Publicidad
Tomás Alonso: "El libro lo hemos escrito entre los dos al ser ella la inspiración"

Tomás Alonso: "El libro lo hemos escrito entre los dos al ser ella la inspiración"

CULTURAS IR

Imagen del archivo familiar en la que aparece Tomás Alonso con su esposa Angelines, a quien dedica el libro a cambio de una sonrisa. Ampliar imagen Imagen del archivo familiar en la que aparece Tomás Alonso con su esposa Angelines, a quien dedica el libro a cambio de una sonrisa.
Joaquín Revuelta | 09/12/2020 A A
Imprimir
Tomás Alonso: "El libro lo hemos escrito entre los dos al ser ella la inspiración"
Poesía El leonés afincado en Barcelona es autor del poemario ‘Mi verso en tu mirada’, en el que hace referencia a la enfermedad de su esposa Angelines, aquejada del mal de Alzheimer, un libro que no debe ser valorado tanto por sus cualidades literarias como por la profunda humanidad y los valores que consigue transmitir y que definen muy bien a la persona y su circunstancia
«Quisiera amarte siempre, de por vida,
que nunca se marchitaran tus hojas
con la edad, en el sosiego te alojas,
 los años te hacen mucho más querida»

(del poemario ‘Mi verso en tu mirada’)

'Mi verso en tu mirada' no es un libro al que haya que valorar por la calidad literaria de sus versos, que la tiene, sino por la profunda humanidad y los valores éticos y morales que logra transmitir y que definen al autor y su circunstancia, Tomás Alonso González, un leonés del pueblo de Reyero que lleva media vida afincado en Barcelona pero que no olvida sus raíces y al que la grave enfermedad de su esposa Angelines, a la que hace cuatro años diagnosticaron Alzheimer, ha llevado a escribir este sentido poemario publicado en la editorial Abrapalabra. «No soy poeta, pero si le soy franco noto una cierta intuición poética, a pesar de que mis poemas son rudimentarios porque la gran mayoría están sin pulir. Solo están pulidos los que he publicado, pero tengo muchos que están sin pulir porque no cuido mucho el detalle, pero, eso sí, el sentimiento y digamos la loa que yo imprimo es sincera y sale de mí. A raíz del fallecimiento de dos de mis hermanos, con 60 y 68 años, a mí me vino una cierta inspiración porque yo lloraba mucho y lo sigo haciendo. Yo cuando escribo lloro mucho y mi verso también llora. Cuando escribía los versos en el ordenador me acercaba al sofá donde estaba mi señora, los leíamos juntos y los dos llorábamos juntos. Mis poesías son cariñosas porque están hechas con todo el amor. Cuando empecé a finales del 2015 a escribir estos versos ella pasaba un poco pero ahora lo siente totalmente. Nuestro libro, porque lo hemos escrito entre los dos al ser ella la inspiración, le ha encantado», asegura un emocionado Tomás Alonso, que en ‘Mi verso en tu mirada’ recoge medio centenar de poemas de los más de seiscientos que tiene guardados en el cajón y que en este caso fueron escritos durante los últimos cuatro años. «El libro que nos ocupa está impregnado de calor familiar, al tiempo que las circunstancias adversas de la enfermedad de mi esposa me han dado alas para dejar por escrito la huella que va quedando en mi corazón a lo largo de estos casi cuatro años», comenta Alonso, que de su producción poética seleccionó los que guardan una mayor relación con la enfermedad de su esposa, poemas en ocasiones más afligidos y en otras más resignados, que son reflejo de sus diferentes estados de ánimo pero que evidencian la entrega y entereza del autor a la hora de afrontar la adversidad. «Quise poner en boca de mi mujer lo que ella no puede poner porque se le ha olvidado. Toda persona tiene que tener su historia, aunque la pobre la haya olvidado como le ha pasado a Angelines. Todos nos merecemos nuestra historia y yo estoy contando la suya en boca propia. A partir de ahí, como todo lo que escribo, me pongo en la piel del lector», sostiene este poeta de la vida, que alude al primer poema que escribió a partir de la fotografía de sus padres, Gregorio y Oliva, sentados en el escaño de la cocina de su casa de Reyero, y es que sus progenitores han sido el otro faro que siempre ha guiado las vidas de Tomás Alonso y del resto de hermanos. «Mi madre, callada y sufrida, era el alma, una memoria privilegiada que le recordaba a mi padre constantemente cualquier detalle o cosa a emprender. Conocía las inquietudes de cada hijo y las atendía, discernía hasta las ropas de cada hijo y se las ordenaba. Era un clásico salir a abrazarnos al corral y a despedirnos con lágrimas en los ojos, o ir cada semana a la centralita del teléfono para hablar con todos», recuerda el octavo de catorce hermanos, para quien su padre era la fortaleza de la familia. «Era un clásico también ver a mi padre con la yegua mejor que tenía llevando a un hijo o incluso dos, transportando un baúl con ropa, sábanas, mantas y paquetes, aquellos años que mis dos hermanos mayores fueron a estudiar a Comillas. Tenga en cuenta que el coche de línea se cogía a nueve kilómetros del pueblo, a veces nevaba, etc, y era dura la vida en aquellos pueblos con tanta familia», argumenta Tomás Alonso, que no duda en calificar a sus progenitores de «verdaderos gigantes» por haber sabido criar a catorce hijos, a los que supieron transmitir la cultura del esfuerzo y del trabajo. Del seno familiar salieron un catedrático y un agregado de Latín, dos profesores de Lengua y Literatura de Secundaria, ambos doctores, una profesora de Educación Física de Secundaria, una abogada y una profesora de Primaria que no ejerció. Otros, como en el caso de Tomás, siguieron diferentes derroteros laborales. «Nuestra familia era la más numerosa de la montaña, aunque en el pueblo de Orones había una familia con un hermano más. Las familias en los años 50 y 60 contaban con muchos miembros pero la mayoría carecían de recursos, como cuento en los más de doscientos poemas de índole familiar que tengo escritos y que están inspirados en la grandeza que he observado en mis difuntos padres. Conforme te vas haciendo mayor vas volviendo a aquellos riachuelos de tu infancia y te vienen todos los recuerdos, que yo los cuento ahora de una forma diría que rudimentaria porque no soy un poeta ni lo he sido nunca», reconoce Alonso González, que entre sus recuerdos de infancia y a modo de simple anécdota destaca el hecho de que las seis hermanas hicieran la primera comunión con el mismo traje, al igual que los ocho hermanos, «que en aquellos tiempos sudores les costó a mis padres el conseguirlos», asegura.  

