Publicidad
Tres meses sin dormir ni un minuto

Tres meses sin dormir ni un minuto

LNC VERANO IR

Raúl Pérez, ya recuperado de las largas noches sin dormir, cuidando de los tomates de su invernadero en Villamanín. | F. FERNÁNDEZ Ampliar imagen Raúl Pérez, ya recuperado de las largas noches sin dormir, cuidando de los tomates de su invernadero en Villamanín. | F. FERNÁNDEZ
Fulgencio Fernández | 22/08/2021 A A
Imprimir
Tres meses sin dormir ni un minuto
Historia de la semana Este vecino de Villamanín ha padecido uno de los síntomas más extraños a causa del Covid, tres meses tuvo que soportar sin dormir ni un minuto, "ya no sabía qué hacer por las noches, de la cama al sofá, a ver la tele, a dar un paseo... según iban pasando los días pensé que me iba a quedar así pues yo seguía sin dormir"
Es cierto que las historias de secuelas o síntomas del Covid que se pueden encontrar son muy numerosas y variadas, como lo es también que entre ellas las alteraciones del sueño son muy frecuentes, pero la que tuvo que pasar Raúl Pérez, vecino de Villamanín, es realmente extraña, inusual y difícil de sobrellevar pues pasó «tres meses enteros sin dormir, ni una gota. Iba para la cama y los ojos como platos... y así una noche, y otra, y otra, hasta tres meses».

Confiesa Raúl que según iban pasando los días, y hasta las semanas, ya no sabía qué hacer, sobre todo por las noches. «Te levantas y vas para el sofá y te cansas de estar en el sofá, pones la tele y te cansas de la tele; vuelves para la cama y sigues sin dormir. Según iban pasando los días llegué a creer que me iba a quedar así para siempre».

- Pero el cansancio y el estado de malestar sería insoportable.
- Hombre, lo pasas mal, muy mal, pero realmente el cansancio no es el que cabría esperar. Si piensas que estás un día sin dormir y al día siguiente estás que no te armas al estar tantos días seguidos tendría que ser algo insoportable... y no era tanto.

Raúl Pérez pudo pasar el Covid en casa, con fiebres y otros síntomas pero pudo evitar tener que ser ingresado, que le daba mucho miedo.

- ¿Y no tuviste más problemas?
- Lo del sueño como vino se fue, pero sí me quedó un dolor de espalda que antes no lo tenía a pesar de mi profesión de albañil, que te obliga a malas posturas, frío y demás... a ver si poco a poco se me va quitando también, como lo de no dormir.

Le va a costar trabajo, y tiempo, al bueno de Raúl olvidarse de esta pandemia y las ‘cosas raras’ que hizo.
Volver arriba
Newsletter