Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Un artista de largo recorrido

Un artista de largo recorrido

CULTURAS IR

Resty, Gamoneda, Muñiz y López Casado en el restaurante del primero en Navatejera. | VICENTE GARCÏA Ampliar imagen Resty, Gamoneda, Muñiz y López Casado en el restaurante del primero en Navatejera. | VICENTE GARCÏA
Vicente García | 08/03/2019 A A
Imprimir
Un artista de largo recorrido
Arte contemporáneo Eduardo López Casado expone su obra reciente y la de hace más de veinte años en el restaurante el Recreo de Resty de Navatejera, a cuya inauguración acudieron amigos del artista como Antonio Gamoneda y Pepe Muñiz
Se ha inaugurado en el restaurante el Recreo de Resty, situado en la calle del Musel nº 9 de Navatejera, la exposición de Eduardo López Casado, donde expone su obra tanto reciente como de hace más de veinte años. Son piezas de tamaños muy diferentes repartidas por las distintas estancias del establecimiento hostelero que muestran toda la evolución del artista a lo largo de los tiempos, una evolución que está lejos de haberse aletargado o anquilosado, pues Eduardo en un creador que siempre está en la tarea de un nuevo cuadro o una marioneta diferente.

Como bien dice Pepe Muñiz: «Para Eduardo López Casado en todos sus cuadros hay una vida oculta, un sentido, algo que habla al sentimiento del hombre». Y no hay más que pasar la mirada a lo largo de su obra expuesta para ver que todo ello es cierto.

En la presentación los anfitriones, Resty y su familia hicieron los honores a los asistentes, personajes leoneses como Pepe Muñiz, antes citado, el Premio Cervantes Antonio Gamoneda, así como familiares y amigos del pintor.

Presenta sus cuadros, entre ellos un autorretrato en tonos oscuros, así como sus marionetas, sobre todo las que ha regalado a las personas citadas anteriormente. Pepe Muñiz mostró la suya que le ha regalado hace unos pocos días.

En esta exposición nos muestra como en los años noventa Eduardo López llevaba sus reflexiones al papel mostrando en sus dibujos y pinturas la realidad tal como era o se la imaginaba a base de figuras grotescas de personas cabeza-casa- escalera-columnas o desnudos cabeza pájaro o eremitas integrados en entornos ruinosos.

Ha pasado el tiempo, han corrido los años y sigue su trayectoria pictórica diversificada, pero con un eje común centrado en las figuras y los paisajes, utilizando además nuevos materiales como el cartón o las más diversas materias que tienen un cierto relieve: tierra, piedras, figuritas de plástico o latón, dando un volumen especial a la obra que realiza actualmente.

Sin embargo las figuras surrealistas sobre extraños paisajes, tales como una nube o un asteroide terraplánico que dan al cuadro la idea de mundos agobiantes en los que se expresa su autor, con grupos de personas, un poco al modo del Bosco, producen unos cuadros cargados de ese mensaje que nos quiere transmitir acerca de la extraña realidad que le rodea, de un mundo pleno de contradicciones que no se saben o no se quieren solucionar por parte de quienes tendrían la obligación de hacerlo. En esa interpretación tan particular del mundo actual son las personas los actores más importantes y quienes deberían a fin de cuentas tener la llave que corrija los desencuentros del mundo.
Volver arriba
Newsletter