Publicidad
Temeridad vial en tiempos de pandemia

Temeridad vial en tiempos de pandemia

ACTUALIDAD IR

Control de la Guardia Civil de Tráfico en la localidad de Puente Villarente en una imagen de archivo. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Control de la Guardia Civil de Tráfico en la localidad de Puente Villarente en una imagen de archivo. | SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez / Víctor S. Vélez | 27/02/2021 A A
Imprimir
Temeridad vial en tiempos de pandemia
Tráfico Las restricciones para hacer frente al coronavirus reducen la movilidad, los accidentes y las multas en la provincia de León, pero 215 conductores perdieron todos sus puntos
Ahora que la pandemia de coronavirus ha hecho que conceptos como imprudencia o temeridad están inevitablemente asociados a no llevar puesta la mascarilla, a darse abrazos, a estar en un local que no respeta las limitaciones de aforo o a no cumplir las restricciones de movilidad, conviene recordar que hay otro tipo de conductas irresponsables que desgraciadamente siguen estando presentes cada día en nuestra sociedad. Un buen ejemplo son las que hacen saltar por los aires las medidas encaminadas a preservar la seguridad en nuestras carreteras.

Porque zafarse de un cierre perimetral no es el único quebrantamiento cometido al volante durante el último año, aunque sí haya sido el que más titulares ha copado en los medios de comunicación a raíz de la crisis sanitaria. Es por lo tanto necesario hacer un análisis global de la movilidad y la seguridad vial en la provincia de León durante el año que acaba de terminar para poner negro sobre blanco los efectos que la pandemia ha tenido en estos campos.

El primero y más destacado es el descenso de la movilidad, que se situó concretamente en un 20,75 por ciento. Este descenso estuvo motivado principalmente por la reducción drástica de los desplazamientos durante la primavera, debido al confinamiento para frenar la irrupción de la primera ola del coronavirus. Estas conclusiones pueden extraerse del 'Estudio de movilidad con Big Data' del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), que toma como referencia una semana 'normal' previa al comienzo del brote, del 14 al 20 de febrero.

En este sentido, la media anual en León daría como resultado el citado descenso del 20,75 por ciento. Sin embargo, se llegaron a registrar jornadas en el mes de abril en las que la caída de la movilidad superó el 80 por ciento con respecto a la semana de referencia tomada por el Mitma. El día de Viernes Santo, el pasado 10 de abril, fue el que registró un descenso más elevado, con un 82 por ciento menos de desplazamientos en la provincia.

El subdirector general de Movilidad y Tecnología de la Dirección General de Tráfico (DGT), el leonés Jorge Ordás, explica en declaraciones a este periódico que la menor presencia de vehículos en la carretera ha tenido efectos positivos en cuanto a la descontaminación, pero que también ha causado que muchos conductores se relajasen y circulasen más deprisa por tener la sensación de que "toda la carretera era suya", con los riesgos que ello puede conllevar.

De hecho, las estadísticas reflejan que la velocidad inadecuada es una de las principales causas de los accidentes mortales que se registran en las carreteras leonesas y se sitúa a la cabeza en cuanto al volumen de puntos perdidos por los conductores de la provincia durante el pasado año, tal y como puede comprobarse en la infografía que acompaña a esta información.

En todo caso, las restricciones a la movilidad para hacer frente a la crisis sanitaria hacen que el balance general deje una menor siniestralidad vial y descensos en el número de multas y puntos detraídos en el carné de conducir de los leoneses, según se desprende de los datos facilitados desde la DGT y la Subdelegación del Gobierno.

Menos accidentes mortales


Comenzando el análisis por la evolución de la accidentalidad en las carreteras leonesas, cabe destacar que el número de víctimas mortales se situó el pasado año en 16, lo que representa un descenso de nueve y de un 36 por ciento con respecto a las 25 que se registraron en 2019. El descenso es, por tanto, más intenso que el registrado en la movilidad. Mientras, la cifra de accidentes con víctimas mortales fue también de 16, pero durante el ejercicio anterior se había situado en 22, puesto que hubo tres en los que perdieron la vida dos personas.

También se reduce el número de heridos graves en dichos accidentes (pasan de siete a cuatro), aunque crece el de heridos leves, puesto que en 2019 no hubo ninguno y el año pasado la estadística refleja un total de cuatro.

En cuanto a la tipología de los accidentes con víctimas mortales, Ordás destaca que se produjeron e en las carreteras de la provincia ocho salidas de la vía y tres colisiones frontales o frontolaterales. "La mayoría de estos accidentes se dan por distracciones y por velocidad", asegura el subdirector general de Movilidad y Tecnología de la DGT. Son precisamente esos dos factores los que encabezan el listado de causas de los accidentes mortales en la provincia de León durante el pasado año, aunque en algunos de ellos concurren las dos o se suman a otras como el cansancio y el sueño o no respetar la prioridad a la hora de circular.

