Publicidad
Un acto de conciliación para evitar llegar a los tribunales

Un acto de conciliación para evitar llegar a los tribunales

DEPORTES IR

Mario López y Tano Franco conversan con Manolo Cadenas al inicio de la psada campaña. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Mario López y Tano Franco conversan con Manolo Cadenas al inicio de la psada campaña. | MAURICIO PEÑA
J. A. | 29/07/2020 A A
Imprimir
Un acto de conciliación para evitar llegar a los tribunales
Balonmano Ademar y exjugadores se reúnen este jueves para intentar alcanzar un acuerdo que evite que la denuncia por despido improcedente continúe adelante
La directiva del Abanca Ademar y los exjugadores Gonzalo Carou, Juanjo Fernández, Iván Mosic, Fede Vieyra y Mario López además del extécnico del filial Juanín García están citados este jueves en un acto de conciliación que tiene como objetivo evitar que la denuncia de éstos últimos por despido improcedente contra el club siga adelante y llegue a los tribunales.

El pasado mes de junio se conocía que los jugadores que acababan contrato así como Juanín, técnico del filial, denunciarían al club por cantidades pendientes de pago, entre los que se incluían unos derechos de imagen que el club ya ha abonado en las últimas horas a cuatro de los jugadores para evitar que se ejecutara el aval depositado en Asobal. En el caso de Mario López, único que faltaría por cobrar ese concepto, buscará aún llegar a un acuerdo ya que en su caso la demanda es conjunta tanto por esos derechos de imagen como por el despido improcedente que también reclaman el resto de demandantes así como otras cantidades que aseguran siguen pendientes.

El club abonó los derechos de imagen a cuatro de los cinco jugadores para evitar que se ejecute el avalEl club señala que en cuanto a los jugadores que formaron parte de la plantilla la pasada temporada se actuó conforme a la ley asegurando que el contrato se debía extinguir con la cancelación de la competición y que de no haberlo hecho hubiera supuesto un fraude al incluirles en el ERTE que decretó la entidad, algo que no entiende así la otra parte, representada por la Asociación de Jugadores de Balonmano y que incluso insinuó la existencia de determinados pagos irregulares.

Distinto caso es el de Juanín García, que en su condición de técnico del filial contaba con un contrato prorrogable hasta una determinada fecha hasta la cual el club podría anunciarle su no continuidad. La entidad aseguró públicamente que no lo hizo a pesar de que no contaba con él para la nueva temporada entendiendo que esa fecha límite cambiaba con motivo del estado de alarma, reconociendo incluso la posibilidad de haberlo hecho de forma incorrecta y que la justicia, en caso de que tenga que intervenir, dé la razón a la demanda por despido improcedente del jugador más destacado de la historia del club.

En caso de que las partes no lleguen a un acuerdo, éstas volverían a verse ya delante de un juez que determinaría quién tiene la razón y pondría final a una guerra que, pase lo que pase, dejará una herida difícil de sanar.
Volver arriba
Newsletter