La educación ha sido un factor determinante en la vida no solo de Tomás Alonso sino del resto de los hermanos, «pues la idea de mi padre, que había estudiado con los jesuitas en Comillas, no era tenernos a todos en casa sino que fuéramos estudiando y formando nuestro futuro. A todos se nos dio la oportunidad, con el sacrificio que eso supuso para mis padres», señala el autor de ‘Mi verso en tu mirada’, que en su caso esa educación la recibió de los claretianos en El Ferrol. «A nivel anímico aquello fue muy costoso pues recuerdo que los dos primeros años lo pasé mal en aquel internado, pero poco a poco fui saliendo. Ahora me doy cuenta que aquel periodo me enriqueció como persona, porque pude salir del pueblo, extender las alas, ver el océano Atlántico y moverme por las aldeas. Además, el tipo de educación recibida más que poner el foco en la religión lo ponía en la vida», comenta Alonso, que culminó su formación de cinco años con la orden religiosa en Medina de Rioseco y Aranda de Duero. Ninguno de los hermanos que estudiaron en los colegios religiosos quisieron seguir los pasos de un ilustre familiar, su tío Fidel Alonso Andrés, que fue un distinguido canónigo de la Catedral de León que tuvo una destacada actuación durante el incendio de la Seo el 29 de mayo de 1966. Tras estudiar en el Instituto Padre Isla de la capital leonesa, Tomás Alonso puso rumbo a Barcelona, ciudad en la que ya se encontraban algunos de sus hermanos. «Ellos se dedicaron a la enseñanza, a dar clases y a terminar sus carreras, mientras que yo hice dos años de Empresariales, aunque lo terminé dejando para trabajar en empresas como Torras Papel y Plastinor, esta última en el País Vasco y que al poco retornó a Barcelona ante la inestabilidad política que coincidió con la muerte de Franco», recuerda Alonso, cuyos pasos pusieron rumbo a Palma de Mallorca para trabajar en el sector de aviación, primero en Trans-Europa, después en Aviaco y por último en Iberia, donde hasta su jubilación en 2009 ejerció de administrativo.

A su mujer Angelines, de origen palentino, la conoció en 1978 en Barcelona. «Ella veranea desde hace más de 30 años en Acebedo, un precioso pueblo de la montaña leonesa que limita con la región de Asturias, Cantabria y Palencia, en la casa ya centenaria de sus padres. Allí y en Reyero hemos ido tomando oxígeno junto con nuestro hijo Rubén y nuestras entrañables familias para contrarrestar el bullicio de la cosmopolita Barcelona», comenta Tomás Alonso, cuyo pueblo, Reyero, apenas dista quince kilómetros de Acebedo, si bien el destino quiso que se conociesen en la Ciudad Condal. «Ten en cuenta que ella solo veraneaba en Acebedo pero residía en Palencia y cuando la conocí acababa de llegar de Londres para perfeccionar el inglés porque había cursado la carrera de Turismo. Ella volvía de Londres y yo de Euskadi, de aquella empresa que no fraguó. Pero solo nos dio tiempo a conocernos porque al poco tiempo tuve que emprender vuelo –y nunca mejor dicho– a Palma de Mallorca para trabajar», recuerda Alonso, que más de diez años después de conocer a Angelines pudieron finalmente unir sus vidas al contraer matrimonio en 1989  y fruto del cual han tenido un hijo que en la actualidad se encuentra en la ciudad californiana de San Francisco. «Todos los días me comunico con él por videoconferencia, hablamos y comentamos las cosas», señala este autor autodidacta que cuenta con una extensa producción inédita de poesía muy personal y que en ‘Mi verso en tu mirada’ ha querido que viera la luz. «Pienso en esas familias, esposos, esposas, en situación parecida, que son héroes en silencio, cuando en su puerta toca la apagada llama del Alzheimer».
Volver arriba
Newsletter