Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Tiempo para regalar

Tiempo para regalar

OPINIóN IR

23/12/2016 A A
Imprimir
Tiempo para regalar
Parece obligado en los días que nos esperan que la presente columna se dedique a partes iguales a felicitar las fiestas y a hacer balance del año que acaba.

Por aquello de darle más sustancia al tema y no aburrir al lector, en caso de que quede alguno, intentar conservarlo es de sabios, empezaremos por el balance anual, en el que yo destacaría un hecho que realmente no empezó en este ciclo, pero que si se ha desarrollado en todo su esplendor. Este hecho es la llegada del AVE a nuestra ciudad, lo que nos ha dado proximidad a centros comerciales y laborales más importantes que nuestra provincia. Mucho se ha hablado de las ventajas para el turismo y el incremento de las pernoctaciones que trae a un León que según dice el eslogan está de moda, pero si bien esto es vital para nuestra ciudad, yo quiero poner el foco en el hecho de que en este tren nos movemos casi a diario un nutrido grupo de leoneses que vanos a trabajar, principalmente a Valladolid y, que pese a que el tren no es una opción barata, es una alternativa a la residencia fuera de casa o el uso de una carretera que es más una penitencia que una solución. Ansiosos estamos por recortarle ese cuarto de hora al viaje a Valladolid con la prometida implantación de los sistemas de seguridad necesarios para que la velocidad del tren supere los 200 km/h en ese tramo, y que seguramente irán llegando en función de las veces que pasemos por las urnas. Lo apuntaremos en la lista de deseos para el 2017.

En cuanto al otro punto que me gustaría tratar en la columna de hoy es la felicitación de las fiestas a los lectores que me siguen habitualmente y para ello me remitiré a un video que me ha llegado en estos días a través de una red social. El vídeo en cuestión hablaba de un experimento sociológico hecho en Madrid en fechas previas a esta navidad, y era una serie de entrevistas cerradas en que se preguntaba a los protagonistas quienes eran sus personas más importantes en la vida, que les regalarían a esas personas esta navidad y finalmente que les regalaría si esta fuera su última navidad juntos. Con una carga sentimental importante, casi todos los entrevistados, ante la tesitura de la despedida, regalarían su tiempo a esa persona vital en su vida.

Mi deseo para estos días es que no tengamos que darnos cuenta de que algún día será la última navidad que estemos con algún ser querido para disfrutar del tiempo con él, y sobre todo que aparezcan a nuestro lado amigos con ganas de regalarnos su tiempo, cuantos más mejor.
Volver arriba
Newsletter