Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Viernes, 22 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Todo lo igual es diferente

Todo lo igual es diferente

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 22/11/2018 A A
Imprimir
Todo lo igual es diferente
Todavía volvemos la mirada hacia lo diferente. Y, sin embargo, todo es diferente. Tres trajes iguales se pueden rematar por el libro, con sandalias o con las piernas cruzadas. Y ya no son iguales.

Y volvemos la mirada porque igual dicen algo.

¿Y qué más da? O qué más debería de dar.

Pero no podemos evitar la mirada ¿Cómo vamos a evitar mirar e imaginar en un lugar donde un canal de televisión puede estar conectado 24 horas con una casa en la que nadie hace nada, en la que nadie ha hecho nada y que después saldrán para vivir de contar esa nada que han hecho en toda su vida? Y a las 24 horas viendo no hacer se nada se suman largos debates en otras cadenas, con numerosos tertulianos dando voces sobre lo que ni han hecho ni van a hacer en su puñetera vida.

¿Cómo no vamos a mirar paras los pies, los zapatos o las sandalias; para quién los lleva o cómo los lleva; paras las caras que tienen o los gestos que hacen o evitan hacer si se trata de protagonistas de aquellos días en los que lo peor de la condición humana nos puso en el escaparate de todas las cadenas, de todas las emisoras, de todos los periódicos, de todas las versiones, de todos los personajes, de los amigos, de los enemigos, de los que lloran, de los que cuentan que abrieron champán, de quien nada sabía...?

Si miramos para todo, ¿cómo no lo íbamos a hacer?
Volver arriba
Newsletter