Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Tú, al tanto

BLOGGINGIR

04/11/2018 A A
Imprimir
Tú, al tanto
Las universidades autónomas de los pueblos (en lleunés bar, tasca, taberna, colmado, ambigú, teleclub, ca sidoro... o cafetería si lleva abierta menos de treinta años) ya están impartiendo sus másteres a pleno rendimiento. Ahora, eso sí, aquí las clases son presenciales, no valen cuentos, y además tienes que llegar, averarte junto al mostrador y esperar a que llegue el catedrático de turno, que no es el mismo todos los días, ni tiene hora fija de entrada y mucho menos de salida. Que el saber no ocupa lugar, pero tiempo sí que hace falta y estar al tanto.

Estar al tanto es lo fundamental, no te pase como cuando al Esnortao le mandaron vigilar a las rapazas y le dijo el padre, «tu, al tanto». No pasó nada aquella noche pero a los tres meses se había hinchado.

- ¿No te mandé vigilar?

- Usté me dijo que estuviera al tanto.

- ¿Y tú?

- Yo al tanto. Lo vi todo. Después de lo lento marcharon por detrás de la iglesia, bajaron para los praos bajeros de Llavino, tardaron en volver pero hacían ruido.

- ¿Y no hiciste nada?

- Estar al tanto.

Pues eso. Tú llegas a la Autónoma, ahora que después de los Santos ya solo quedan los pardales, y te quedas al tanto, que algún catedrático llegará.

Sin ir más lejos, que hay que volver y menudo precio que tiene el gasoil, el otro día nos volvió a atacar el virus de la despoblación: en casa Celina, nadie; donde Tita, nadie; donde Chonina, nadie; la fonda vacía; Mercedes no vino ni en el verano; la casa el cura sin feligreses; de los de don Basilio ni se sabe... Y fue cuando Arsenio teorizó: «Esto es la ostia. Cuando yo era guaje iba todo el pueblo a ver la televisión a una casa; ahora hay en una casa más televisiones que paisanos en todo el pueblo».
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle