Publicidad
Tudanca: "Quienes votaron cambio en 2019 deben optar ahora por el PSOE"

Tudanca: "Quienes votaron cambio en 2019 deben optar ahora por el PSOE"

ACTUALIDAD IR

El candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca. | RUBÉN CACHO (ICAL) Ampliar imagen El candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca. | RUBÉN CACHO (ICAL)
Alfonso Martínez | 23/01/2022 A A
Imprimir
Tudanca: "Quienes votaron cambio en 2019 deben optar ahora por el PSOE"
Política Entrevista al candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León
Ganó las elecciones autonómicas en 2019 en contra de todas las encuestas y cree que se pasará lo mismo el 13 de febrero, aunque vaticina que el PP se echará en brazos de Vox o incluso pactará de nuevo con Ciudadanos. En esta entrevista desgrana sus principales propuestas para Castilla y León.

– ¿Cómo afronta esta campaña después de la victoria de 2019 y de no hacerse finalmente entonces con el mando en la Junta?
– Con mucho optimismo, como una nueva oportunidad. Creo que es una nueva oportunidad para Castilla y León. Y lo es porque podemos lograr que se consolide lo que mayoritariamente votaron los castellanos y los leoneses en las elecciones de 2019, que fue abrumadoramente un cambio. Creo además que estos dos años y medio han demostrado que hay más razones aún para que ese cambio se produzca en términos de regeneración y de impulsar un nuevo modelo para esta tierra a la hora de darle un futuro mejor.

– ¿Le pilló de sorpresa la convocatoria de elecciones? Rumores no habían faltado en los últimos meses…
– Creo que quien niegue que el adelanto electoral era una posibilidad cada vez más cierta peca de ingenuidad. Yo siempre digo que lo que más me convencía de que iba a haber una convocatoria electoral era que precisamente que Mañueco lo negaba una y otra vez, porque como siempre hace lo contrario de lo que dice, cada vez estaba más convencido. Es cierto que uno siempre piensa en su fuero interno que, en mitad de la sexta ola de la pandemia, cuando nos estábamos jugando tanto y cuando estábamos en un momento tan decisivo con la llegada de los fondos europeos, le iba a dar un ataque de lucidez y de responsabilidad, pero ha antepuesto sus intereses partidistas al futuro de la gente.

– Pero entenderá que hay gente que le puede recordar que ustedes también presentaron una moción de censura en plena pandemia…
– En aquella época habían presentado ya el PP y Ciudadanos 15 mociones de censura para quitar alcaldes del PSOE. Una de las razones para aquella moción de censura fue precisamente evitar una convocatoria electoral y entonces lo negaron. Una moción de censura cambia de manera inmediata un gobierno, pero una campaña electoral provoca que haya meses de gestión en funciones y que se paralice incluso la aprobación de los presupuestos. No son situaciones comparables, pero además en aquel momento ya veíamos la inestabilidad que estaba generando el gobierno de PP y Ciudadanos con su incapacidad para llegar a acuerdos. Y sobre todo, veíamos el incumplimiento de algo tan importante como el Pacto por la Reconstrucción, donde habíamos acordado la reapertura de los consultorios médicos y la recuperación de la atención presencial, pero no lo llevaban a la práctica. Habíamos acordado la puesta en marcha de un fondo extraordinario para ayudar a los autónomos en lo peor de la crisis y no lo hacían. Estaban más ocupados de sus luchas de poder y por eso era tan urgente que salieran de la Junta.

El sentimiento de agravio no solo es en León, sino en otras muchas zonas– Le he escuchado estos días decir que el debate sobre la carne es una "bomba de humo" del PP, pero le pido ahora que se posicione de forma clara sobre las macrogranjas…
– Efectivamente, es una bomba de humo. Y hasta tal punto es así que les he tenido que escuchar esta semana pedir la dimisión del presidente de la Diputación de León. Decir que Eduardo Morán, también alcalde de Camponaraya, no conoce la ganadería leonesa demuestra un poco el nivel de histrionismo al que ha llegado el PP. Nosotros hemos defendido siempre el modelo social agrario. Primamos las pequeñas y medianas explotaciones, las que fijan población. Claro que hay que dimensionar las explotaciones ganaderas y hay que hacerlas compatibles con el respeto al medio ambiente y con el respeto a otros usos que generan riqueza, como el turismo, la protección de nuestro patrimonio… Ha pasado en León también con algunos macroparques eólicos que pueden generar graves perjuicios para algunas zonas. Ahora no toca hacernos fotos en explotaciones ganaderas, con vacas o subidos a tractores. Yo he estado visitándolas todo este tiempo en muchos puntos de la comunidad. Ese es nuestro modelo. Y sí, nosotros hemos pedido que haya un fortalecimiento de los controles medioambientales a este tipo de grandes explotaciones que eviten una proliferación que pueda dañar los acuíferos o el entorno natural. En todo caso, no se puede generalizar. La agricultura extensiva no es la intensiva, pero tampoco toda la intensiva es igual.

