Publicidad
Un 15 de agosto 'huérfano' de fiestas en León

Un 15 de agosto 'huérfano' de fiestas en León

ACTUALIDAD IR

Momento de la eucaristía en honor de la patrona de los bañezanos. | ABAJO Ampliar imagen Momento de la eucaristía en honor de la patrona de los bañezanos. | ABAJO
Pedro J. Abajo | 15/08/2021 A A
Imprimir
Un 15 de agosto 'huérfano' de fiestas en León
Sociedad Decenas de pueblos de la provincia habrían celebrado este domingo sus fiestas, romerías y tradiciones que, a causa del covid-19, se han tenido que cancelar o restringir
El 15 de agosto está marcado en el calendario nacional como jornada festiva pero en el de los leoneses también es una fecha de celebraciones especiales con decenas de romerías y fiestas repartidas por toda la geografía provincial que hasta la llegada del covid-19 eran encuentros multitudinarios y un motivo para juntarse.

Hasta medio centenar de localidades de León tienen en las fiestas de la Virgen de agosto su día grande del año con citas tan importantes como la tradicional Romería de Boinas, la de Nuestra Señora de Riosol, la de la Virgen de Trascastro, la de Pandorado, Nuestra Señora de Carrasconte o la de Virgen de Las Angustias en Molinaseca. Esto sin olvidar a La Bañeza, que tiene a la Virgen de la Asunción como patrona y una semana larga de fiestas en torno a ella.

Sin embargo, las restricciones motivadas por la situación sanitaria han hecho que la mayor parte de ellas hayan sido directamente canceladas o restringidas en cuanto a actos y público como ya sucediera el año pasado, cuando los festejos patronales, con infinidad de actos festivos y romerías que en torno al 15 de agosto pueblan de tradición, devoción y jolgorio la provincia desde tiempos remotos fueron suspendidos.

En la montaña oriental leonesa la romería de Nuestra Señora de Riosol es una cita ineludible desde el siglo XIV en la localidad de Maraña, a los pies del puerto de Tarna. Este año, con un reducidísimo programa de actos, al igual que en 2020, permitió a algunos fieles visitar el santuario mariano y participar en celebración para honrar a la Virgen y pedir por el final del covid-19.

La tradicional romería de la Virgen de Boinas, la patrona del municipio de Matallana de Torío, tampoco se celebró este año porque la pequeña ermita donde se cobija no permite garantizar las medidas de aforos y distanciamiento ni estaba autorizada la procesión desde Robles de la Valcueva como era costumbre desde tiempos remotos. El dinero presupuestado para esta celebración que contemplaba una feria además del reparto de bonito con sidra y vino se destinará a la lucha contra los efectos económicos de la pandemia.

Un año más tendrá que esperar la ofrenda floral a la Virgen de Carrasconte que cada año por el 15 de agosto y desde la víspera reúne a gentes de Babia, Laciana, Omaña, de la comarca del Bierzo, Asturias y de numerosos rincones de León, que llenan los campos que rodean al Santuario y disfrutan de una jornada de fiesta. Igual que en el municipio omañés de Riello, donde esta fiesta mariana es sinónimo de jornada romera en el santuario de Pandorado, una festividad muy arraigada en la comarca que cada año reúne a los devotos y que habrán de esperar al 2023 para agradecer a la Virgen el fin de la pandemia. Como en Santa Cristina de Valmadrigal con Nuestra Señora la Virgen de Gallegos, o en Peranzanes, que tampoco celebró a la Virgen de Trascastro. Como tantos y tantos pueblos huérfanos de fiestas.

Flores para la patrona de los bañezanos


En un templo con el aforo reducido a un tercio de su capacidad pero con representaciones de la mayoría de las cofradías y hermandades, asociaciones, movimientos de apostolado y entidades sociales de la ciudad, la iglesia de Santa María de La Bañeza acogió este domingo el acto central de las celebraciones en honor de su patrona, la Virgen de la Asunción, con una ofrenda floral y eucaristía solemne.

Con motivo de la festividad mariana, como cada 15 de agosto, Santa María de la Plaza acogió las súplicas de los bañezanos y vecinos de la comarca pero también una oración de agradecimiento por los dones recibidos, una tradición que viene desde antiguo y que encabeza el alcalde de la ciudad, pidiendo a la Patrona su intercesión y ayuda.
Volver arriba
Newsletter