Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Trenes de horarios 'flexibles' en el Bierzo

Trenes de horarios 'flexibles' en el Bierzo

ACTUALIDAD IR

Imagen de archivo de la llegada de un Alvia a la estación de tren de Ponferrada. | C.S. (ICAL) Ampliar imagen Imagen de archivo de la llegada de un Alvia a la estación de tren de Ponferrada. | C.S. (ICAL)
A. Cardenal | 01/04/2019 A A
Imprimir
Trenes de horarios 'flexibles' en el Bierzo
Fomento La línea Vigo-Ourense-Ponferrada llegó a registrar 91 retrasos de más de treinta minutos el año pasado, mientras que la de León-Ponferrada rondó el medio centenar
Los 163 pasajeros del tren de la línea Badajoz-Madrid nunca olvidarán la madrugada del pasado 2 de enero. Una serie de averías dejó el convoy inmóvil y sin luz en la mitad de la nada durante una de las semanas más frías del invierno, una pesadilla que volvió a evidenciar el precario estado de las comunicaciones ferroviarias en Extremadura.

Pero no es la única zona en la que los pasajeros deben armarse de paciencia. Si bien el estado de las líneas ferroviarias a su paso por el Bierzo no es tan preocupante como en la zona extremeña –el 15% del total de la vía férrea de esa comunidad autónoma todavía mantiene las traviesas de su construcción, a finales del siglo XIX–, los retrasos son una constante y viajar en tren supone asumir que los horarios son, como mínimo, ‘flexibles’.

Y es que en algunas líneas la puntualidad es la excepción y no la regla. El tren del pasado 10 de marzo procedente de A Coruña con destino Barcelona que debía salir de Ponferrada a las 22:20 horas hizo acto de presencia en la estación de la capital berciana a las 23:10, un ejemplo de en lo que se ha convertido el día a día de los pasajeros de la capital berciana.

Así lo reconocen desde el propio Gobierno Central. Tras la petición de información por parte de varios diputados del Congreso, se remitió documentación a la que ha tenido acceso este periódico que recogía las incidencias destacables, aquellas que provocan retrasos superiores a la media hora, en trayectos que habían provocado quejas de forma reiterada por parte de los usuarios.

Y la comarca no sale bien parada. Mientras líneas como Valladolid-Zaragoza o Madrid-León apenas registran una decena de este tipo de incidencias al año, la línea Vigo-Ourense-Ponferrada se ha convertido en una de las más problemáticas a nivel nacional. Hasta 91 retrasos superiores a la media hora se registraron durante 2018 un drástico incremento para el que ni desde el Gobierno Central ni desde Renfe se da una explicación.

Y es que ni los polémicos trenes de Extremadura acumulan los retrasos que sufren en la comarca. Mientras el tren que une Madrid con Badajoz registró 19 retrasos en todo el año 2018, en la conexión entre Ponferrada y León, un recorrido de apenas cien kilómetros, solo en el mes de diciembre se sufrieron 16 de estas incidencias.

Así, en total fueron 44 los retrasos confirmados por la operadora ferroviaria, números que siguen contrastando con los registrados en otras líneas, donde este tipo de incidencias apenas superan la decena, en los peores casos, anualmente.

De hecho, la línea León-Ponferrada es la que más retrasos sufrió el año pasado a nivel autonómico, por lo que la capital berciana puede presumir de aparecer tanto en los ránkings de peores conexiones ferrovarias en varios ámbitos de forma simultánea, una tragedia para la que no se atisba una solución a corto plazo.

Y es que el nudo del Manzanal sigue amenazando la viabilidad de las conexiones ferroviarias a través de la comarca, tanto de mercancías como de pasajeros.

El ministerio de Fomento prevé una inversión de 1.286 millones de euros para el trazado León-Monforte-Ourense-Vigo-A Coruña de cara al futuro Corredor Atlántico, cifras que según los expertos, no permitirían hacer frente a actuaciones imprescindibles para cumplir los criterios exigidos por la Unión Europea para poder optar a las ayudas comunitarias.

Entre las principales asignaturas pendientes está el propio puerto del Manzanal, un verdadero quebradero de cabeza y una eterna reivindicación tanto en el Bierzo como en la capital provincial.
Volver arriba
Newsletter