Publicidad
"Tengo el privilegio de poder vender lo que a mí me gusta"

"Tengo el privilegio de poder vender lo que a mí me gusta"

LNC CULTURAS IR

El ‘merchandising’ vinculado al cómic, la música o el cine está muy presente en el local de Alicia. | JESÚS F. SALVADORES Ampliar imagen El ‘merchandising’ vinculado al cómic, la música o el cine está muy presente en el local de Alicia. | JESÚS F. SALVADORES
Joaquín Revuelta | 07/10/2022 A A
Imprimir
"Tengo el privilegio de poder vender lo que a mí me gusta"
Sociedad Alicia Elektra celebra sus 25 años al frente de su tienda de cómics con una charla a cargo de Alice Bag y Cristina Garrigós, este viernes, y un concierto el sábado de Abysmal y Mila & The Stoofas en la sala Babylon
Alicia Elektra cumple este mes de octubre 25 años al frente de la tienda de cómics situada en el número 4 de la calle Comandante Zorita de la capital leonesa, un local que en su día albergó la librería Pisa regentada por  Juan Carlos Uriarte. Cada cumpleaños, Alicia lo suele celebrar con una fiesta en El Gran Café y este año no iba a ser menos. De hecho va a ser más, porque varios son los actos que ha programado con motivo de este 25 aniversario de Elektra Cómics, que este mismo viernes y en el propio local contará con la presencia de Alice Bag, quien a partir de las 20:00 horas protagonizará una charla coloquio sobre el punk en Los Ángeles junto a Cristina Garrigós, autora del libro ‘God save de Queens. Pioneras del punk’ (66 RPM ed). Y es que Alice Bag es todo un referente de la escena punk de Los Ángeles. De ascendencia mexicana, país en el que reside actualmente, fue cantante y fundadora de la banda californiana The Bags, un grupo seminal del movimiento punk de finales de los setenta. La artista narra su trayectoria en su libro de memorias ‘Violence Girl: East L.A. Rage to Hollywood Stage, a Chicana Punk Story’ (2011), donde defiende una carrera en solitario en la que no ha perdido ni un ápice del compromiso, la militancia y el inconformismo que caracterizaron su bagaje musical desde sus inicios.  

Las celebraciones por el 25 aniversario de Elektra Cómics continuarán el sábado en la sala Babylon, a partir de las 21:00 horas, con un doble concierto a cargo de las bandas femeninas Abysmal y Mila & the Stoofas, donde milita la propia Alicia (voz) junto a su hermana Mila (guitarra), Carmen (batería) y Marina (bajo), formación que  esta misma semana actuó en el Festival León Street Music y que en esta ocasión contarán con Alice Bag como artista invitada. Por su parte, Abysmal es una banda ubicada en El Bierzo, cuyas componentes, Elena, Abigaíl y Raquel, transmiten con su música y letras su inconformismo y las ganas de pasarlo bien en los escenarios. Tras las actuaciones de las dos formaciones, la fiesta se trasladará hasta El Gran Café con la presencia de pinchadiscos.  

