a mínimos históricos en la provincia
Marzo o abril de 2020. Demasiadas horas en casa. Una pareja de jóvenes leoneses agota la última serie que ver en 'Netflix' y la cocina pide un reposo después de tanto hornear bizcochos. Con algo hay que matar el tiempo hasta los aplausos de las ocho. Todo parece conducir a otro encuentro sexual. Como de aquella los bares no podían abrir, el comentario de cualquier videollamada era evidente: "verás tú, menudo 'baby boom' que va a haber dentro de nueve meses".

Nada más lejos de la realidad. Los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran cómo en diciembre y enero se produjo un descenso drástico de la natalidad en la provincia de León. Ni rastro del 'baby boom' por el confinamiento. La incertidumbre y esa recomendación de reducir el contacto físico bajaron el número de nacimientos a los mínimos de la serie histórica del INE.

El pasado diciembre, en León nacieron 152 bebés. Este enero, 147. Con respecto a los mismos dos meses del año anterior, el descenso de nacimientos en León se situó en el 22,75 por ciento. 88 bebés dejaron de nacer en la provincia leonesa, en un descenso que no encuentra ninguna posible comparación en el último medio siglo.

La tendencia es similar a nivel autonómico y nacional, pero en León este descenso de la natalidad fue incluso más acusado. En el conjunto de España en diciembre y en enero se alcanzaron los 47.287 nacimientos, por los 59.266 del pasado año, en una caída del 20,2 por ciento. Al extrapolar estas estadísticas a Castilla y León se obtienen resultados similares, 1.821 bebés nacidos nueve meses después del confinamiento por los 2.321 que llegaron al mundo en los mismos dos meses del año anterior, en una caída de la natalidad que se situó en el 21, 5 por ciento.

Los datos de natalidad de febrero, en los que la cantidad de recién nacidos prácticamente calcó a la de 2020, certifican esta influencia del confinamiento sobre el descenso en el número de partos. En el segundo mes de este año, el INE contabiliza 186 alumbramientos en León, en un aumento sensible con respecto a diciembre y enero. Estos bebés fueron concebidos en el mes de mayo de 2020, cuando dio comienzo la desescalada y se puso fin a un confinamiento domiciliario de casi dos meses.

La situación en los pueblos


A pesar de que la situación se ha agravado con la pandemia y la influencia del confinamiento, la escasa natalidad es un problema estructural en la provincia que explica parte de su crisis demográfica. Especialmente alarmante es la situación en el medio rural. En 156 de los 211 municipios de León hubo menos de cinco nacimientos durante el año 2019, el último en el que el INE ofrece este dato de manera pormenorizada. De ellos, en 66 no tuvieron ningún nuevo bebé.

Comparado con este escenario en los pueblos, los 784 nuevos niños y niñas de la ciudad de León en 2019 parecen unos resultados excelentes. Sin embargo, en la capital leonesa el número de nacimientos ha bajado un 25,3 por ciento en tan solo una década. Con o sin pandemia, la sociedad leonesa sigue necesitando urgentemente un 'baby boom'.
Volver arriba
Newsletter