– La sanidad ha protagonizado varias sesiones en las Cortes en los últimos dos años y medio. Criticaron la fallida reforma de la Atención Primaria y ahora prometen reabrir los consultorios, pero la falta de profesionales médicos va a seguir siendo un problema. ¿Cómo piensan hacerlo?
– Lanzamos una iniciativa para tratar de frenar la reforma que habían planteado PP y Ciudadanos al alimón cuando comenzó la legislatura para cambiar a un modelo muy injusto porque consideraba de segunda a los habitantes de media comunidad como si no tuvieran los mismos derechos y porque tampoco solucionaba los problemas de la Atención Primaria en las ciudades. La atención presencial no se ha paralizado solo en los consultorios rurales, sino en el conjunto del sistema, lo que ha agravado las listas de espera de forma dramática y el diagnóstico y la prevención de patologías no covid. Escuchar ahora al señor Mañueco decir que va a hacer lo que llevan prometiendo décadas es una tomadura de pelo. Ahora van a hacer la unidad de radioterapia del Bierzo, que llevan prometiéndola desde la campaña electoral de 2007. No la van a hacer porque no creen en la sanidad pública. Nosotros tenemos un plan social de inversiones prioritarias que resuelva los problemas que tienen nuestras dotaciones en el Hospital del Bierzo, donde además faltan especialistas, para que se puedan ampliar las UCI en el de León, porque se ha demostrado que hay una carencia grave. Tenemos un plan para la ocupación de difícil cobertura, porque somos conscientes de que en algunas zonas es más difícil captar profesionales y hay que poner en marcha incentivos económicos y sanitarios para poder hacerlo. Y hay que aprovechar esta mejora de condiciones laborales para captar profesionales porque, si les tratamos mal, y aquí les han tratado tan mal que todos los profesionales sanitarios acabaron pidiendo la dimisión del señor Mañueco y la señora Casado en mitad de la pandemia, se nos van a otras comunidades autónomas. Por eso hay que mejorar sus condiciones laborales para captar a esos profesionales por los que competimos con todas las comunidades autónomas.

En León y en Castilla se ha pecado de poca ambición a la hora de optar a grandes proyectos empresariales– Una de sus grandes apuestas es la descentralización. ¿Por dónde empezaría? ¿Tiene claro que no será fácil convencer a los funcionarios?
– La descentralización es compleja. Es algo muy serio, lo sabemos, pero hay que hacerlo, porque la alternativa es no hacer nada y que esta tierra se siga despoblando y que los desequilibrios que tiene entre las diferentes provincias y comarcas se agranden aún más. En términos políticos, pero también en términos de desarrollo económico, institucional y de infraestructuras, tenemos que ser capaces de equilibrar nuestra tierra. El último dato de población es que nuestra comunidad ha vuelto a perder casi 12.000 habitantes, de los cuales un tercio corresponden a la provincia de León. Esto no puede seguir así. Es un plan ambicioso, pero hemos demostrado que se puede cuando estuvimos en el Gobierno de España con el Incibe, la Ciuden o el centro Estrada. Son ejemplos de que se puede hacer. Lo que voy a hacer en el primer año de legislatura es llegar a un gran acuerdo con los agentes económicos y sociales, con las entidades locales, que creo que tienen mucho que decir en cada uno de los territorios, y con los representantes de los empleados públicos para abordar esta descentralización de consejerías, de otros entes directivos y de empresas públicas de la comunidad.

– ¿Es suficiente esto para corregir los desequilibrios entre territorios?
– Eso es solo un paso. Tenemos que hablar de los fondos de convergencia y de cohesión. Tenemos que hacer un reequilibrio industrial y para eso tenemos ahora una herramienta potentísima que no hemos tenido nunca y que son los fondos europeos. Suponen la mayor llegada de dinero que se ha visto nunca en nuestra tierra y que probablemente no se volverá a ver en muchísimos años. Y eso nos tiene que servir para cambiar nuestro modelo económico y productivo y para desarrollar algunas zonas que necesitan un reequilibrio en sectores como la economía circular, la logística, el hidrógeno, el sector forestal o las energías renovables. En León y en el Bierzo, si somos capaces de aprovechar esos fondos europeos, si desde el ámbito económico también complementamos con el plan de dinamización de las cuencas mineras, si tenemos en cuenta los proyectos de transición justa que están llegando, creo que tenemos una magnífica oportunidad para comenzar a saldar una deuda que se tiene con esta tierra.

