Publicidad
"Tirarse a plomo es más difícil de lo que parece"

"Tirarse a plomo es más difícil de lo que parece"

SEMANA SANTA IR

Alberto Fuentes con la Cruz a cuestas en la Semana Santa de 2019. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Alberto Fuentes con la Cruz a cuestas en la Semana Santa de 2019. | MAURICIO PEÑA
V.S.V. | 15/04/2022 A A
Imprimir
"Tirarse a plomo es más difícil de lo que parece"
Comarcas Alberto Fuentes repite este Viernes Santo como Nazareno de 'las Caídas' de Almanza
En honor a Tina Aláez. Pese a que este año "no anda uno con la espalda muy bien", Alberto Fuentes volverá a interpretar esta tarde el papel de Nazareno en 'las Caídas' de Almanza y lo hará en recuerdo de su abuela, fallecida el pasado verano.

Este tipo de homenajes son habituales en la Semana Santa de Almanza y, por ello, Alberto y su hermana Andrea elevaron la puja a más de 100 euros el pasado domingo para hacerse con el papel. Será la segunda vez que este joven de 27 años interprete a Jesucristo en esta centenaria recreación. Por ello, aunque esta tarde sea incluso más especial, ya sabe lo que se siente. "Es una emoción muy grande, mucho más de la que me podía esperar en un principio. Es una tradición de toda vida en nuestro pueblo", valora.

Alberto volverá a encarar esta tarde de Viernes Santo, cuando suene la corneta del judío hacia las 18:30 horas, el pasillo central de la iglesia de Santa Marina con una pesada cadena en alto. Sus pasos, acompasados por la lanza del judío, serán interrumpidos en tres ocasiones. Tres bruscas sacudidas. Tres estruendos provocados por otros tantos golpes súbitos contra un desgastado suelo de madera. "Hay que calcular bien el espacio para medir cada caída. La otra vez, la última la hice casi a los pies del cura porque me quedaba sin sitio", recuerda sobre el Viernes Santo de 2019.

Este almanceño afincado en La Virgen del Camino asegura que "tirarse a plomo es más difícil de lo que parece" y, por ello, para preparar sus anteriores caídas se pasó ensayando toda la mañana en la hierba del parque situado junto a la iglesia. Tras el parón provocado por la pandemia del Covid, en esta ocasión también está siendo necesario practicar para que todo salga bien. "Ahora, cuando llega el día, está toda tu familia y amigos del pueblo esperándote. Desde detrás de la iglesia ves cómo avanza la gente y tú estás allí esperando. Casi no sabe uno dónde meterse de los nervios", comenta Alberto sobre unas sensaciones que, con toda seguridad, volverá a experimentar dentro de unas horas.

'Heridas de guerra'


Aunque no se rompió ningún dedo ni los golpes le provocaron sangre, como en ocasiones ha ocurrido durante la representación, Alberto asegura que tras la Semana Santa de 2019 estuvo "sin ponerse recto hasta la semana siguiente". Este Viernes Santo confía en que sus dolores de espalda de las últimas semanas no le pasen factura y que pueda representar ‘las Caídas’ de una forma tan impecable como la primera vez.

De este modo, Alberto espera revivir esos momentos al finalizar la procesión en los que "la gente se acerca a darte la enhorabuena y a hablar contigo". "Es una experiencia que merece la pena vivir y que es digna de repetir", manifiesta confiado.

El nombre de Alberto Fuentes, y con el suyo también el de su abuela Tina, forma parte ya de la historia de esta tradición con más de cinco siglos de historia. Con su implicación, este Nazareno demuestra cómo la juventud de este pueblo se vuelca con su Semana Santa y con mantener vivo el legado de quienes les precedieron y les inculcaron esta Pasión por Almanza.
Volver arriba
Newsletter