Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Tetris

Tetris

OPINIóN IR

12/06/2019 A A
Imprimir
Tetris
Alekséi Pázhitnov. Él es el ‘culpable’; un ingeniero informático moscovita que, a sus 69 años, reside en la actualidad en Estados Unidos; y que, cuando tenía 28 y trabajaba para el Centro de Computación Dorodnitsyn de la Academia de Ciencias de la antigua Unión Soviética, programó en su ordenador Electronika 60 –se dice que en una sola tarde– uno de los juegos más populares de la historia –desempeñarían después también un papel importante Dmitri Pavlovski y Vadim Gerasimov–: el Tetris.

El pasado jueves se cumplían 35 años desde que el 6 de junio de 1984 fuera lanzado en la URSS –un par de años más tarde, ya en Occidente– y, desde entonces, millones de personas en todo el mundo han probado su destreza. Seguro que tú también…

No es que, de chaval, le dedicara yo demasiado tiempo a los videojuegos, pero el Tetris era poco menos que obligado –sobre todo con la ‘Game Boy’… que aún conservo, por cierto–, cuya musiquina –por si no lo sabes, es una adaptación en formato de 8 bits de una canción popular rusa del siglo XIX llamada ‘Korobéiniki’– casi no te podías quitar de la cabeza… Y eso que la ‘competencia’ era dura: consolas, ordenadores… y ‘salas de máquinas’. Qué tiempos aquellos los del ‘Super Mario Bros.’, ‘Golden Axe’, ‘Super Pang’, ‘Wolfenstein 3D’, ‘PC Fútbol’…

Siete tipos distintos de piezas –llamadas tetraminós y formada cada una de ellas por cuatro cuadrados unidos de manera ortogonal– van cayendo aleatoriamente desde arriba –cada vez más rápido– y, a modo de puzle, hay que rotarlas para encajarlas sin que queden huecos vacíos, y se vayan de esta forma eliminando líneas horizontales según se van completando. Y así, hasta que te quedas sin espacio en la pantalla y ya no salen más piezas. ‘Game over’. Y vuelta a empezar, una y otra vez, que es casi ‘adictivo’…

Para conmemorar el trigésimo quinto aniversario del Tetris, decidí echar una partidina –hacía años que no jugaba–; por los viejos tiempos, ya sabes… Y, bueno…; digamos que le puse voluntad… Dejémoslo ahí…
Volver arriba
Newsletter