Alicia Elektra recuerda que antes de hacerse cargo del negocio, la tienda de cómic estaba regentada por Yolanda Espinosa, aunque entonces no se llamaba Elektra sino Dracómics debido a que su propietaria tenía un perro llamado Draco. «Después el local pasó a manos de Alberto Simón, que era el dueño de Elektra Cómics en Madrid. El cambio de nombre estuvo motivado porque a Yolanda le suministraba el material Alberto desde Madrid. Al cabo de unos meses Yolanda decidió dejar el negocio, que pasó a manos de  Alberto. Yo trabajé para él un año, en concreto el año 1996, y al siguiente me ofreció quedarme con la tienda. Además de darme todo tipo de facilidades me dijo que si quería podía quedarme con el nombre, pues ya tenía un prestigio, cosa que hice sin dudarlo», recuerda Alicia, que por entonces  no tenía un especial interés por el cómic, más allá de la curiosidad que este género siempre ha despertado entre la gente joven. «El cómic me gustaba pero no tenía más conocimiento del mismo que el de una simple lectora», confiesa Alicia, a quien el año que estuvo trabajando para Alberto Simón le vino muy bien para conocer mejor el producto y para hacer contactos. «Después tuve que aprender a volar sola y empecé a interesarme por otro tipo de artículos», reconoce la propietaria de Elektra Cómics, consciente que de aquella no había tantas editoriales dedicadas al cómic, por lo que todo resultaba  más sencillo. También, como ahora, se vendían muñecos, camisetas y demás  artículos vinculados a este mercado, por lo que el ‘merchandising’ no es un invento de ahora sino que ya existía a finales de la década de los noventa. «La tienda, en aquellos primeros años, se asemejaba bastante a la que existía en Madrid, pero enseguida me plantee vender un producto alternativo que me parecía interesante para la gente joven, tocando el cine, la música, la fotografía y otras disciplinas artísticas», destaca Alicia, que en la tienda cuenta con su propia selección de vinilos, un artículo también demandado pero no en igual medida que el cómic. «No podría tener una tienda solo de discos porque no resultaría rentable. Yo tengo mi sección de discos, que además es muy especial porque no tengo novedades, ni lo que le gusta a la gente, sino los discos que me gustan a mí. Es como mi rinconcito, el rincón de los discos de Alicia, por lo que vendo solo lo que me gusta recomendar. En este sentido tengo el privilegio de poder vender lo que a mí me gusta».

A lo largo de estos años el perfil del cliente de Elektra Cómics ha experimentado una lógica evolución, que Alicia refleja con un comentario tan elocuente como que «al principio venían los vulgarmente llamados ‘frikis’ y es que el cómic en la época en que yo empecé, los noventa, estaba destinado a un grupo minoritario. El cómic ha experimentado una evolución importante, se ha posicionado ya en las librerías convencionales, en las grandes superficies, y está orientado a un público mucho más amplio. La gente que ahora entra en la tienda ya no son ‘frikis’, son coleccionistas o compradores ocasionales. No es un público raro en absoluto y además la franja de edad es muy amplia», sostiene Alicia, cuyo mayor conocimiento del cómic adquirido a lo largo de todos estos años le ha llevado a mantener contacto e incluso amistad con algunos de los grandes dibujantes e ilustradores leoneses, como es el caso de Miguel Ángel Martín o Toño Benavides, entre otros. «A Martín le conozco desde que era una niña, mucho antes de tener la tienda de cómics, porque era amigo de mis hermanos. Y con Toño contacté a través de Vinalia Trippers, porque soy muy amiga de Vicente y de Silvia. Les tengo una admiración brutal y a Javi de Castro, que también es de León y es la joven promesa del cómic actual como autor revelación del Salón del Cómic de Barcelona. León cuenta con grandes nombres en este campo, pero la pena es que todos se han tenido que ir. Ahora Javi está en Gijón y Martín y Toño llevan muchos años establecidos en Madrid», reconoce Alicia Elektra, para quien el cómic no ha experimentado la crisis que sí ha afectado a otros sectores. «En absoluto hay crisis en el mundo del cómic. De hecho está siendo un momento dulce. Cada día salen más editoriales y cada editorial publica más títulos. Por suerte durante la pandemia tuvimos un trato preferencial y nos dejaron abrir pronto. Y la gente dio mucho apoyo a la librerías. El hecho de que se retomará la lectura fue una de las pocas cosas buenas que tuvo el confinamiento. Sorprendentemente 2021 ha sido el año que más he vendido de los 25 que llevo al frente de este negocio», confiesa la propietaria de Elektra Cómics, cuya militancia en varios grupos de rock y el trato diario con una clientela especial han hecho que mantenga ese espíritu joven.
Volver arriba
Newsletter