Publicidad
Transbordo

Transbordo

OPINIóN IR

17/01/2021 A A
Imprimir
Transbordo
Pues sí, lo que durante toda la vida (muy antigua normalidad, diríamos ahora) se conoció como simple transbordo se publicita ahora de forma ampulosa como billetes combinados o trenes en cadena. Así lo describe al menos en sus notas de prensa o de propaganda, no es fácil de distinguir, la compañía ferroviaria de bandera y así lo recogen, casi sin matices, los medios que le hacen eco. De manera que a la muy precaria movilidad en ferrocarril le ponemos un marco y nos queda una performance.

Titulan los heraldos, guiados por los expertos en comunicación (últimamente todo son expertos), que León recupera los enlaces con ciudades del norte de España: Bilbao, Irún, Logroño y Cataluña (que no es exactamente una ciudad del norte, válgame la Mare de Déu), pero, eso sí, convirtiendo a la ciudad leonesa, junto a Miranda de Ebro y Vitoria, en enclaves necesarios para el traslado de seres y enseres de unos convoyes a otros, de forma que al final los grandes ejes transversales entre Galicia y Asturias, por un lado, y el País Vasco y Cataluña, por otro, queden enlazados. Se trata de una apuesta, rematan, por los billetes combinado o los trenes en cadena. He ahí la performance. Y dicen más, por si hubiese todavía gentes descreídas: la nueva parrilla suma frecuencias eliminadas por la pandemia. ¡Mare de Déu del Desamparats!

Un tiempo hubo (aquella anormalidad) en que la aspiración viajera consistía en llegar a un número cada vez mayor de destinos sin necesidad de hacer álgebra ferroviaria. Esto es pasado, evidentemente, al menos por lo que se refiere al tren convencional, el de toda la vida (el de la anormalidad), y así llegábamos incluso a Sevilla, que ya es llegar, gracias a una ruta, la de la Plata, que fue liquidada a mayor gloria de la modernidad automovilística (otra normalidad cuestionable). Al final, la velocidad mal entendida se ha impuesto sobre los trayectos y las geografías; y las aplicaciones de geolocalización, no la enfermedad, han deshecho todos los mapas. Mare meva.
Volver arriba
Newsletter