– ¿Pero cómo se puede lograr esa reindustrialización en la práctica?
– Los fondos europeos tienen que ir a proyectos productivos. En León estamos hablando por ejemplo de desarrollar y potenciar el Parque Tecnológico, estamos hablando de proyectos con el Instituto para la Transición Justa a la hora de sustituir por ejemplo los empleos perdidos en Compostilla con una empresa de reciclaje de baterías y estamos hablando de la industria agroalimentaria a través del parque de Ponferrada. Hay proyectos y empresas de economía circular como el de Latem Aluminium que están potenciando unas instalaciones en Benavente y Villadangos con la creación de empleo a través del reciclaje. Hay muchos campos y muchos proyectos en los que trabajar. El turismo, la digitalización… León tiene muchísimo que decir y que aportar en la colaboración público-privada a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea. Y luego, competir con ambición. Y para eso es muy importante la reputación y la limpieza de las instituciones a la hora de captar inversiones y pensar en grande. A mí me da la sensación siempre de que tanto en León como en Castilla se ha pecado de falta de ambición a la hora de captar y optar a grandes proyectos empresariales que se han acabado yendo a otros territorios. Tenemos el problema de que estos meses, mientras otras comunidades autónomas están corriendo en el desarrollo de esos proyectos, aquí el señor Mañueco nos ha enredado con una campaña electoral.

El PP lleva prometiendo la radioterapia para el Bierzo desde la campaña de 2007 y creo que nunca la harán– Estamos viendo algunos casos de multinacionales que entran en el capital de empresas leonesas y que al final acaban deslocalizándolas. ¿Qué se puede hacer desde la administración en estos casos?
– Lamentablemente, hemos sufrido algunas deslocalizaciones que lastran el desarrollo de León. Creo que ahí las administraciones tienen que ser mucho más contundente y mucho más garante. Lo que no puede ser es que les demos ayudas a algunas empresas para que compren, para que saneen y luego acaben deslocalizando las empresas. Creo que en este punto tenemos un valor por recuperar que históricamente ha funcionado bien y que es el valor del diálogo social. Algunas de las crisis empresariales que hemos visto en León, como por ejemplo la de Vestas, se han abordado mediante una colaboración leal entre todas las administraciones y con los representantes sindicales y empresariales y se ha logrado atraer inversiones que han paliado algunas de estas deslocalizaciones. Pero hay sectores que no se pueden deslocalizar, como los que dependen de la riqueza endógena de León. Es el caso de la actividad forestal o la vinculada a las energías renovables. Pero podemos hablar también de potenciar ese gran polo TIC que suponen el Incibe, la Universidad de León y el Parque Tecnológico. Tenemos que ir a fuentes de riqueza que ya tenemos para esa reindustrialización, pero hay que ser muy serios con algunos piratas que vienen a expoliar esa riqueza y a deslocalizar nuestras empresas.

– ¿Cómo ve el auge del sentimiento leonesista? Hay muchos alcaldes y concejales del PSOE que han apoyado la moción pro autonomía. ¿Qué postura tiene usted en el debate sobre el modelo territorial?
– Lo veo con mucho respeto. Nadie puede negar que ese sentimiento existe en León. Ese sentimiento ha existido siempre y existirá. Es la defensa de una identidad que debe ser diferente, que debe ser respetada y también promovida. Este sentimiento responde a una sensación de agravio y de abandono fruto desde mi punto de vista de 35 años de un gobierno del PP que se ha olvidado de esta tierra. Llevan tanto tiempo prometiendo un desarrollo que nuca llega que comprendo esa sensación de hartazgo. Lo veo con mucho respeto, pero nosotros queremos trabajar para reducir los desequilibrios. Queremos trabajar para que esta tierra sea más equitativa, para que crezcamos todos, para que crezcamos juntos y para reducir esos desequilibrios territoriales y económicos que tienen las diferentes comarcas y provincias de Castilla y León. Es un sentimiento que no solo existe en León. Ese sentimiento de agravio existe en muchísimas zonas de Castilla y de León, pero nosotros queremos trabajar para unir y lograr que crezcamos juntos.

– Las encuestas no son favorables a su partido. ¿A qué cree que se debe? Si finalmente se hace con la victoria, ¿qué política de pactos seguirá?
– Las encuestas dicen lo mismo que decían en 2019 el año y estoy convencido de que el resultado del 13 de febrero también se acercará al que nos dio entonces una victoria amplia y contundente. Estamos dispuestos ha hablar con todos y hemos demostrado que somos capaces de llegar a acuerdos con los diferentes en aras a defender los intereses de todos. Yo lo que quiero es un gobierno de cambio, un gobierno que cambie las políticas y los comportamientos, que cambie las instituciones y haga que la gente se sienta orgullosa de su administración autonómica. Estoy dispuesto a hablar con todos aquellos que quieran aportar, que quieran sumarse a ese gobierno de cambio y afrontar esa amenaza que es la extrema derecha, a la que el PP nos meterá en la Junta si tiene oportunidad. Todo el mundo sabe que la única posibilidad real de que haya un cambio en el gobierno autonómico es una victoria amplia del PSOE.

– ¿Cree que PP y Ciudadanos podrían volver a pactar después de lo que hemos vivido últimamente?
– Por supuesto. Ya dijeron que no lo harían hace dos años y medio, pero pactaron. La gente sabe que Ciudadanos ya no es un agente de cambio. No lo fue y no lo va a ser. Quienes legítimamente votaron cambio entonces tienen que optar ahora por el PSOE. Pero esto ya lo vivimos. Ya dijeron que no pactarían y lo hicieron.
Volver arriba
Newsletter