Tres atropellos en 2020


Es preciso destacar además que la estadística deja un incremento de las víctimas mortales provocadas por atropellos en las vías interurbanas. Fueron tres el año pasado y en 2019 se había producido únicamente una. Concretamente, estos accidentes se produjeron en Matallana de Torío, Villasabariego y Garrafe de Torío durante los meses de mayo junio y agosto del pasado año.

El listado de causas de los siniestros con fallecidos se completa con la irrupción de peatones en la carretera (3), el estado de la misma (1) y los giros incorrectos (1), según los datos que maneja la Subdelegación del Gobierno.

Más allá del análisis de la siniestralidad vial, las restricciones para ponerle freno a la pandemia de coronavirus se ha traducido también en un importante descenso en el número de sanciones impuestas por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en las carreteras de la provincia de León.

53 multas cada día


Concretamente, la cifra se situó el año pasado en 19.436, lo que supone una media diaria de 53 y un descenso de un 29 por ciento con respecto a las 27.374 contabilizadas en 2019 cuando se impusieron 75 cada día.

Mayor es la caída que se observa en el número de puntos del carné que perdieron los leoneses. Los datos que maneja Ordás establecen un total de 32.568 durante el pasado año, cifras que se reducen a más de la mitad los 88.700 puntos retirados en 2019. El descenso es concretamente de un 63 por ciento.

Sin embargo, sigue habiendo conductores que hacen caso omiso de las medidas encaminadas a garantizar la seguridad vial en vías urbanas e interurbanas y parecen no tener miedo ni a la pérdida de puntos ni a las sanciones económicas. En este sentido, es preciso destacar que un total de 215 conductores de la provincia agotaron el año pasado todo el 'crédito' de su carné. Las cifras suponen un descenso de solo el 25 por ciento con respecto al dato de 2019, cuando hubo 288 leoneses que se quedaron sin puntos.

Velocidad y móvil, en cabeza

En cuanto a las infracciones que suponen la pérdida de puntos en el carné, la estadística de la DGT sitúa en cabeza la de superar la velocidad permitida. Concretamente, fueron un total de 13.446 el año pasado (en 2019 habían ascendido a 47.690). Por detrás se sitúa el uso del teléfono móvil, que Ordás sitúa como la principal causa de muerte en carretera y que derivó en la retirada por parte de la DGT de un total de 4.098 puntos, cifra relativamente próxima a la de 2019 –cuando se contabilizaron 4.311– a pesar del importante descenso de la movilidad con motivo de las restricciones para poner freno a la pandemia de coronavirus desde hace casi un año.

Cinturón, alcohol o drogas

Algo similar ocurre con los conductores que no llevaban puesto el cinturón o no habían asegurado a sus pasajeros menores con el correspondiente sistema de retención infantil. Estas infracciones supusieron la pérdida de 3.732 puntos el año pasado por parte de los conductores leoneses (en 2019 fueron 4.017).
Finalmente, cabe referirse también a quienes conducen superando la tasa de alcohol permitido, una infracción que supuso la retirada de 2.596 puntos durante el año en el que se desencadenó la pandemia. El dato referido a 2019 se había situado en un total de 5.944.

Pero resulta ciertamente chocante que haya sido mayor la repercusión del consumo de drogas, puesto que durante el año pasado los leoneses perdieron 3.018 puntos por este motivo, mientras que en 2019 habían sido 3.828.

El uso del móvil o no llevar puesto el cinturón protagonizan los principales cambios que la DGT está diseñando para actualizar el carné por puntos que en el mes de julio cumple ya 15 años en vigor. «Ha sido muy positivo, pero después de tanto tiempo todo ha cambiado. Antes la gente se moría por las características del vehículo, por la conducción distraída, el alcohol en los jóvenes era algo que se tomaba más a la ligera… Y ahora la principal causa de muerte en la carretera es el teléfono móvil», asegura antes de recordar que la sanción es de tres puntos y 200 euros y pasará a seis puntos y 500 euros. En el caso del cinturón de seguridad, no utilizarlo supone 200 euros y tres puntos, pero van a ser cuatro en el futuro.

Eliminar la posibilidad de adelantar a 20 kilómetros por hora por encima de la velocidad permitida, completar la regulación de los patinetes, que los conductores de motos de gran cilindrada lleven chaleco con airbag y colocar avisadores de ciclistas son otras de las medidas que ultima la DGT para reducir a la mitad los accidentes mortales y los heridos graves en la próxima década.




Volver arriba
Newsletter