Publicidad
Un atisbo de vuelta a la normalidad

Un atisbo de vuelta a la normalidad

ACTUALIDAD IR

La Policía Local de León reparte mascarillas entre los viajeros de un autobús con desplazamientos autorizados. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen La Policía Local de León reparte mascarillas entre los viajeros de un autobús con desplazamientos autorizados. | SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez | 14/04/2020 A A
Imprimir
Un atisbo de vuelta a la normalidad
Sociedad León recobra parte de su vida económica con reparto de mascarillas y reanudación de parte de las actividades no esenciales en la industria y la construcción
León late un poco más. Y lo hace con la vuelta al estado de alarma decretado el pasado 15 de marzo tras la hibernación económica de las dos últimas semanas, en las que se suprimió toda la actividad no esencial para reforzar el confinamiento social y las medidas para frenar la propagación del coronavirus.

Pero este lunes se recuperó parte de esa actividad no esencial, concretamente la referida a los sectores de la industria y la construcción. La mayoría de las fábricas y las obras volvieron a la vida, aunque algunas empresas dedicaron la jornada a organizar el trabajo y garantizar las medidas de seguridad como paso previo a su reactivación.

Son unos 10.000 trabajadores leoneses los que este lunes volvieron al trabajo y muchos de ellos se encontraron con efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de Protección Civil repartiendo mascarillas a conductores, viandantes y usuarios del transporte público en León, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo y Villadangos del Páramo. Son un total de 98.000 las mascarillas que el Gobierno ha destinado a la provincia de León para afrontar esta reactivación parcial de la actividad económica no esencial.

Casi un tercio de las empresas 'no esenciales' de León no trabajaron por problemas para hacerse con equipos de protecciónHay que recordar en todo caso que esto supone únicamente el fin de la hibernación económica y que ello no implica el inicio de la desescalada ni que en nuestra vida personal se puedan hacer cosas prohibidas hasta ayer. Todo sigue igual, salvo que los trabajadores de la industria y la construcción se vuelven a sumar a aquellos que están autorizados para salir de casa solo para retomar la actividad laboral. En este sentido, fuentes policiales lamentaban ayer que se veía «demasiada gente» por las calles de la capital leonesa y alertaban del peligro que ello puede suponer para la evolución de la pandemia. Los últimos datos de la Policía Local a este respecto hablan de una detención y 35 sanciones durante el pasado domingo.

Pero volviendo al asunto de la actividad económica, obras como la del soterramiento del AVE se reanudaron ayer con la colocación de adoquines en lo que será el Paseo del Ferrocarril y de la mano de trabajadores que, en algunos casos, iban ya ataviados con mascarillas. En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio de León, Javier Vega, considera que la recuperación de parte de la actividad no esencial «se ha llevado a cabo de forma racional», aunque lamenta que, en el caso de la construcción, a última hora del domingo se decretase que no podían retomarse las obras en edificios habitados, es decir, las reformas en las que los trabajadores puedan estar en contacto con los vecinos. «Podían haberlo dicho antes, porque hay empresas que lo tenían todo listo para volver y ahora se han tenido que quedar en casa», comenta el también presidente de la Confederación Castellano y Leonesa de la Construcción.

Vega asegura que las empresas se han ido incorporando desde el cumplimiento de las medidas incluidas en la guía elaborada por los ministerios de Sanidad y Trabajo. «Esperamos que sea una ayuda en lo económico y que no sea una traba en lo sanitario. Esperamos que empresas y trabajadores respondan y no vayamos para atrás. Respetemos las medidas preventivas al 120%, usemos pantallas y mascarillas aunque no estemos obligados a ellos, hagamos todo lo que esté en nuestra mano para que la vuelta a la actividad de estos sectores sea productiva en lo económico sin frenar la lucha contra la pandemia», concluye el presidente de la Cámara de Comercio.

Los Colegios de Médicos no ven con buenos ojos la decisión del Gobierno a la hora de retomar la actividad en una parte de los sectoresMientras, desde la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), su presidente, Javier Cepedano, maneja datos que sitúan en un 70% la actividad de las constructoras y las industrias de la provincia de León y que reflejan que las que no lo han hecho ha sido por problemas a la hora de acceder a los Equipos de Protección Individual (EPI). En cuanto a la construcción, el máximo responsable de la organización asegura que la actividad se reduce notablemente en el caso de los servicios auxiliares, ya que empresas de electricidad, fontanería, carpintería o climatización solo pueden trabajar en obras propias y en edificios vacíos, es decir, que no pueden hacerlo ni en reformas de casas habitadas ni a través de subcontratas para las constructoras. «La actividad no ha llegado ni al 50%, ya que en muchos casos además no tenían claras las condiciones, no sabían lo que podían hacer y lo que no», comenta Cepedano al criticar al Gobierno. «Es un desbarajuste. No pueden comunicar una normativa de ahora para dentro de 20 minutos. No han contado con los empresarios en el diálogo social. Y si no funciona, las empresas tendrán más dificultades y menos ganas de colaborar con el Gobierno», concluye.

Por su parte, el presidente del Círculo Empresarial Leonés (CEL), Julio César Álvarez, coincide en señalar el acceso a los EPI como el gran problema de las compañías al retomar la actividad. «No saben donde hacerse con ellas y se han repartido en determinados puntos por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, pero no es suficiente porque son de un único uso. Tendríamos que haberlo organizado entre todos con antelación», afirma.

Y no ven con buenos ojos las últimas decisiones de la administración estatal desde el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León. En este sentido, el organismo presidido por José Luis Díaz Villarig muestra su «sorpresa y rechazo» ante la recuperación parcial de la actividad no esencial. Hasta el momento, el confinamiento, la higiene de manos y el aislamiento social son las únicas medidas que han demostrado su eficacia para disminuir el incremento de casos y permitir un cierto deshago a los recursos sanitarios de las unidades de críticos», señala el consejo antes de destacar que aún no se ha hecho publico ningún informe de expertos que avale la oportunidad de desescalar el confinamiento en este momento.

Mientras, desde los sindicatos, el secretario provincial de CCOO, Xosepe Vega, asegura que en muchas empresas la primera jornada tras la hibernación se ha dedicado a preparar todo lo necesario desde el punto de vista material y organizativo para ajustarse a las medidas para prevenir contagios y que será este martes cuando reanuden la actividad de forma efectiva. «Es lo que ha pasado por ejemplo en San Marcos», apunta el secretario provincial de UGT, Enrique Reguero, quien incide en la importancia de que los trabajadores tengan todos los medios para prevenir contagios. También se muestra crítico con el Gobierno por haber publicado que limitaba la vuelta al tajo de la construcción y por no haber esperado unos días más para esta recuperación de parte de la actividad no esencial. «La economía ya está muy deteriorada, no creo que hubiera pasado mucho más por esperar un poco y lograr que la curva descendiese más», comenta.
Volver arriba
Newsletter