Publicidad
Trenes con retraso

Trenes con retraso

OPINIóN IR

18/09/2018 A A
Imprimir
Trenes con retraso
Bromeaba el otro día con Unai Sordo, el secretario Confederal de CCOO, con la circunstancia de que en las visitas que ha hecho a León, desde que fue elegido en el 11º Congreso del sindicato, siempre ha tenido problemas de retrasos y averías con los trenes en los que viajaba. Pero la verdad es que el asunto no está para bromas.

Y es que lo de los trenes con retraso es un clásico leonés, un clásico terrible y dramático que nos está colocando al borde del precipicio. Lo hemos vivido durante décadas y en los últimos tiempos la cosa no ha mejorado para nada. Este verano contemplamos el ritmo de trenecito de feria que nuestros gobernantes utilizaron en el asunto de Vestas y en estos días ha explotado el hartazgo con los interminables retrasos que la puesta en servicio de la estación de Matallana sigue sufriendo. Una nueva manifestación recordará a los de siempre que los titulares de las inminentes inauguraciones eran solo humo y que si las cosas en este León nuestro no están nada bien, los años de retrasos no hacen otra cosa que complicarlo todo más.

Pinta también que otro tren que llegará con retraso será el del Parador de San Marcos. Prisas para derribar muros, colocar a los trabajadores en situación de suspensión de empleo y comprometer la situación del sector turístico como las cifras se han encargado de demostrar, precisamente en un año de tantas expectativas, hubo muchas. Pero el trenecito va a su ritmo habitual de cafetera vieja cuando se trata de asegurar la completa restitución de la oferta hotelera que San Marcos ofrecía. Y es que la segunda fase del proyecto sigue durmiendo la siesta. Recordemos que la obra actualmente activa solo garantiza 52 habitaciones de las más de doscientas que contaba el Parador. También habrá que esperar por los nuevos salones, la piscina, el spa y otras delicatessen. Y nadie puede asegurar que todo ello esté para 2020.

Y mientras los circuitos turísticos borran León de sus rutas y se apuntan a otros itinerarios y ciudades. Porque esos trenes, se lo puedo asegurar, sí que pasan a gran velocidad.
Volver arriba
Newsletter