Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Tómate un vino y déjalo a cuenta

A LA CONTRAIR

Ampliar imagen
| 11/01/2019 A A
Imprimir
Tómate un vino y déjalo a cuenta
Nacimos con tantos nubarrones sobre la prensa de papel, con tantos pronósticos más negros que los de un nuevo ascenso de la Cultural, con tantos abrazos que se tornaban en sonrisas al biés a la vuelta de la esquina... que quisimos tener un símbolo asentado a la tierra, un canto a la resistencia de unas raíces poderosas aunque se vieran las cañas secas y lo teníamos a la ventana: ‘La vieja negrilla’, obra además de un tipo admirable, un paisano de Villahibiera al que no tumban los vientos del monte: Amancio González. ‘La Vieja Negrilla’ es La Nueva Crónica.

Y para esta última página pensó quien piensa que tal vez este matrimonio de los abuelos de la casa ya no estaría sujeto a demasiadas turbulencias después de lo que ya habíamos vivido juntos, que ni Montoro nos separó y mira que lo intentó.

Aquí aparcamos, orgullosos del privilegio, Mauri con la mirada atenta para no dejarme huérfano de sugerencias en forma de imagen. Y jamás lo hizo.

¿A qué viene el autobombo? ¿Nos postulamos para las municipales? Pues no, ‘El Peli’ –que guarda los datos más raros que te puedas imaginar– nos informa de que precisamente hoy, con esta negrilla, cumplimos exactamente 1.000 contraportadas de matrimonio. Mil contras, ¡coño!

Pues eso, lo que toca. Tómate un vino a nuestra salud, déjalo a cuenta y ya pasamos un día de estos y sufragamos la deuda ¡Qué menos!
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle